En estos días de incertidumbre, encontrar la forma aliviar nuestra ansiedad y nuestro estado de nervios resulta muy esclarecedor. Al menos, para nuestra salud mental, cuya eficiencia, estos días, es imprescindible. Con ella los días se pasarán mucho más amenos. Es de vital importancia reconocer como único objetivo el bienestar de todos, incluidos nosotros, nuestros familia y aquellos que dependen de nosotros. Vamos a estar bien no solo por los demás, sino por nosotros mismos.

¿Sirven realmente las técnicas de relajación en casa?

Las técnicas de relajación no encuentran su origen, ni en este siglo, ni en el anterior. Probablemente, jamás sepamos quien fue aquel primer hombre que tuvo la capacidad de poder dejar a un lado la sensación de nervios en el estómago. Y si estuviera, lo más seguro es que no entendiésemos su lenguaje. Como podrás adivinar, las técnicas de relajación cuentan con una larguísima trayectoria y experiencia, contrastado con la ciencia y por los propios usuarios.

Las técnicas de relajación, más que un milagro, suponen un soporte en el que apoyarnos, especialmente en los momentos más duros. Sin embargo, muchos expertos coinciden en la idea de utilizar las técnicas para relajarse, incluso diariamente. Esto último, se debe a los gran des resultados que ofrece y al aumento de la calidad de vida y a la capacidad de respuesta por parte del usuario al implementarlas en su actividad diaria.

Los principales beneficios de las técnicas de relajación que experimentarás tras probarlas son: el aumento del nivel de consciencia real y la reducción de la sensación de ansiedad. Con las técnicas de relajación se consigue, así mismo, que podamos hacer frente a las situaciones que más nos provocan estrés, dando nuestra mejor respuesta. Así mismo, se ha demostrado que se consigue una estabilidad tanto de la función cardiaca como respiratoria. ¿Ya te han convencido? Pues anímate con nosotros a probar estas tres técnicas de relajación que hemos probado para ti.

3 técnicas de relajación que funcionan

  1. ¡A relajar los músculos! Para conseguir realizar este ejercicio debemos aprender a reducir la tensión que ha dominado nuestro sistema muscular. ¿Cómo? Realizando ejercicios de tensión. Deben ser con baja intensidad y de una duración corta. Los intercalaremos con los ejercicios de relajación, con una duración más larga. Al realizar este ejercicio y crear una rutina, aprenderemos a detectar cuándo están realmente nuestros músculos en tensión. El fin es darnos cuentas en las situaciones reales y proceder a relajarlos.
  2. Sonreir te hace feliz. Cuando sonreimos o reimos liberamos dopamina, serotonina y endorfinas. Estas biomoléculas relajan el cuerpo, disminuyen el ritmo cardíaco, así como también la presión arterial. De hecho, algunos estudios apuntan a que la serotonina actúa como antidepresivo. ¿Te apuntas a intentarlo?
  3. y ahora, vamos a meditar. Debemos dejar claro que meditar no es pensar en nuestros problemas. ¿Cómo nos relajaríamos entonces?. Veamos cómo podemos iniciarnos en la meditación:
  • No lleves ropa incómoda y ubícate en un lugar tranquilo. No necesitas estar observando un paisaje idílico, tan solo ese lugar en el que hay silencio. Como por ejemplo, el sofá o la cama. Ideal para estos días que tenemos que estar en casa, ¿no es así?
  • Cualquier postura no vale, siempre deberás asegurarte de que la espalda esté recta. Siéntate con la espalda recta. Eso sí, sin tensarla.
  • Ahora pasaremos a la respiración y a la concentración. Suponiendo que somos principiantes, comenzaremos con los ojos cerrados. Céntrate en un objeto o en la respiración.
  • Aceptaremos todos los pensamientos que nos van invadiendo y continuaremos hacia delante con nuestra meditación. Siempre concentrado en el objeto o en nuestra respiración, incluso si aparecen pensamientos problemáticos, están ahí y no podemos obviarlos.
  • Comenzaremos nuestra rutina de meditación diaria con 20 minutos e iremos aumentándola con el paso de los días. Quienes la prueban, afirman no querer soltarse de ella nunca, y tú ¿Te animas a probarla?

Además de estas técnicas, puedes ayudarte de algunos complementos alimenticios para completar la relajación:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here