Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar
Heridas

Apósitos Infantiles para Heridas

Hay 16 productos.
Las heridas son golpes, cortes, quemaduras o mordeduras que, en caso de no tratarse, pueden suponer un riesgo para la salud de la persona. Su gravedad, sin embargo, depende de factores como el tipo, su profundidad, si existe o no apertura de la piel o si hay o no hemorragia. Uno de sus remedios principales son las tiritas y apósitos de hidrogel. En el catálogo se pueden encontrar de marcas de absoluta calidad.
Filtrar
Mostrando 1 - 16 de 16 productos

¿Qué es una herida?

Una herida es un golpe, un corte con un objeto afilado, una mordedura que según su gravedad podría necesitar atención sanitaria inmediata o al menos unos cuidados mínimos. Se trata de una falta de continuidad en la piel que puede estar originada por diferentes objetos y situaciones. Siempre es importante conocer su origen debido a que el tratamiento deberá de estar condicionado al agente agresor. Por ejemplo, la mordedura de un animal puede necesitar de vacunación mientras que un corte profundo quizá requiera suturar la herida. En la mayoría de los casos las heridas no suponen un riesgo inmediato pero pueden tenerlo en caso de no actuar ya que la hemorragia puede llevar al shock o desarrollar alguna peligrosa infección. Siempre es importante en estos casos acudir a marcas de calidad que nos proporcionen una buena cura, como por ejemplo: Salvelox, Mitosyl, Interapothek, Hartmann

Existen diferentes tipos de heridas que en función de factores como su localización, profundidad, objeto, forma o características propias necesitarán unas de una atención más urgente que otras. Saber identificar cada tipo hará más fácil el enfrentarse a ellas y poder actuar de forma correcta. Por ejemplo, en las heridas abiertas que presentan separación de la piel lo primero será comprobar qué distancia hay entre los bordes de la herida y su profundidad. En caso de que no esté muy abierta o no sea muy profunda no necesitará sutura. Las cerradas están producidas por golpes. En este caso solo se observa hematoma. Si el golpe es fuerte se debe atender rápidamente para descargar peligro de cualquier órgano o de la circulación. Se pueden clasificar en:

  • Simples: afectan a la piel y producen dolor local pero no interfieren en la función del organismo ni presentan dolor interno.
  • Complicadas: extensas y profundas con hemorragia abundante. Afectan a músculos, órganos, nervios o vasos sanguíneos.

¿Cómo curar una herida?

Para curar una herida es importante seguir una serie de pasos de actuación. Es esencial comenzar teniendo en cuenta todos los factores de prevención para evitar que las heridas puedan sufrir infecciones u otras complicaciones que pongan en riesgo la salud y la vida de la persona en cuestión, sea un miembro de la familia, alguien en la calle o uno mismo. Antes de actuar lo primero es lavarse las manos con agua y jabón, para después observar si hay dolor, hemorragia o cual es el tipo de herida, es decir, su profundidad y extensión. Es importante conocer la causa para saber bien si se debe de actuar de inmediato y avisar a emergencias, sobre todo si existe hemorragia. En este caso presionar con una gasa estéril o un paño limpio.

Comprueba antes si hay o no objetos extraños en el interior del corte pero no los extraigas. Cuando la hemorragia haya cesado hay que cubrir la herida con cuidado para que no se adhiera y controlando que no vuelve a sangrar. Si se tiene a mano es vital aplicar un gel bactericida. Lo que no se debe hacer cuando se cura una herida es, por ejemplo, hacer torniquetes sin conocimientos médicos avanzados puesto que puede provocar necrosis del miembro, dejar la herida al descubierto o soplar en ella, sacar los objetos extraños que puedan estar tapando la hemorragia y no retirar el paño con el que se está aplicando la presión para cortar la hemorragia puesto que podría romper la capa que el cuerpo está creando para detenerla.

¿Qué función tienen las tiritas?

Las tiritas son una tira adhesiva por una cara en cuyo centro tiene un apósito esterilizado que se coloca sobre las heridas pequeñas para protegerlas frente a cualquier tipo de agente infeccioso que pueda contaminarlas e infectarlas. Normalmente se usa para cubrir pequeños golpes o cortes que se caracterizan por una pequeña hemorragia que no es peligrosa para la vida de la persona. Se trata de un sistema de gasa y esparadrapo que sirve para tapar las heridas y que tiene un uso fácil incluso para los niños. Además de su función médica, cumplen otra función psicológica. Por lo general a los niños les asustan las heridas, por lo que el hecho de ponerse una tirita es un motivo de alegría y tranquilidad, como si desapareciera.

Otros, sin embargo, lo interpretan como una aventura, un adorno o juego que les diferencia de los demás y les llena de satisfacción. En el mercado existen multitud de tipos de tiritas: invisibles, resistentes al agua, de colores, con dibujos, con formas más grandes, más pequeñas. En fin, para todos los gustos. Este tipo de apósito se empezó a fabricar mecánicamente y a comercializarse a partir de 1924 y llegó a España en 1934. Actualmente las tiritas se venden en siete formatos diferentes: de tela, de plástico, transparentes, impermeables, infantiles, para profesionales de la medicina y para deportistas, y pueden encontrarse en infinidad de marcas distintas. No deben de dejarse mucho tiempo porque también es bueno airear la herida.

¿Qué es el hidrogel?

El hidrogel es un apósito activo compuesto de polímeros de poliuretano que tienen propiedades ultra absorbentes y que está formado en más de un 50 % por agua. Están pensados principalmente para las quemaduras leves ya que transfieren humedad a la herida de forma continuada al mismo tiempo que absorben dentro de su estructura en gel la secreción de la quemadura. Mantienen el nivel necesario de humedad, lo que acelera su proceso de curación y favorece la cicatrización a la vez que aporta una sensación de alivio y frescor. No tienen ninguna acción negativa y se pueden retirar sin riesgo de irritaciones. Son ideales para las quemaduras superficiales y rozaduras.

También es ideal para todo tipo de cortes, rozaduras, quemaduras solares y piel agrietada. Por ejemplo, el Mitosyl Heridas aporta un alivio inmediato del dolor, acelera la curación, ayuda a prevenir las infecciones y reduce el riesgo de formación de cicatrices. Es un producto que está diseñado para el cuidado del bebé. Como siempre es recomendable lavar bien las manos antes y después de atender la herida. En las quemaduras se debe enfriar la herida durante unos 20 minutos y aplicar una o dos veces sobre la herida un capa gruesa sin frotar la piel.  Para cualquier otra solo limpiar la zona, aplicar una o dos veces una capa fina y cubrir con apósito.

Precio

Envío Envío (Saber más)

Marca

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar