En verano intensificamos el uso de protectores solares, dado que aumentamos también las horas de exposición al sol. En estos meses es normal, por tanto, encontrar a consumidores revisando con atención el etiquetado de estos productos. O buscando información para encontrar la solución que mejor responda a sus necesidades.

Si este es tu caso, te habrás dado cuenta que son muchas las informaciones que circulan respecto de los protectores solares, su calidad y eficacia. Muchas de ellas, incluso, son contradictorias. Y es que a los protectores les pasa como al resto de productos de uso popular, a los que los años les han dotado de grandes mitos. En este post analizamos algunos de ellos para facilitarte el camino en la búsqueda del protector más eficaz.

1.- Las cremas solares no caducan

¿Eres de los que empieza la época estival con la crema solar de la temporada pasada? Si es así, debes saber que los protectores solares mantienen su efectividad durante 12 meses. A partir de este momento, pueden perder sus propiedades y no proteger la piel de una manera óptima. Esperamos que esta información te sirva para desechar el falso mito y sobre todo para exprimir al máximo tu verano y acabar con los protectores solares cada temporada.

Para garantizar la correcta conservación de las cremas solares, los expertos recomiendan guardar los envases con producto en armario o cajones alejados de la exposición al sol y con una temperatura estable. No obstante, y aunque no hayan pasado los 12 meses, si al abrir el bote se detecta mal olor o una textura más líquida de lo normal, es probable que no se conserve el nivel de protección inicial. En este caso, se recomienda desechar el producto restante.

Para una protección facial eficaz, Isdin Fotoprotector Fusion Water SPF50+ 50ml es una buena opción. Este protector de base acuosa para uso diario ofrece hidratación intensa y absorción inmediata. Y para la protección corporal, Isdin Gel Cream SPF50+ 250ml es una alternativa de gran calidad.

 

2.- Con una vez que apliquemos el fotoprotector estamos protegidos toda la jornada

Esta afirmación no solo es mentira, si no que además puede resultar peligrosa. El tiempo medio de absorción de una crema solar se encuentra en torno a 30 minutos. De ahí que la recomendación general sea aplicar el fotoprotector sobre la piel media hora antes de exponerse al sol.

Los expertos recomiendan aplicar una capa generosa y bien distribuida por la totalidad del cuerpo para garantizar la eficacia del producto.

Hay que tener en cuenta que el tiempo de protección que ofrecen las cremas solares no es ilimitado, incluso las fórmulas resistentes al agua. Por ello, es necesario renovar la aplicación cada dos horas como mínimo, o en caso de baños prolongados, secado con toalla o sudoración excesiva.

A los pequeños de la casa hay que prestar especial atención porque pasan muchas horas expuestos entre juego y juego. Algunas propuestas para su fotoprotección son: Vichy Idéal Soleil Gel Wet Skin Infantil SPF50+ 200mlPediatopic Sun Crema Facial SPF50+ 50ml.

3.- Si utilizo protector solar no me bronceo

Esta es la excusa que ponen muchas personas para no utilizar fotoprotector. Y también aquellas personas de tono de piel más moreno, que eluden el uso de fotoprotector de alto espectro porque su piel es menos sensible. Si te expones al sol sin protección lo único que puedes conseguir son quemaduras en la piel, un factor de riesgo muy alto para el desarrollo del cáncer en la piel y el envejecimiento prematuro de la misma.

En consecuencia, se recomienda utilizar un fotoprotector adecuado al tipo de piel para conseguir un bronceado progresivo, saludable y minimizando al máximo los riesgos para la piel. También se puede recurrir a los aceleradores de bronceado, de los que se puede encontrar una amplia selección en dosfarma.com dentro de la categoría Solares y Nutricosmética.

4.- Si no vas a la playa ni a la piscina no hace falta ponerse crema solar. Y si vas, y no hace sol, tampoco debes aplicarla

Aún hoy nos cuesta recurrir al fotoprotector de manera rutinaria, como parte fundamental de nuestros cuidados. El uso de cremas hidratantes, BB Creams o maquillajes con factor de protección debería formar parte de la rutina beauty diaria tanto en invierno como en verano. ¿Por qué? Los rayos UVA están presentes los 365 días del año, por lo que es necesario proteger la dermis todos los días para evitar el envejecimiento prematuro y otros problemas dérmicos derivados del sol.

No obstante, en verano se debe incrementar la fotoprotección con fórmulas específicas. Por lo que en estos meses, y aunque no vayas a la playa, conviene utilizar cremas solares antes y no sustituirlas por productos de maquillaje, si no complementar.

Entre los fotoprotectores con color que puedes encontrar en el mercado se encuentran:

 

5.- La crema solar es suficiente para proteger la piel y evitar problemas

La Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología insiste en que no existe una crema que nos proteja por completo. Como medidas complementarias para proteger la piel de los efectos nocivos del sol aconsejan:

  • Evitar la exposición en las horas centrales del día. Esto es entre las 12 y las 17 horas de la tarde.
  • Utilizar ropa ligera, sombrero y gafas de sol, que protejan tanto de los rayos UVA como de los UVB.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here