¡Papá bocata de crema de chocolate!. La merienda ideal para un niño sin duda alguna. La vuelta al cole nos descoloca un poco a todos, rompe los esquemas más irregulares del verano donde prima el desorden y los desequilibrios alimenticios. Pero al mismo tiempo que echamos a llorar por la despedida del verano y los días de playa, deseamos poner un poco de orden a la vida. TANTO desequilibrio no puede ser bueno.

Sea así o no, debemos resignarnos y buscar las mejores condiciones para que los más pequeños absorban todas las buenas energías y hábitos para tener un año escolar increíble.

La importancia de una comida saludable

La base de todo a lo largo del día reside en la alimentación. Y es que para tener un buen estado de salud debemos comer adecuadamente. La peor opción de dar importancia a este dato es que podamos tener la despensa repleta de ultraprocesados. Aumento de obesidad en la población, enfermedades relacionadas con estos malos hábitos alimentarios, entre otras consecuencias pueblan las estadísticas cada vez más.

Deja a un lado todas las etiquetas de los ultraprocesados, aunque te parezcan lo más apetecible del mundo. Todo lo que comemos no solo infiere en nuestro estado físico, sino también en nuestro estado intelectual. Es más, los efectos no se notan a largo plazo con el aumento de peso. Sino que podemos notarlos en el rendimiento físico e intelectual que llevamos a cabo diariamente. Y tú no quieres que a tu pequeño le pase eso ¿verdad?

Para comenzar a darle tu hijo unos desayunos saludables, debes dejar a un lado en primer lugar las cajas de cereales con azúcar, los donuts blancos o de chocolate negro, las magdalenas, las galletas. Sí, todo eso fuera. O al menos no todos los días. Recuerda que si comienzan comiendo eso de pequeños, con el tiempo se acostumbrarán a seguir haciéndolo y no podrán pasar sin ese mal hábito alimenticio de forma diaria.

5 alternativas saludables para el desayuno

Tranquilo, hay vida más allá de los bollos. Y hoy te vamos a presentar una sencilla selección de los desayunos más saludables y deliciosos que a tu hijo le encantarán. Pueden convertirse en su desayuno o merienda favorida y lo harán de la mejor forma, de forma saludable. Recuerda que siempre puedes adaptarlos a sus gustos o incluso a la fruta o verduras de la temporada en ese momento.

El primero de ellos es muy sencillo de elaborar. Sabemos que a las 7 de la mañana poca gente se levanta creativa. Consiste en un deliciosos Syr acomapado en el mimso cuenco de rebanadas cortaditas de plátano, copos de maíz y finalmente echaremos por encima deliciosa avellana que a tu pequeño le encantará.

El segundo de ellos están simple como elaborar una toritillita a la francesa. Con la característica de que la enrollaremos con trocitos de tomate y mozzarella. Puedes dejar caer alguno trocitos de albahaca que llenarán de vitaminas y nutrientes a tu pequeño. Empezar e día con este desayuno no puede ser más saludable.

¿Algo más fresquito? Prueba con un simple sándwich, pero introduce en su interior productos saludables como el centro, el pepino o el aguacate. El niño descubrirá una nueva opción totalmente sana y seguro que le encantará el sabor del aguacate. Cuando lo pruebe no querrá parar de tomarlo.

Si estás buscando algo de realizar mucho más rápido. Vuelca en un simple bol un yogur griego con trocitos de kiwi, arándonos, por ejemplo,  y piñones. Recuerda que son opciones. Si a tu hijo le gustan los arándanos puedes probar con otros alimentos, como quizás las nueces. Todo es cuestión de probar. Merece la pena.

Fruta, fruta y más fruta. Coge toda la fruta que esté más deliciosa esta temporada y córtasela en trocitos. Desde el dulzor del plátano, hasta la acidez de la fresa combinada con un poco de yogur, puede ser la apuesta ideal este calendario escolar. Esto también podemos trasladarlo en la bebida y hacerle un rico zumo de fruta natural.

Como ves en estos desayunos hemos dejado atrás la bollería y utraprocesados que tanto atormentan nuestra salud y nuestro rendimiento. Hemos dado paso a los alimentos saludables como la fruta o los frutos secos (siempre naturales) y a deliciosas semillas. Descubre con tu hijo los efectos de una buena alimentación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here