¿Cómo escoger el autobronceador ideal?

Cuando llega el verano todos queremos lucir bronceados, sin embargo la exposición a los rayos del sol puede llegar a ser dañina y a causar problemas a corto plazo como: quemaduras o enrojecimiento y a largo plazo como cáncer de piel. Sin embargo, esto no quiere decir que debes perder la oportunidad de lucir un lindo bronceado. Los autobronceadores son  una buena alternativa para conseguir el color que se desea de manera inmediata y sin exponerse al sol.

Con el autobronceador no se estimula la melanina, es decir, este producto no genera que la piel se broncee de manera natural, es más bien una forma de maquillaje semipermanente que puede durar varios días. Cuenta con sustancias compuestas por azúcares como la dihidroxiacetona o la eritrulosa.

Cuando estas sustancias entran en contacto con la piel se produce una reacción química de oxidación, esto permite que se tiña las células muertas de la epidermis, las cuales estaban destinadas a ser eliminadas por el proceso natural de descamación. De este modo, se consigue un bronceado deseado por algunos días.

¿Qué condiciones debo tener en cuenta?

Lo primero que debes tomar en cuenta es que el autobronceador que elijas debe ir acorde al color de tu piel. Es decir, con este producto podrás añadir un bronceado natural, lo que no puedes hacer es pasar de blanco a anaranjado en apenas unos días.

En el mercado hay una gran variedad de presentaciones (espray, crema, gel, aceite o toallitas) y marcas, puedes escoger la que sea de tu agrado. Es importante que tengas mucho cuidado en el momento de la aplicación para que consigas un color uniforme.

Si tu piel es reseca, puedes optar por los aceites o las cremas, mientras que para las pieles grasa se recomienda el gel o el spray. Ten en cuenta que puedes revisar en la presentación del producto el color y la cantidad de dihidroxiacetona (DHA) que contiene. Hay unos que contienen apenas un 2% mientras otros llegan hasta un 6%, esta información es importante para determinar el color que vas a conseguir tras la aplicación.

Se recomienda tomar una pequeña parte del producto y aplicarla en una pequeña zona, de este modo puedes verificar que no eres alérgico y además podrás ver el color que quedará en tu piel sin la necesidad de una aplicación completa.

Antes de iniciar el tratamiento procura exfoliarte la piel al menos 24 horas antes, luego usa una crema hidratante, enfócate en las zonas más resecas como manos, codos y rodillas. La piel seca puede generar un bronceado irregular, por lo que es necesario humectarla antes y después de aplicar el producto.

Los autobronceadores que harán que luzcas un tono uniforme 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here