La primavera ya ha llegado dejando los primeros días soleados y con temperaturas más altas. Sin embargo, la estación de las flores y la manga al codo también trae consigo la pesadilla de más de uno, tanto niños como adultos: la alergia. La alergia es una reacción exagerada del organismo a una sustancia, también conocido como alérgeno, que proviene del exterior y que penetra en nuestro cuerpo mediante el aparato digestivo, en el caso de alimentos, por el aparato respiratorio, al establecer contacto con la piel o atravesando la misma, como puede ser por ejemplo en el caso de las picaduras.

Lo que sucede es que, cuando esas sustancias penetran en nuestro cuerpo, éste las reconoce como extrañas e intenta neutralizarlas. Sin embargo, en el caso de las personas que no padecen alergia, su organismo es capaz de neutralizarlas sin dañarse a sí mismo, todo lo contrario que ocurre en las personas alérgicas, cuyos mecanismos acaban perjudicando a su propio organismo causando los diferentes síntomas que se pueden experimentar si se tiene una alergia.

Pero, ¿qué relación tiene la primavera con la alergia? Se trata de una estación en la que millones de diminutos pólenes invaden el aire provocando distintos síntomas de alergia. Esta afección, llamada rinitis alérgica estacional, ocasiona picazón en la nariz, así como en la garganta, el techo de la boca y los ojos, secreción nasal, ojos llorosos, estornudos, nariz taponada e incluso círculos oscuros alrededor de los ojos. Para evitar los síntomas de alergia en primavera conviene mantener las ventanas de casa cerradas para que no entre el polen, así como limitar las actividades al aire libre en os días en los que el nivel de polen es más alto. Además, también conviene darse una ducha cuando llegue a casa, ya que de esta manera eliminas el polen que se ha quedado pegado en el cabello y que, más tarde, puede provocar que se manifiesten los signos de la alergia.

Aunque estos trucos pueden ser útiles para controlar la exposición al polen, existen diferentes medicamentos para alergias que facilitan el día a día, principalmente en estaciones como la primavera. Un ejemplo de este tipo de medicamentos antihistamínicos es el Rino Ebastel, indicado en el alivio de los síntomas nasales y oculares asociados a la rinitis alérgica estacional, cuando se acompaña de congestión nasal, para adultos y adolescentes a partir de 12 años. En esta línea también se pueden encontrar los productos de Reactine, como Reactine comprimidos, que actúa como antialérgico y descongestivo nasal. También se presenta como un spray nasal así como en forma de colirio para los ojos. Para los más pequeños también hay opciones que calman los síntomas de la alergia, como es el caso de las gotas nasales Rhinovín. Esta marca también ofrece productos para adultos como Rhinovín Dúo Nebulizador Nasal. Otra solución para el alivio local sintomático de la congestión nasal de origen alérgico en casos de resfriado común, fiebre de heno y rinitis alérgica, que es el Nebulziador Nasal Antialérgico de Rhinospray.

La alergia puede ser realmente incómoda durante la época de la primavera, sin embargo, con precaución y tratando los síntomas, se puede disfrutar del buen tiempo y la naturaleza de manera cómoda gracias a los trucos y los medicamentos que se pueden encontrar en la farmacia online Dosfarma.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here