Los cambios de estaciones suelen ser sinónimo de algunas enfermedades como la gripe o el resfriado, debido a que  los cambios de temperatura afectan a las defensas de nuestro organismo. Se trata de una etapa de transición y cambios en la que nuestro cuerpo se debe adaptar a las temperaturas más bajas de forma progresiva. Sin embargo,  en esta época del año las temperaturas y el tiempo son muy cambiantes, lo mismo llueve que hace sol.

Los cambios radicales de temperatura o el estrés pueden hacer aparecer los primeros síntomas del refriado, como los estornudos, la secreción o la congestión nasal, el dolor de cabeza o flema en la garganta.  Así que para evitar problemas de salud con el cambio de tiempo y empezar el otoño con buen pie debemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  1. Llevar una dieta sana y equilibrada, caracterizada por el aporte de frutas y verduras que son fuentes de vitaminas y minerales que contribuyen al correcto funcionamiento del sistema inmunológico y lo protegen de factores externos. Concretamente, la vitamina C por su función antioxidante  nos protegerá de virus e infecciones.
  2. Beber mucha agua, lo recomendable son 2 litros de agua diarios para así mantener hidratadas y protegidas de infecciones a las mucosas y a las cuerdas vocales.
  3. Mantener una higiene adecuada, se recomienda lavar las manos constantemente, es muy importante usar un pañuelo desechable a la hora de toser o estornudar, así como no tocarse la nariz, los ojos o la boca para evitar el acceso de cualquier tipo de infección.
  4. Fortalecer nuestras defensas, para ello los complementos alimenticios con propólis protegen el organismo de los virus como la gripe y el resfriado o problemas como la afonía, las ronqueras o las irritaciones. Forté Pharma Própolis es un complemento alimenticio que tiene una acción antimicrobiana, antibacteriana, antiviral y antiinflamatoria.
  5. Usar la ropa adecuada, hay que vestir ropa transpirable y abrigarse bien. Se recomienda vestir prendas que te puedas quitar y poner en función de la temperatura, como por ejemplo pañuelos o bufandas. Hay que abrigarse en tres capas, la capa más externa podremos quitárnosla al llegar a un lugar cerrado y la capa intermedia dependerá del calor o el frío que padezcas.
  6. Descansar y dormir en torno a 6-8 horas, nos mantendrá alejados de los resfriados y catarros, así como de cualquier otra enfermedad. Estar relajado y disfrutar del sueño es la mejor protección para el sistema inmunológico.

Siguiendo estos sencillos consejos, mantendremos nuestro organismo alejado de cualquier tipo de problema de salud. Que llegue el otoño, pero sin los temidos resfriados o constipados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here