¿Qué son y cómo actúan las cremas reductoras?

Las cremas reductoras son ese aliado cosmético que compone un nutrido y variado grupo de fluidos, cremas y geles dedicados a necesidades estéticas o de salud que tienen que ver con la aparición de grasa localizada en zonas concretas del cuerpo, que suele aparejar la pérdida de elasticidad de la piel. Bien, para usarlas correctamente es esencial tener en cuenta que sirven como coadyuvante o ayuda complementaria en el marco de una dieta equilibrada y baja en grasas que incluya la realización de ejercicio físico.

Estas fórmulas de aplicación tópica están enriquecidas o compuestas por una serie de activos de origen natural que estimulan la quema de grasas al penetrar en la zona deseada, dado que aumentan el riego sanguíneo de la zona y facilitan el denominado drenaje linfático, muy importante durante las dietas o procesos de pérdida de peso para eliminar el exceso de grasa que se ha depositado en zonas no deseadas. Para ello, es necesario realizar masajes de la manera indicada para cada zona y hacerlo durante períodos de tiempo prolongados.

Generalmente, las cremas reductoras basan su efecto lipolítico en uno o varios de los siguientes principios activos como son, por un lado, la cafeína y sus derivados por su poder de activar el organismo o los extractos de té verde que poseen propiedades drenantes y descongestionantes que facilitan la eliminación de líquidos. Y, por otro lado, en el poder del CLA o Ácido Linoleico Conjugado, que es añadido en las dietas para perder grasa sin afectar al músculo, así como en la capacidad de los extractos de guaraná, algas o carnitina que contribuyen en la eliminación de toxinas y activan el organismo durante la realización de ejercicio o el día a día.

Junto a estos se añaden otras sustancias que tienen la capacidad de reestructurar la piel para que luzca cada vez mejor como son los extractos de centella asiática, los alfahidroxiácidos o las vitaminas C y E que se encargan de reactivar la producción de colágeno, esencial para la recuperación de la tonicidad de la piel.

¿Qué beneficios aportan las cremas reductoras?

El uso de cremas reductoras no se reduce simplemente a la zona abdominal, sino que tiene numerosos beneficios para otras zonas del cuerpo como los que comentaremos a continuación.

  1. Reducir la celulitis en zonas como las caderas, los muslos, los brazos o el abdomen con el fin de evitar la piel de naranja.
  2. Para contribuir en la metabolización de la grasa que se deposita en zonas localizadas.
  3. Mediante un masaje adecuado se consigue estimular la circulación sanguínea y activarla.
  4. Sus activos consiguen reafirmar y mejorar la elasticidad de la piel porque aumentan la producción de colágeno.
  5. Y nutren la piel de manera superficial, dotándola de un aspecto más sano, suave y brillante.

¿Qué tipos de crema reductora podemos encontrar?

Dentro de las cremas reductoras se puede encontrar un amplio abanico de opciones tanto para hombre como para mujer que no solo buscan reducir problemas como la celulitis o los depósitos de grasa, sino que también están indicadas para mejorar la tonificación del abdomen durante los procesos de ejercitación.

Para hombres, se pueden encontrar tratamientos completos como Somatoline Hombre 7 noches Cintura y Abdomen para combatir la grasa localizada de cintura y abdomen, o Somatoline Hombre Abdominales Top Definition, un tratamiento indicado para definir la zona abdominal en el marco de un entrenamiento deportivo.

Para mujeres, que sufren este tipo de problemas en más zonas del cuerpo, se pueden encontrar opciones como Somatoline Cosmetic Reductor Drenante piernas que contribuye gracias a la acción de la cafeína en el drenado de los líquidos localizados en las piernas y activa su circulación, o también, entre otros, Protextrem Body & Slim que tonifica, nutre y reduce el perímetro abdominal de la mujer, dando un mejor aspecto a la piel y que es también válida para su aplicación muslos y brazos.