¿Qué sentido tiene tomar bicarbonato mezclado con limón? ¿Para qué sirve el bicarbonato sódico con el zumo de este cítrico? El bicarbonato de sodio es una solución natural con múltiples aplicaciones en cocina, cuidado corporal y limpieza del hogar. Se considera un remedio eficaz para aliviar la acidez y el ardor estomacal causado por comidas copiosas, estrés o consumo excesivo de alcohol.

¿Para qué sirve el bicarbonato de sodio con limón?

Sobre las propiedades y beneficios para la salud de tomar bicarbonato sódico con limón se ha hablado largo y tendido, no sin levantar cierta polémica. Y es que a la combinación de bicarbonato de sodio y zumo de limón se le atribuye un poderoso efecto anticancerígeno. Actualmente no existen evidencias científicas que señalen esta afirmación como verídica.

La mezcla de bicarbonato de sodio y limón posee propiedades alcalinizantes, por lo que se utiliza para desintoxicar el organismo y perder peso. Como remedio alcalino, favorece la salud de los riñones y puede ser útil en caso de problemas urinarios. Así como en cálculos, gota y otras enfermedades en las que los niveles de ácido pueden estar muy elevados.

Tomar bicarbonato de sodio con agua y limón mejora las digestiones y ayuda a evitar la flatulencia. Esta mezcla contribuye a que el sistema digestivo funcione mejor. Además, puede combatir la acidez, la indigestión ácida o el malestar estomacal. Se trata de dos sustancias eficaces para neutralizar el ácido y mitigar la sensación de ardor en la boca del estómago.

¿Cómo se toma y en qué cantidad?

Preparar este remedio es de lo más sencillo y rápido. Solo hay que disolver una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua mineral junto con el zumo de medio limón.

Habitualmente se recomienda ingerir el bicarbonato de sodio con limón por la mañana, en ayunas. Si se desea repetir la toma, lo adecuado sería no hacerlo con el estómago lleno, sino tomarlo antes de las comidas.

Contraindicaciones del bicarbonato de sodio con limón

No se debe consumir durante largos períodos de tiempo sin seguimiento médico. Su uso prolongado llega a resultar contraproducente. Puede provocar un efecto rebote e interferir en la absorción de vitaminas. Se desaconseja tomar bicarbonato con limón a quienes padecen hipertensión arterial, problemas cardíacos o gastritis.

Es muy importante tener en cuenta que un consumo excesivo de bicarbonato con limón puede producir alcalosis.

Conviene consultar al especialista si se están tomando medicamentos antes de recurrir a este antiácido.

Son tantas las aplicaciones del bicarbonato de sodio que casi llenarían un libro entero. Cuesta creer que un producto común y asequible para todos los bolsillos tenga usos culinarios, medicinales y cosméticos, y que ademas dé tan buenos resultados a la hora de desinfectar y limpiar la casa, permitiéndonos dejar a un lado productos químicos nocivos para la salud.

El bicarbonato sódico es un buen sustituto de la levadura química, y ayuda a que las masas de bizcocho, magdalenas y otros productos de repostería suban con la acción del calor y queden esponjosos tras el horneado. No solo se trata de un ingrediente fundamental para los cocinillas, sino de un elemento básico que no debería faltar en nuestras alacenas.

Otros increíbles usos del bicarbonato

Útil para la limpieza del hogar

Si se busca una alternativa natural a los productos de limpieza comerciales y tóxicos, el bicarbonato se convertirá en el mejor aliado. Puede utilizarse para retirar la suciedad y dejar el suelo resplandeciente, así como para limpiar el horno, la encimera, los azulejos, las baldosas y otras superficies que acumulan mucha grasa.

Es un buen remedio para eliminar las manchas de aceite y vino en sillones y alfombras, y conseguir que luzcan como nuevos. Así mismo, se puede recurrir al bicarbonato para lavar y desinfectar los peluches y juguetes de plástico de los niños. Y aún hay más, porque ayuda a desatascar las tuberías y a eliminar olores desagradables.

Desodorizar la ropa y el calzado

El bicarbonato de sodio es eficaz para neutralizar el olor causado por la transpiración en las prendas de vestir, especialmente en la ropa empleadas para hacer deporte o para ir al gimnasio. De igual modo, se considera útil para lavar prendas que necesitan un cuidado especial, como la ropa de bebé.

Por otra parte, puede eliminarse el mal olor de los zapatos mientras no se hace uso de ellos. El bicarbonato de sodio actúa de la misma manera que los polvos de talco; absorbe la humedad y evita que el mal olor se instale en el calzado, impidiendo que puedan utilizarse con la frecuencia y la comodidad deseada.

Higiene personal

Decir que el bicarbonato de sodio tiene mil y un usos distintos es quedarse corto. Y es que también puede formar parte de una rutina de belleza y cuidado personal. Dada su composición y textura, es ideal para remover las células muertas y exfoliar la piel del rostro y del cuerpo.

Las manos suelen estar expuestas a productos agresivos que pueden resecarlas, hacer que aparezcan grietas o deteriorarlas. Con el fin de recuperar la suavidad y tersura de la piel, se pueda preparar una pasta con bicarbonato y miel y extenderla suavemente por la superficie de las manos.

¿Se ha acabado el dentífrico a última hora? ¿Cuesta encontrar una pasta con ingredientes naturales libre de flúor? El bicarbonato de sodio cuida la higiene bucal y refresca el aliento. Para no dañar el esmalte, se debe procurar no lavar los dientes todos los días con la pasta de bicarbonato casera.

¿Prefieres evitar los parabenos y el aluminio presentes en la mayoría de desodorantes? Aplica una mezcla de bicarbonato y agua sobre las axilas para combatir el mal olor.

Si se quiere mantener el cabello limpio, brillante y saludable, solo hay que añadir una pequeña cantidad de bicarbonato al champú habitual, y aclararlo como de costumbre. El pelo quedará con un tacto sedoso, libre de residuos y grasa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here