¿Tienes piel rosácea? ¿En tu intento por documentarte sobre esta afección dermatológica has encontrado informaciones contradictorias? ¿Ya no sabes a qué fuente atenerte? Tranquilidad. Lo primero que te recomendamos es que sigas las indicaciones de tu dermatólogo, que es el especialista encargado de estudiar tu caso particular, estableciendo un diagnóstico y tratamiento adecuados.

En segundo lugar, queremos que entiendas que la rosácea es una afección muy común sobre la que se desconoce el origen. Son muchas las investigaciones abiertas para conocer más y mejor la naturaleza de este problema dermatológico. Así pues, es normal que encuentres informaciones contradictorias y/o inexactas. Esa falta de veracidad es más propia del desconocimiento que de la intención de mentir.

No obstante, en este post vamos a desmontar 5 mitos sobre la rosácea que se han insertado en la sabiduría popular para que vayas desechando información. Allá vamos.

1- La rosácea es propia de personas adultas de piel blanca

No es exactamente así. Si bien es cierto que las edades más habituales a la hora de sufrir esta afección están entre los 30 y los 60 años, es posible tener signos tempranos que sugieran la aparición de la rosácea, como el enrojecimiento facial.

Respecto a la exclusividad de la piel blanca, tampoco es del todo cierto. Numerosas investigaciones sostienen que las personas de color también pueden sufrirla. No obstante, los síntomas son más difíciles de detectar. Entre ellos se encuentran el ardor o el escozor en la piel del rostro, la sensación de calor en la cara y una decoloración no identificada.

2- La rosácea está íntimamente relacionada con la bebida

Parece mentira, pero la asociación de una cara sonrojada con la bebida lleva a muchas personas a creer que el alcohol es el causante de la rosácea. Y nada más lejos de la realidad. A fecha de hoy, se desconoce la causa de la rosácea. No obstante, el alcohol puede ser un desencadenante común, por lo que es aconsejable reducir y/o evitar su ingesta.

3- No tiene cura ni mejoría

Es cierto que la rosácea no tiene cura, pero sí que las personas afectadas pueden experimentar mejoría con el diagnóstico y tratamiento adecuados. Se aconseja visitar al dermatólogo, quien indicará en cada caso cómo controla esta afección y cómo cuidar la piel para que los brotes sean menos graves.

4- El maquillaje empeora la rosácea

Las grandes firmas de cosmética dermatológica han desarrollado gamas específicas de maquillaje para pieles con rosácea. Si quieres descubrir estos productos, solo tienes que adentrarte en dosfarma.com. Algunas de las marcas que encontrarás son: Rosacure; Avène; Leti y Rilastil.

El maquillaje puede ayudarnos a sentirnos mejor porque potencia nuestras facciones y disimula imperfecciones. Aún así, conviene elegir siempre productos específicos, de primera calidad y eficacia. Los especialistas recomiendan productos a base de minerales porque causan menos irritación.

Recuerda que los correctores en tonos verdes pueden ayudar a neutralizar el enrojecimiento. Asimismo, hay que tener en cuenta que tan importante es maquillarse como desmaquillarse. Para el proceso de limpieza hay que escoger fórmulas suaves de acción calmante que retiren el maquillaje y la suciedad mientras cuidan de la piel.

5- El acné y la rosácea tienen el mismo tratamiento

Mentira. Estas afecciones cutáneas no tienen el mismo origen. Los brotes de rosácea pueden desencadenar en pústulas en las mejillas. Pero estos signos son médicamente distintos a los brotes de acné. Insistimos que es esencial consultar al dermatólogo para que identifique el problema de la piel y ayude a ponerle solución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here