No es de extrañar que todos hayamos sufrido, en algún momento de nuestras vidas, de acidez estomacal o ardor de estómago. A ninguno nos anima tener esa sensación desagradable de dolor y ardor en el pecho tras la comida, o durante la noche, que suele empeorar al recostarse o tumbarse Es lógico que esta situación no nos haya sido nada cómoda, ya que más bien es algo molesto e incómodo. Aunque no es una circunstancia que se dé habitualmente, puede suceder que haya personas que la padezcan con más frecuencia que el resto, llegando a afectar su rendimiento diario e incomodándoles en su día a día.

Tranquilos que no es una situación irreversible y hay muchas formas de disminuir los síntomas que la provocan e incluso de reducir la acidez estomacal. Si los síntomas y dolores son muy fuertes y persistentes, no dudes en consultar con tu médico para que te realice un diagnóstico correcto.

¿Qué es el ardor estomacal?

Aunque alguna vez hayamos sufrido esta situación, es normal que nos preguntemos ¿qué nos está pasando? Ya que normalmente nos suele pillar desprevenidos y no sabemos cómo reaccionar. Puedes estar tranquilo porque te daremos unos consejos para combatir este problema.

La acidez estomacal es esa sensación de ardor y dolor que sentimos en el estómago y nos sube por la laringe. Esta situación se produce cuando el cardias, músculo que actúa como válvula entre el estómago y el esófago, es débil o no cierra correctamente lo que provoca el reflujo estomacal. Se conoce como reflujo a la parte del contenido del estómago que vuelve al esófago, es decir ‘refluye’, de ahí su nombre. Debido a que un mal cierre del cardias no es algo tan inusual, es normal que todos hayamos sufrido ardor de estómago en algún momento de nuestras vidas, por lo que no debes alarmarte si en algún momento vives esta situación.

¿Por qué tengo acidez?

Al sufrir de ardor de estómago es normal que nos preguntemos por qué lo sufrimos, ya que suele suceder sin previo aviso. Es muy normal que la acidez se produzca después de comer y con poca intensidad, aunque se da con mayor frecuencia en personas con problemas de obesidad, las madres embarazadas y en los fumadores.

Las causas de la acidez estomacal suelen ser muy variadas y dependerán de la persona que las padezca. Los motivos más frecuentes son las comidas abundantes o con exceso de gas y tumbarse tras haber comido. Entre las causas médicas se encuentra la hernia de hiato, enfermedades que afectan a la musculatura, la obesidad e incluso medicamentos antiinflamatorios o los anticonceptivos orales.

Ahora que ya lo sabes, ten cuidado con las comidas que realizas y mantén una dieta sana y equilibrada para evitar los excesos y los reflujos. Aunque después de cada comida puedes tomar un poco de Rennie, que trata los síntomas de acidez y ardor de estómago o quemazón.

Consejos para combatir el ardor de estómago

Algunos de los consejos más básicos a la hora de evitar el reflujo y la acidez que provoca son masticar bien y despacio, reducir las bebidas gaseosas, no excederse al especiar las comidas y, sobre todo y más importante, disminuir la cantidad de tabaco que se fuma y el alcohol que se bebe, mantener unos hábitos de vida saludables que eviten el sobrepeso y la obesidad. También es recomendable no tumbarse justo después de comer, ya que dificulta la digestión y facilita el reflujo.

Si eres de los que prefieren seguir disfrutando totalmente de sus comidas y acostarse a reposar tras las mismas, pero no quieres sufrir de ardor de estómago, puedes probar con un par de comprimidos de Almax después de cada comida y otros protectores estomacales. También te animamos a que introduzcas en tus comidas algunos de estos alimentos, que son buenos para evitar la acidez: Nueces, infusiones, bicarbonato de sodio, avena, calabacín, calabaza, manzana, patatas, papaya, kiwi entre otros.

Uno de los productos más destacados a la hora de combatir la acidez son los protectores estomacales o las sales de fruta ENO. Hay tres tipos de medicamentos que puedes adquirir libremente y que tratan la acidez estomacal y el reflujo. Tenemos así:

  • Antiácidos: Otorgan un alivio rápido a corto plazo, y neutralizan los efectos de los ácidos del estómago, reduciendo enormemente los efectos del relujo. Puedes encontrarlos en varios formatos, ya sea como comprimidos masticables, sobres disolventes y en líquido.
  • Bloqueadores H2: Reducen la cantidad de ácido producido por el estómago y su efecto es más duradero que el de los antiácidos.

Ahora que ya sabes todo lo que puedes hacer para evitar los problemas de acidez, y además conoces el motivo por el que ocurre, no te preocupes si en algún momento tienes reflujo porque tienes las indicaciones para evitar que sea peor o que se vuelva a producir. No olvides tampoco que si el dolor es intenso y constante, debes acudir a tu médico para que te realice los análisis correspondientes y te ofrezca un buen diagnóstico.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here