Solares

Solares

Hay 99 productos.

La piel es el órgano del cuerpo no solo más grande, sino también el más expuesto a las amenazas externas. La principal de todas ellas suele ser el sol. Los rayos ultravioleta inciden sobre los tejidos de la piel, acelerando el daño oxidativo de las células y produciendo, con la exposición prolongada, quemaduras que pueden acabar dando lugar a afecciones graves como el cáncer de piel. Para evitar el desarrollo de estas enfermedades es vital el uso de lociones como el protector solar.

Mostrando 1 - 40 de 99 productos

¿Por qué es importante proteger la piel del sol?

Proteger la piel del sol es importante por muchos motivos. El primero de ellos es porque es el principal causante del desarrollo de enfermedades graves tales como el melanoma, el cáncer de piel más común y más serio. Pese a que está más asociado a edades adultas, las estadísticas aclaran un dato que es importante tener en cuenta: los menores de 30 años son mucho más propensos a sufrir este tipo de cáncer que cualquier otro por la despreocupación y los frecuentes descuidos que suelen sufrir en lo relativo a este aspecto. Muchos de los jóvenes, en su afán por lucir pieles morenas y bronceadas en las épocas veraniegas, olvidan la importancia del empleo del protector solar, sobre todo en lugares costeros, ya que el mar potencia los reflejos solares y el sol incide directamente sobre la piel de las partes del cuerpo donde es más débil como la cara, las manos, la espalda o los pies. Así que es recomendable cuidarla durante todo el año, no solo en verano.

Pero no solo eleva drásticamente las probabilidades de sufrir cáncer de piel, también potencia la aparición de manchas y acelera el daño oxidativo de las células, destruyendo la melanina, que es la sustancia que protege la piel de las amenazas externas que quieren dañar el organismo, lo que aumenta las posibilidades de contagio de multitud de enfermedades, a la vez que favorece el envejecimiento de piel y la pronta aparición de las arrugas. Por último, es un potente deshidratante de la piel debido a que las células quemadas tienen que ser sustituidas. Este proceso hace que el organismo pierda humedad y aceites esenciales para la protección y cuidado de los tejidos cutáneos. Por ello es importante cuidar correctamente las quemaduras solares y reducir drásticamente la exposición solar hasta su curación, ya que puede dar lugar a la aparición de ampollas llamadas queratosis actínica que solo pueden ser quitadas por un doctor y que son el signo previo al cáncer de piel.

¿Cómo actúan los protectores solares?

El protector solar es una loción en formato crema, espray o aceite que contiene un ingrediente vital: los filtros. Estos son los encargados de frenar la acción de los rayos nocivos y pueden ser de dos tipos: físicos y químicos. Lo que hay que tener en cuenta aquí es que no todos funcionan igual. Cuando hablamos de cremas solares, de todas formas, lo que se debe es empezar por el principio. Las dos radiaciones perjudiciales para la salud, las de tipo A y B, lo son porque atraviesan la atmósfera e inciden directamente sobre la piel. Esto, aunque durante el verano se potencie su fuerza y efecto, ocurre durante todo el año. Cuando hablamos de los niños, cuya piel es aún más sensible y delicada, protegerles debe de ser una prioridad cada vez que se le va a exponer a la luz solar, sea cual sea la época del año. Aun así, se tiene que entender que ni si quiera las cremas solares protegen al 100% de la radiación, por lo que es esencial controlar el tiempo que el pequeño está expuesto directamente.

En cuanto a los filtros, por un lado existen los de tipo físico. Son los más antiguos y están formados por minerales que absorben la radiación y la reemiten como un espejo. El aspecto negativo es que resecan la piel y dejan el típico rastro blanco. Lo positivo es que son mucho más duraderos y su efecto se alarga más en el tiempo. Los filtros de tipo químico, por su parte, absorben la radiación ultravioleta y la convierten en calor. No deshidratan ni dejan marcas blancas, pero, por el contrario, se agotan mucho más rápido. Por lo que es necesario aplicarlos con mayor asiduidad y al menos 30 minutos antes de la exposición. Actualmente las mejores marcas combinan ambos filtros, combinando los beneficios de ambos para ofrecer así la protección más perfecta y segura no solo a los niños, también a los adultos gracias a la aplicación de sus fórmulas también en los productos cosméticos. El factor de protección dependerá de la coloración de la piel y su capacidad para broncearse.

¿Cómo se deben tratar las quemaduras solares?

Las quemaduras solares son un problema mucho más serio de lo que parece. En la mayoría de los casos vienen provocadas por descuidos a la hora de renovar la protección tras el baño o porque no se le da la suficiente importancia a la intensidad real del sol en ciertas épocas o días concretos. Se caracterizan por el enrojecimiento de la piel, la inflamación y el dolor. Si la piel, además, es muy sensible o la exposición ha sido más prolongada e intensa de lo que parecía, se pueden desarrollar ampollas que, si no se curan bien, pueden infectarse y provocar lesiones y marcas irreversibles en los tejidos cutáneos. Por ello, sobre todo en los niños, la más mínima señal de enrojecimiento, debe de tratarse y cuidarse como si de una quemadura se tratase, debido a que en el caso de los niños esta puede aparecer incluso hasta seis horas después de la exposición solar y alcanzar su máxima lesión después de 24 horas.

  • Con las quemaduras, la piel se calienta, se enrojece y se inflama, por lo que lo primero y más importante es aplicar frío.
  • Se debe de evitar el baño de agua salada o con jabones y geles que contengan productos que puedan irritar más la piel.
  • No es aconsejable ni rascar ni pelar la piel manualmente.
  • Después de haber bajado la temperatura de la piel, el segundo paso es hidratarla bien con productos nutritivos y regeneradores. Es importante fijarse que los after sun que se utilicen para esta tarea contengan agentes efectivos como la centella asiática, la vitamina E, la lavanda, el ácido hialurónico o el gel de aloe vera.

¿Dónde se puede comprar productos solares?

Comprar productos solares para la buena protección de los pequeños es fácil, cómodo y seguro en la parafarmacia online de DosFarma, a través de la página web de Dosfarma.com, donde se pueden encontrar los productos de las mejores marcas solares como Mustela, La Roche-Posay, Vichy, Isdin o Avene, todos formulados con compuestos cuidados y respetuosos con la delicada piel de los más pequeños y que combinan tanto filtros físicos como químicos para ofrecer la mejor protección posible frente a la radiación nociva del sol. Cada protector solar ha sido desarrollado siguiendo las indicaciones de los expertos dermatólogos teniendo en cuenta las necesidades y requerimientos de las pieles más sensibles frente a este tipo de agresiones solares. Proteger a los bebés del sol durante todo el año es un aspecto esencial para cuidar su salud y reducir el riesgo de sufrir futuras afecciones y problemas cutáneos.