Hasta el momento no hay una verdad absoluta. Las investigaciones sugieren que los cigarrillos electrónicos podrían ser menos perjudiciales para la salud que los tradicionales. Especialmente en fumadores que buscan reemplazar el tabaco con otro producto que le genere la misma satisfacción. Sin embargo, la nicotina en cualquiera de sus formas, es una droga sumamente adictiva que tiene efectos perjudiciales en la salud. Veamos cómo afecta realmente a nuestra salud.

¿Cuál es la diferencia entre un cigarrillo tradicional y uno electrónico?

Los cigarrillos están compuestos por 50% de hojas de tabaco, 30% por tabaco reconstituido y el 20% por tabaco expandido con dióxido de carbono. Las hojas de tabaco contienen nicotina. Este componente es absorbido por el cuerpo y llega en 10 segundos al cerebro. Se calcula que un cigarrillo puede tener 1 gramos de nicotina lo que hace que sea más difícil dejar de fumar. El tabaco reconstituido contiene una mezcla de tallos molidos, polvillo de tabaco y tabaco recuperado. A estos ingredientes se les añaden aditivos.

Un informe elaborado por el Cirujano General de los Estados Unidos aseguró que el humo del cigarrillo contiene aproximadamente 7.000 componentes. Setenta de ellos son sustancias que producen cáncer, entre estos encontramos: arsénico, benceno, berilio, 1,3-butadieno, cadmio, cromo, óxido de etileno, níquel, polonio-210 y muchos más. Además los cigarrillos contienen alquitrán, la cual es una sustancia negra y pegajosa. Ésta contiene residuos de otros componentes químicos y parte de esta sustancia se queda en los filtros. Sin embargo es tan fuerte que llega a los pulmones y termina obstruyendo los bronquios y el sistema respiratorio.

Por su parte, los cigarrillos electrónicos son dispositivos que funcionan con baterías. Estos tienen una boquilla para que el usuario pueda inhalar el vapor que se emite cuando el vaporizador calienta el líquido que se encuentra dentro del cartucho. Son muchos, aquellos que han dejado de fumar cigarrillos tradicionales para pasar a los electrónicos.

Sin embargo, éstos contienen nicotina, la cual además de ser adictiva puede causar envenenamiento si se bebe, huele o toca. Además, hay estudios que relacionan el uso de los cigarrillos electrónicos con el consumo de los cigarrillos en adolescentes.

¿Cómo actúa el cigarrillo electrónico en nuestro organismo?

En los cigarrillos electrónicos la nicotina se encuentra contenida en el líquido y se absorbe rápidamente por la corriente sanguínea. Comienza a estimular las glándulas suprarrenales que liberan adrenalina (hormona epinefrina). Ésta, estimula el sistema nervioso central, lo que genera un incremento de la presión arterial, el ritmo respiratorio y la frecuencia cardíaca. La nicotina también aumenta los niveles de la dopamina en el cerebro. Y, finalmente, se genera un efecto de placer similar al de comer.

Las sustancias que se encuentran en el vapor del cigarrillo electrónico están asociadas con enfermedades pulmonares. También, con enfermedades cardiacas y cáncer. De hecho, algunos estudios han señalado que el uso de estos dispositivos en adolescentes puede causar daño en el desarrollo cerebral.

Investigaciones recientes han demostrado que los cigarrillos electrónicos pueden causar: Tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, náuseas, vómitos, diarrea, sensación de pesadez, fiebre y pérdida de peso.

¿Cuál es el cigarrillo más dañino?

Escoger el cigarrillo más dañino en estos momentos es complicado. La industria de los cigarrillos electrónicos acaba de aterrizar la mercado, relativamente en poco tiempo, por lo que aún se tiene que investigar en este sector.  A diferencia de la industria del tabaco, que se origino en 1881, con la invención de la máquina para fabricar cigarrillos. Ya en el año 1950, la revista de la Asociación Médica de Norteamérica publicó el primer estudio donde relacionaba el cigarrillo con el cáncer. Desde entonces, se han publicado miles de investigaciones en todo el mundo relacionando el cigarrillo con un problema de salud pública.

Nuestra recomendación, como siempre, es que no fumes o lo dejes. Esto es, debido a que en cualquiera de los dos casos el consumo de nicotina es dañino para la salud. Demás de, cómo hemos visto, causar adicción. Hay una serie de medicamentos y productos que ofrecen aliviar los síntomas de la abstinencia asociada a dejar de fumar. Es posible que la persona comience a sentir: ansias de nicotina, frustración, irritabilidad, depresión, ira, incremento del peso corporal. Incluso hay quienes pueden llegar a sufrir de mareos, dolores de cabeza, entre otros.

Los síntomas son la causa principal por la que las personas recaen en el hábito de fumar. Sin embargo, muchos estudios han demostrado que si se deja de fumar estos síntomas disminuyen con el tiempo. Puedes encontrar en nuestra parafarmacia online toda una serie de productos que te ayudarán en el camino a dejar de fumar. Por ejemplo con la mano de Nicotinell con sus parches.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here