La alimentación está íntimamente ligada con el estado de la piel. Para disfrutar de una dermis saludable hay que apostar por una dieta equilibrada y variada, rica en vitaminas y minerales. De esta manera, protegeremos a la piel frente a las agresiones externas, como el sol, el viento, la polución o el paso del tiempo.

Según los dermatólogos, un déficit de algunos nutrientes puede provocar que el proceso de renovación de la piel no se desarrolle adecuadamente. Esta situación podría generar enfermedades que afectan a la piel. Y, qué sucede cuando nuestra alimentación es nutricionalmente insuficiente, ¿a qué fuentes podemos recurrir? En este caso, las vitaminas de Supradyn que encontrarás en dosfarma.com pueden convertirse en grandes aliados. Pero hay que saber escoger. Lo primero, es saber qué vitaminas son esenciales para el cuidado de la piel.

¿Qué beneficios aportan las vitaminas?

La vitamina A, o retinol, es la primera que se identificó. Es liposoluble y aporta beneficios a numerosos sistemas y partes del cuerpo humano:

  • Favorece el bienestar visual.
  • Interviene en los procesos de crecimiento y diferenciación celular.
  • Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y mantiene la integridad de las células de la piel y las mucosas.
  • La vitamina A se encuentra en alimentos como el hígado, los huevos, la leche y el pescado. O en forma de complemento, como en Supradyn Energy Extra. En combinación con las vitaminas C, D, B6 y B12, así como ácido fólico, hierro, zinc, selenio y cobre ayuda al funcionamiento del sistema inmunitario.

El selecto grupo de las vitaminas B

Las vitaminas del grupo B son hidrosolubles y fundamentales en el correcto funcionamiento del organismo. Intervienen en los procesos que transforman los alimentos en la energía que necesita el organismo para poder llevar a cabo las principales funciones metabólicas. De ahí que los multivitamínicos de Supradyn contenga una amplia selección de las vitaminas del grupo B. Supradyn Activo es un buen ejemplo de ello.

  • Vitamina B1. También conocida como tiamina, participa en el metabolismo energético y contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso.
  • B2 o riboflavina. Interviene en el metabolismo energético ayudando a reducir la sensación de cansancio y fatiga. Protege las células frente al estrés oxidativo. Las posibles deficiencias se asocian a alteraciones cutáneas, sobretodo alrededor de los labios y los ojos.
  • B3, niacina, favorece el funcionamiento normal del sistema nervioso.
  • Ácido pantoténico o vitamina B5. Precursor en la síntesis de la coenzima A, esencial para muchas reacciones bioquímicas vitales para el organismo.
  • Vitamina B6 o piridoxina participa en la regulación de las actividades hormonales, la formación de los glóbulos rojos y el metabolismo energético normal.
  • Biotina, vitamina H o B8. Contribuye al metabolismo energético normal, al buen funcionamiento del sistema nervioso y a la salud de la piel y el cabello.
  • Ácido fólico o vitamina B9. Fundamental para un metabolismo correcto de los aminoácidos. Además, contribuye a la función normal del sistema inmunitario, promueve la formación de los glóbulos rojos y regula el desarrollo embrionario durante la gestación.
  • Vitamina B12 o cobalamina. Participa en el metabolismo energético normal igual que el resto de las vitaminas del grupo B.

Otras vitaminas igual de importantes

  • Vitamina C. Entre sus funciones más conocidas destacan la participación en numerosas reacciones metabólicas y en la síntesis del colágeno. También es un antioxidante que protege a las células frente al estrés oxidativo y contribuye a la función normal del sistema inmunitario. Además, si se consume acompañada de hierro, aumenta la absorción de este último.
  • Vitamina D. Favorece la absorción y la utilización normal del calcio y el fósforo. Por lo tanto, contribuye a mantener los huesos y los dientes en condiciones normales.
  • Vitamina E. Su principal función es antioxidante: contribuye a la protección de las células frente al estrés oxidativo. En concreto, inactiva los radicales libres que se forman en el organismo durante el metabolismo energético normal o a causa de la exposición a los contaminantes ambientales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here