La artrosis se define como la degradación del cartílago que recubre y protege las superficies óseas articulares. Aparte de las de columna vertebral, las rodillas, los hombros, los codos o la cadera, también afecta a las articulaciones de los pies y las manos.

En otras palabras, se trata de una enfermedad degenerativa caracterizada por el deterioro o desgaste progresivo del cartílago articular. Aunque se presenta en ambos sexos, sobre todo a partir de los 40-45 años de edad, aparece de manera más temprana en mujeres, produciendo dolor, pérdida de movilidad, rigidez y deformidad.

Causas

¿Por qué se produce la artrosis en las manos? ¿Cuál es su origen? Tanto factores mecánicos como bioquímicos parecen estar involucrados en la degeneración del cartílago y el desarrollo de la enfermedad.

Fundamentalmente se asocia a la sobrecarga articular, que dañaría la superficie del cartílago y el hueso que se sitúa debajo del mismo. Entre los factores de riesgo se encuentran:

  • El envejecimiento.
  • La herencia genética.
  • Los traumatismos.
  • La realización de tareas profesionales que impliquen una importante actividad manual.
  • El padecimiento de enfermedades como gota o psoriasis.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la artrosis en las manos son el dolor en las articulaciones afectadas, la inflamación y la dificultad de movimientos. En ocasiones, aparecen dolorosos nódulos óseos con apariencia de quiste en las articulaciones medias de los dedos (nódulos de Bouchard). Asimismo, la artrosis puede causar rigidez y deformidades articulares que alteran la alineación de los dedos.

Ejercicios recomendados

El dolor de la artrosis suele desencadenarse con el movimiento tras períodos de inactividad, y mejorar con el reposo. Es conveniente que las personas con artrosis limiten el ejercicio físico intenso, la carga de objetos pesados y las actividades laborales que exigen sobreesfuerzo.

No se trata de mantener inmóvil la mano, sino de procurar no hacer movimientos que produzcan dolor. Los expertos recomiendan llevar a cabo una tabla de ejercicios de estiramiento, flexión y extensión personalizada para reducir la rigidez y mejorar la movilidad articular.

A continuación, enumeramos algunas maniobras útiles para aliviar el dolor en caso de artrosis de mano:

  • Movilización circular y tracción.
  • Abrir y cerrar el puño.
  • Separar y acercar los dedos.
  • Movimientos de pinza con los dedos.
  • Apertura y cierre del puño.

Tratamiento

El reposo articular breve en fases de dolor y la dieta sana y equilibrada son uno de los pilares de tratamiento de la artrosis de mano.

Dado que no existen medicamentos que detengan o frenen la degradación del cartílago, el reumatólogo suele prescribir analgésicos en caso de artrosis leve o moderada, y antiinflamatorios para controlar los episodios agudos. El especialista valorará cuál es el tratamiento farmacológico más adecuado para cada paciente.

En personas con artritis avanzada se podría recurrir a los condroprotectores, fármacos que ralentizan la evolución de la enfermedad o la progresión del daño en el cartílago.

La cirugía se contempla únicamente cuando las recomendaciones y los tratamientos no quirúrgicos anteriores fracasan o no dan resultado. Por lo general, esta opción terapéutica se reserva para corregir las deformidades y estabilizar las articulaciones, ya sea reparando o reemplazando las superficies articulares afectadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here