Seguro que pronto te toca renovar tu cepillo de dientes y no sabes por cuál decantarte. ¿Estás dudando entre un cepillo manual o un cepillo de dientes eléctrico? Probablemente no conozcas cuáles son las peculiaridades de cada uno de ellos y por eso estás tan indeciso. Es normal perderse entre todo el abanico de productos de cepillado que ofrece el mercado para el cuidado de la salud bucal. Hoy, desde DosFarma te vamos a contar las diferencias principales que hay entre los dos cepillos más utilizados: el manual y el eléctrico.

Para empezar, no tienes por qué hacer caso a los rumores que corren sobre los cepillos eléctricos y tenerles miedo puesto que los que están avalados por las asociaciones dentales no son nocivos para la salud y tampoco son un engaño publicitario. Es más, varios estudios científicos han confirmado que un cepillo de dientes eléctrico reduce más veces la placa bacteriana que un cepillo manual. Y, además, sin limar el esmalte ya que no ejercen demasiada presión sobre el diente. Este modelo completa la limpieza bucal de manera más rápida gracias a la alternación de giro de su cabezal. Tampoco necesitarás hacer mucho esfuerzo, los dientes quedan mucho más limpios desde la superficie con una primera pasada. Algunos de estos utensilios de última generación para la higiene bucal  incluyen una señal acústica que obliga a la duración mínima de 2 minutos del cepillado, tal y como recomiendan las organizaciones internacionales de salud que debe ser su duración.

A diferencia del cepillo de dientes eléctrico, el manual que se ha estado utilizando durante tantos años, está indicado para ser utilizado por personas que han sido sometidas a cirugías bucales y que aún siguen teniendo la zona dolorida. Este tipo es ideal para estos usuarios porque pueden controlar la velocidad con la que limpian la zona sensible. También puedes controlar la presión y la fuerza con la que te cepillas para no causarle dolor a las encías. Otra de las ventajas que tiene el cepillo manual con respecto al eléctrico, es que este último puede desprender sus alambres durante el proceso de cepillado de las personas con ortodoncia o brackets. Los profesionales de la odontología suelen recomendar más este modelo para los niños ya que por su tamaño se adapta más a sus manos pero aun así la innovación el mercado ha permitido el desarrollo de cepillos eléctricos que se ha adaptan a ellos. La marca Oral B ha sido pionera en este sentido y les ofrece varios tipos con estampados de sus dibujos animados favoritos para hacer su momento de cepillado lo más divertido posible. Prueba a animarles con el cepillo eléctrico oral b.

Aunque ambos cepillos gozan de grandes ventajas y desventajas, lo más importante es elegir aquel que más se adapte a tus necesidades. Pero ante todo, toméis la decisión que toméis, debéis saber cómo cepillarse los dientes de la mejor manera. El cepillado más correcto debe durar por lo menos dos minutos, debes insistir especialmente en la línea próxima a las encías, los dientes traseros de difícil acceso y sobre todo en las zonas en las que se hayan practicado algún tipo de reparación. Para finalizar este proceso utiliza un colutorio o enjuague bucal como el que ofrece la marca Vitis.

Puedes combinar ambos cepillos intercambiándolos. Prueba a utiliza el cepillo manual de día y el cepillo eléctrico de noche cuando tengas menos ganas de cepillarte. Así te aseguras que vas a irte a la cama con los dientes limpios en profundidad. Y, ahora que conoces un poco más sobre sus ventajas y desventajas estamos seguros de que en tu farmacia online Dosfarma.com encontrarás el cepillo de dientes eléctrico o el manual que mejor se adapte a tus exigencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here