Pese a que la enfermedad celiaca ya es un tema conocido y casi controlado en todo el mundo, lo cierto es que la Federación de Asociaciones de Celiacos en España (FACE), continua en su lucha no solo porque se conozca mejor y con más detalle este trastorno, sino también para que se tengan mucho más en cuenta los derechos del colectivo celiaco. Aprovechando el Día Nacional del Celiaco han querido recuperar de alguna forma el carácter reivindicativo para exigir seguridad tanto cuando se adquiere un producto libre de gluten como cuando se sale a comer fuera de casa. La federación se ha puesto en contacto con todos los ayuntamientos del país para que este domingo ondeen en sus balcones el logo oficial del Día Nacional del Celiaco y se cuelguen globos azules con el hashtag #movimientoceliaco.

La intención es dar aún más visibilidad para que tanto las empresas alimentarias como los restaurantes trabajen en ofrecer mayor seguridad en los productos, sin que, además, un celiaco tenga que hacer frente a precios abusivos a la hora de adquirir ciertos alimentos concretos. Tanto FACE como las diferentes asociaciones que la conforman ofrecen asesoramiento gratuito y formación para aquellas grandes cadenas o bares que quieran adaptar sus cartas u ofrecer menús sin gluten para que estas personas afectadas tengan soluciones seguras a la hora de comer fuera de casa. Hay que tener en cuenta que la celiaquía es una enfermedad sistémica inmunomediada, es decir, que es provocada por acción de un elemento externo al organismo, en este caso el gluten. Este trastorno, una vez diagnosticado, no tendrá otro tratamiento eficaz que no sea el de una dieta sin gluten para toda la vida.

El problema con el que se encuentra quien desarrolla esta enfermedad, sea directamente desde el nacimiento o a una edad más avanzada, es que el gluten se encuentra en gran parte de los alimentos no solo más consumidos, sino más necesarios para poder mantener una dieta equilibrada y saludable. Forma parte de la semilla de muchos cereales como el trigo, la cebada o el centeno, así como de sus muchos híbridos y derivados. Esta proteína es, además, la responsable de la elasticidad de la masa de la harina, y la que le confiere la consistencia y esponjosidad a todos los panes y masas horneadas. A su vez, es el encargado de que los gases de la fermentación queden en el interior, para que, más tarde, este coagule y evite que el bollo se desinfle tras la cocción. En definitiva, es parte esencial de todo el proceso,

En relación a los síntomas asociados a la ingesta de gluten cabe destacar algunos como la pérdida de peso, la pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso en el crecimiento, dolores abdominales o  alteraciones del carácter. Para evitar que estos síntomas aparezcan, la única solución es alejar totalmente el gluten de la alimentación. Esto incluye llevar especial cuidado con la contaminación cruzada propia de locales que, pese a ofrecer alimentos sin gluten, no cuidan aspectos como el lugar en el que se presentan o la forma en que se manipulan. Para concienciar de la importancia de cuidar y conocer incluso los más pequeños detalles, esos que pueden marcar la diferencia, en España se celebra, como cada 27 de mayo, el Día Nacional del Celiaco.

¡Muchos besos sin gluten para todos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here