¿Qué es el aceite de oliva?

El aceite de oliva está presente en nuestro día a día tanto en las comidas, ya sea durante el cocinado de los alimentos como siendo parte del aliño o incluso siendo parte del desayuno, dado que es esencial dentro de la dieta mediterránea.  Muchos estudios científicos han contrastado su influencia en la prevención de diferentes enfermedades que afectan a la vida diaria como pueden ser las cardiovasculares y disminuye la probabilidad de sufrir diabetes mellitus tipo II.

Este se extrae del fruto del olivo,  que se recoge a finales del otoño o a principios del invierno, entre las olivas se escogen aquellas que tienen el máximo nivel de ácidos grasos en su pulpa, la cual contiene polifenoles, compuestos químicos que tienen acciones antioxidantes y antiinflamatorias que protegen el organismo de deterioro celular. Por sus numerosas propiedades beneficiosas también es introducido en tratamientos cosméticos y productos de cosméticas que usamos en el día a día. A continuación, te contamos cómo puedes aprovecharlo en tus rutinas de belleza y salud.

Las 6 propiedades cosméticas del aceite de oliva

El aceite de oliva tiene numerosas propiedades cosméticas, entre las que podemos destacar seis. La primera de ellas, es que funciona como un excelente exfoliante natural, porque contribuye a la recuperación de los tejidos de zonas sensibles como el rostro, los labios o la piel de cuello o escote por su poder nutritivo y antioxidante. Por ello, se introduce en diferentes tratamientos faciales.

La segunda propiedad que destaca del aceite de oliva, es su idoneidad para ser introducido dentro de la rutina de la manicura como suavizante para las cutículas, para permitir de este modo que sean retiradas sin dolor y al aplicarlo encima de la uña, funciona como protector e hidratante para las mismas. La tercera propiedad es que puede ayudar a recuperar la fortaleza de las pestañas y  para estimular su crecimiento gracias a su poder nutritivo, siempre que se aplique con ayuda del cepillo de pestañas correcto.

La cuarta propiedad de la que se puede hablar es de su capacidad para restaurar el brillo y la fuerza del cabello, gracias a su contenido en vitamina E antioxidante que estimula la regeneración de sus células. Generalmente, se introduce en champús y mascarillas. Mejora el momento del cepillado al dejar tu pelo más suave y suelto.

La quinta propiedad de este maravilloso aceite es que  puede servir como desmaquillante natural o para calmar la piel tras la depilación con cera, dado que elimina los restos de maquillaje y de esta última sin irritar la piel, como puede ocurrir con otras cremas o productos específicos, especialmente, si tu piel tiene una condición sensible. Para acabar, la sexta propiedad se aleja un poco de los usos cosméticos habituales, ya que este puede servir para  aliviar la carga de cerumen en los oídos, sirviéndonos solo de unas gotas de aceite y de un algodón para limpiar la zona.

¿Qué productos cosméticos contienen aceite de oliva?

En el mercado se pueden encontrar diferentes productos cosméticos que contienen como ingrediente principal o parte de su composición el aceite de oliva.  Para ilustrar el primer uso cosmético, encontramos la crema de exfoliación profunda de Apivita, que está pensada para limpiar los poros y arrastrar las células muertas dejando el cutis preparado para otros tratamientos, junto al aceite de oliva, contiene otros como el de uva y albaricoque, siendo apto para pieles normales, mixtas y grasas.

Para el uso como calmante de la piel corporal o como coadyuvante en la manicura, se puede recurrir tanto a la loción corporal de Drasanvi, de tacto ligero, como a la crema nutritiva de oliva de Interapothek que nutren de manera intensa la piel y la calman y pueden ser aplicadas con un pincel o bastoncillo sobre la uña para protegerla y eliminar la cutícula.  Este también se puede encontrar en productos destinados a aliviar el dolor del oído como Otibon Spray Ótico que entre sus ingredientes calmantes y limpiadores de origen natural.