Las algas comestibles, las verduras del mar, constituyen un verdadero tesoro nutricional. Aunque su uso no está tan extendido como en Oriente, cada vez han ido adquiriendo más protagonismo en la gastronomía española y europea. A pesar de que suelen dar bastante repelús cuando nos rozan al nadar en el mar, existen sobradas razones para incluirlas en nuestra dieta.

Son altamente nutritivas, y también aliadas de las dietas de control de peso. Las interesantes propiedades de las algas hacen que prestigiosos chefs hayan incorporado algunas variedades a sus cocinas, y que se comercialicen en un mayor número de establecimientos, no únicamente en tiendas gourmet o delicatessen.

¿Quieres saber cuáles son las algas comestibles más conocidas o populares?

1. Espirulina

Esta alga, de color azul verdoso, sobresale por su aporte proteico. Y es que contiene incluso mayor cantidad de proteína que los huevos, la carne y el pescado. Asimismo, ofrece vitamina B12, provitamina A y vitamina E, además de casi la misma dosis de calcio y fósforo que ciertos productos lácteos.

Por lo general, es consumida como suplemento dietético en comprimidos o cápsulas, o bien en polvo, añadiéndola a un vaso de zumo o de agua.

2. Agar-agar

Se obtiene a partir de varios tipos de algas rojas y destaca por su gran capacidad para absorber líquido. Por ello, se utiliza para sustituir a la gelatina animal y espesar diversos alimentos sin alterar su sabor. Con agar-agar se elaboran cremas, sopas, pudines, salsas, jaleas, helados, mermeladas, postres, etc.

3. Hijiki

El alga hijiki o hiziki se distingue tanto por su característica forma (recuerda a los espaguetis) como por su intenso y delicioso sabor. Está considerada una de las algas comestibles más sabrosas, pero sus propiedades nutricionales no son tan excepcionales como las de otras variedades.

Provee cantidades notables de hierro y vitaminas del grupo B, además de provitamina A, fósforo y antioxidantes. Su consumo se recomienda para cuidar la vista y mejorar la memoria, así como en caso de enfermedades degenerativas y problemas cutáneos.

4. Nori

Es imposible hablar del alga nori sin mencionar el famoso sushi. Su suave sabor y versatilidad culinaria la convierten en una de las algas más consumidas. Sirve para aderezar platos de arroz, pastas, caldos y ensaladas, e incluso panes y productos de repostería salada.

Fomenta el crecimiento del cabello y las uñas, refuerza el sistema nervioso y resulta adecuada para combatir el cansancio, la fatiga y algunos problemas de la piel.

5. Kombu

El alga kombu tiene un gran poder remineralizante y es muy rica en yodo. Facilita la digestión, potencia el sabor de los guisos y consigue que alimentos como las legumbres resulten algo más digeribles.

6. Dulse

¿Has oído hablar del alga dulse? Contiene una gran cantidad de minerales, entre ellos potasio y hierro, de ahí que su consumo se recomiende a personas con anemia. Combina bien con todos los alimentos y se puede comer tanto fresca, al natural, como hervida o al vapor.

7. Arame

La arame es otra de las algas comestible de sabor más delicado. Normalmente se consume en ensaladas o salteada con vegetales y tofu.

8. Alaria

Es un tipo de alga marrón o pardo que tradicionalmente se emplea para preparar caldos o sopas. Posee vitamina B12, entre otras vitaminas del complejo B, y un buen número de minerales: yodo, calcio, magnesio, sodio…

9. Cochayuyo

Al igual que la alaria, pertenece a la familia de las algas marrones o pardas y se suele consumir cocida o salteada. Es ideal para arroces, estofados, sopas y pastas.

10. Wakame

Entre las distintas clases de algas, la wakame es la más indicada para quienes se inician en el mundo de las verduras marinas. Tiene un agradable sabor y una tonalidad verde brillante que recuerda a las espinacas. Puedes añadirla a sopas, ensaladas, empanadas, pizzas…

11. Carragaheen

Popularmente conocido como “musgo de Irlanda”, a menudo se emplea en la industria alimentaria a modo espesante, estabilizante y gelificante. Se trata de un ingrediente habitual de helados, postres y jaleas comerciales, aunque también forma parte de algunos productos cosméticos y farmacéuticos.

12. Fucus

Es ampliamente utilizado como laxante suave, y está recomendado en dietas de adelgazamiento por su gran capacidad saciante.

13. Chlorella

¿Y qué podemos decir de la chlorella? Esta microalga no aporta tantas proteínas ni nutrientes como el resto, pero se cree que podría fortalecer el sistema inmunitario y tener un efecto anticancerígeno. Se vende en polvo y en forma de suplemento dietético o alimenticio.

Más propiedades de las algas

Vamos a darte algunos motivos más para que te animes a probar las algas, o a consumirlas con mayor frecuencia.

Por su riqueza en fibra, regulan el tránsito y son beneficiosas para prevenir o mejorar el estreñimiento. Aparte de ser digestivas y proteger la flora intestinal, ayudan a depurar el organismo. No poseen ácidos grasos saturados, sino grasas saludables o beneficiosas para la salud.

Incrementan la sensación de saciedad o plenitud, contribuyendo así a reducir la ingesta calórica total. Son un buen complemento para las personas vegetarianas y para aquellas que presentan una cierta deficiencia vitamínica o mineral. Hacer uso de las algas es una manera de disminuir el consumo de sal, lo cual es beneficioso en caso de hipertensión arterial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here