¿Qué sentido tiene tomar bicarbonato mezclado con limón? ¿Para qué sirve el bicarbonato sódico con el zumo de este cítrico? El bicarbonato de sodio es una solución natural con múltiples aplicaciones en cocina, cuidado corporal y limpieza del hogar. Se considera un remedio eficaz para aliviar la acidez y el ardor estomacal causado por comidas copiosas, estrés o consumo excesivo de alcohol.

¿Para qué sirve el bicarbonato de sodio con limón?

Sobre las propiedades y beneficios para la salud de tomar bicarbonato sódico con limón se ha hablado largo y tendido, no sin levantar cierta polémica. Y es que a la combinación de bicarbonato de sodio y zumo de limón se le atribuye un poderoso efecto anticancerígeno. Actualmente no existen evidencias científicas que señalen esta afirmación como verídica.

La mezcla de bicarbonato de sodio y limón posee propiedades alcalinizantes, por lo que se utiliza para desintoxicar el organismo y perder peso. Como remedio alcalino, favorece la salud de los riñones y puede ser útil en caso de problemas urinarios. Así como en cálculos, gota y otras enfermedades en las que los niveles de ácido pueden estar muy elevados.

Tomar bicarbonato de sodio con agua y limón mejora las digestiones y ayuda a evitar la flatulencia. Esta mezcla contribuye a que el sistema digestivo funcione mejor. Además, puede combatir la acidez, la indigestión ácida o el malestar estomacal. Se trata de dos sustancias eficaces para neutralizar el ácido y mitigar la sensación de ardor en la boca del estómago.

¿Cómo se toma y en qué cantidad?

Preparar este remedio es de lo más sencillo y rápido. Solo hay que disolver una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua mineral junto con el zumo de medio limón.

Habitualmente se recomienda ingerir el bicarbonato de sodio con limón por la mañana, en ayunas. Si se desea repetir la toma, lo adecuado sería no hacerlo con el estómago lleno, sino tomarlo antes de las comidas.

Contraindicaciones

No se debe consumir durante largos períodos de tiempo sin seguimiento médico. Su uso prolongado llega a resultar contraproducente. Puede provocar un efecto rebote e interferir en la absorción de vitaminas. Se desaconseja tomar bicarbonato con limón a quienes padecen hipertensión arterial, problemas cardíacos o gastritis.

Es muy importante tener en cuenta que un consumo excesivo de bicarbonato con limón puede producir alcalosis.

Conviene consultar al especialista si se están tomando medicamentos antes de recurrir a este antiácido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here