En general todos conocemos a rasgos generales a lo que se dedican en la vida estos parásitos. Chupan sangre como vampiros y vuelven loco a tu hijo con unos picores tremendos, pero ¿Por qué hacen esto? ¿Es su dieta alimenticia o simplemente son unos seres egoístas? Si creías que no te gustaban los niños, quédate para descubrir que a los pijos les gustan aún menos entre otros datos sobre los piojos.

10 datos curiosos sobre los piojos:

  1. No quieren saber nada de ti.

Los pijos son unos parásitos uraños que sienten un amor muy insano por los niños. Y es que sienten predilección por los niños de entre 3 y diez años. ¿Por qué?. La razón es muy sencilla.  A partir de que pasen estos años del pequeño aumentará considerablemente la producción de sebo en su cabello, una sustancia que afortunadamente para nosotros, los piojos detestan a horrores. ¿Creías que no tenías piojos por tener el cabello muy limpio? ¿es que a tu hijo no se lo lavas tanto como a ti?. Efectivamente. Teoría aplastada.

  1. No les gustan los cabellos sucios.

El final del punto anterior nos ha servido para enlazar a la perfección con el segundo dato curioso. Y es que, a diferencia de lo que se cree comúnmente, los piojos campan a sus anchas en aquellas cabezas bien limpitas. De hecho les encanta, porque su objetivo principal no es la suciedad, sino la sangre. De esta forma localizarán mejor las venas y succionarán cuanto quieran. Por tanto, lo los picores que invaden al niño en su cabeza no se deben a un cabello sucio, sino a la perforación y segregación de saliva del piojo en su intento por impedir que la sangre se coagule.

  1. Viven un mes.

De la película de “las cucarachas se están inmunizando”, llega “la vida más intensa de un piojo en tanto solo un mes”. Efectivamente en tan poco tiempo que poseen en este mundo son capaces de producir huevos cada día de su vida. De hecho, puede poner hasta 10 huevos todos los días. Esto no es lo sorprendente. Más allá de la genialidad reproductivas que puedas imaginar que poseen estos parásitos. Has de saber que este esperma es creado en una sola cópula, que la hembra almacenará en su cuerpo y luego expulsará en huevos.

  1. No son capaces de saltar de cabeza en cabeza.

Lamentamos que estos parásitos no vayan a ganar el salto con pértiga de los juegos olímpicos de este año. Salvando las distancias, esto se debe a que los piojos no saben saltar ni tampoco se desenvuelven nadando. Entonces. ¿Cómo se contagian de una cabeza a otra?. Muy sencillo. Estos pequeños parásitos se contagiarán mediante el contacto entre cabelleras o por los buenos consejos que le das a tu hijo sobre compartir con sus amiguitos. Al contacto con un peine, una cinta del pelo, una bufando, etc.

  1. No somos los únicos en sufrirlos.

Ni lo somos actualmente. No lo fuimos hace miles de años. ¿Sabías que los dinosaurios fueron los primeros en soportar sus incesantes picores?. De hecho, los piojos contienen en su organismo toda una historia de la evolución.  La historia se encuentra en su interior y contribuye enormemente al marco científico a investigar sobre sus hospedadores.

Ahora bien. Deja a tu perro en el cesto donde estaba durmiendo y atiende. De entre las más de 3.000 variedades que componen los piojos, los pediculus humanus capitis son los piojos propios de los humanos. Los animales son huéspedes de otros tipos de piojos. Es decir, no podría sobrevivir en nuestra mascota, ni uno de ellos en nosotros. Con lo cual, los productos que uses para la eliminación de los piojos en ti no le servirá de nada a ellos. Jamás debes utilizar los productos que le indique el veterinario a tu mascota.

  1. Una foto puede contagiar a tu hijo.

Efectivamente, extraño pero más cierto que nunca. Estudios recientes indican que la última moda de realizar selfies entre adolescentes con las cabecitas bien juntas es un claro peligro para el contagio de piojos. De hecho, la cifra de adolescentes con piojos ha aumentado claramente. Todo desde que esta práctica de fotografiarse más unidos que nunca se ha puesto de moda.

  1. Hacen falta productos para eliminarlos.

Como habrás podido imaginar, estos parásitos no mueren fácilmente. Aunque no se las apañan muy bien bajo el agua, estos intrépidos bichitos se agarran ferozmente con sus patas al baello y no hay manera de que el agua o un baño durante hora los haga soltarse. No se irán ni con la playa, piscina o agua y todo el champú que quieras aplicar. Necesitarás de unos compuestos específicos que los asfixien y los extingan por completo. Algunos productos concretos te ayudarán no solo con su eliminación, sino también a prevenir su aparición de nuevo.

Un ejemplo de esto es el pack Tratamiento Antipiojos y Liendres de FullMarks, en el que encontramos una loción capilar y un champú. Como medida preventiva, te presentamos Neositrin Protect con el que podremos evitar que los niños cojan piojos y se vea infestado.

  1. El vinagre no mata los piojos.

Tranquilo, no queremos ofender a la persona que te inculcó esta creencia, pero los hechos son los hechos y no, no los matan ni tampoco evitan que aparezcan. Pero un punto si vamos a darte en algo, y es que el vinagre nos servirá para que se desprendan mucho mejor las liendres.

  1. Viven fuera de cabezas.

En concreto pueden pasar hasta 24 horas vivitos y andando en las conocidas como “zonas de contagio” como pueden ser las almohadas, las bufandas, los peines. Por ello es muy importante que tras inspeccionar y tratar una cabeza, también limpies y desinfectes adecuadamente estas áreas donde han podido quedar perfectamente algún que otro piojo. De no hacerlo podemos correr el riesgo de una nueva infestación.

  1. Los piojos cambian de color.

Estos parásitos son del tamaño aproximadamente de una semilla de ajonjolí. Su variedad de colores es muy amplia, tanto que pueden llegar a ser hasta transparentes. Desde que eclosionan hasta que son adultos, estos van cambiando de color progresivamente llegando a tener un tono amarronado y alcanzando los 4 milímetros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here