¿Cómo aliviar la tos? Tratamientos y consejos clave

La tos es un mecanismo de limpieza de las vías respiratorias y se produce, de manera habitual, durante el invierno - Conoce sus tipos y posibles tratamientos para aliviarla

0
2404
tos_causas_tratamientos_para_curar

Según se acerca el invierno, llegan con él el frío, la lluvia y los cambios bruscos de temperatura, y aparece una invitada indeseada: la tos. Sin duda, es una de las molestias más comunes durante esta época y, en ocasiones, puede ser especialmente incómoda.

Si bien puede dificultar el descanso, la concentración en el trabajo o incluso disfrutar de una conversación, la tos también ha provocado en tiempos de pandemia de coronavirus situaciones especialmente incómodas. Es hora de saberlo todo sobre ella.

¿Qué es la tos y por qué se produce?

La tos es un mecanismo de defensa del organismo para despejar la garganta y las vías respiratorias de agentes extraños y secreciones. Así pues, y aunque es molesta, es necesaria para que el cuerpo se proteja y elimine todo aquello que irrita u obstruye el aparato respiratorio. Aunque es bastante común entre los adultos, puede indicar que hay alguna enfermedad en el cuerpo, como resfriados o gripes.

Tipos de tos

Hay diferentes tipos de tos. En primer lugar, según el tiempo que persiste en el organismo. Y, en segundo lugar, si tenemos en cuenta si hay o no mucosidad.

Aguda

La tos aguda arranca de forma repentina. Llega a durar entre 2 y 3 semanas para, posteriormente, desaparecer. Suele deberse a algún tipo de infección de las vías respiratorias, muy típicas del invierno, como un resfriado, una bronquitis o una faringitis. También puede deberse a reacciones alérgicas o al asma.

Crónica

Por su parte, la tos crónica es aquella que llega a durar más de 8 semanas. Los fumadores, por ejemplo, son propensos a sufrirla, al igual que enfermos de cáncer de pulmón o con la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Tos seca o improductiva 

Por otra parte, la tos seca o improductiva es aquella en la que no existe mucosidad. Produce una sensación de picazón e irrita la faringe, lo que genera de nuevo ganas de toser. Por estos motivos, es la más molesta durante la noche, ya que puede interrumpir el sueño y dificultar el descanso nocturno.

Tos con flemas o productiva

Asimismo, la tos productiva es aquella que viene acompañada de flemas o expectoración. Es el mecanismo de defensa del organismo para eliminar aquellas secreciones que obstruyen las vías respiratorias. A diferencia de la seca, con la tos productiva se siente un ruido o molestia en el pecho, a causa de la mucosidad acumulada que se intenta expulsar. Igualmente, suele ir acompañada también de secreción nasal y es habitual que empeore por las mañanas.

Causas de la tos

La tos obedece a múltiples causas, entre las cuales se encuentran las infecciones de las vías respiratorias como el resfriado común, la laringitis, la sinusitis, la faringitis, la bronquitis o la neumonía; y reacciones alérgicas, como el asma o la rinitis.

También puede ser provocada por cuerpos o partículas extrañas en vías aéreas y flemas. Otras causas que abarca son el tabaquismo, el cáncer de pulmón, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y los medicamentos inhibidores de la ECA.

Síntomas más comunes de la tos

Con frecuencia, existe una sensación de cosquilleo en la garganta cuando la tos es seca o irritativa. Toser de manera improductiva o sin expectoración también puede ocasionar dolor de garganta y tensión en los músculos del pecho y la espalda.

Al volverse viscosas, adherirse y obstruir las vías respiratorias, las flemas pueden dificultar la respiración. Además de interrumpir el sueño, la tos intensa puede provocar fatiga, náuseas, vómitos y pérdida de apetito.

Consejos para prevenir la tos

Al tratarse de un mecanismo de defensa, en su justa medida, la tos es útil para el organismo, por lo que lo verdaderamente importante es tratar eliminar los motivos que la produce teniendo unos hábitos saludables y un sistema inmunitario fuerte. Por ello, desde DosFarma recopilamos algunos consejos útiles para prevenirla y evitar que aparezca.

1. Alimentación equilibrada y rica en vitaminas y minerales

Una dieta equilibrada es la mejor forma de reforzar el sistema inmunitario. Las vitaminas A, B2, C, D y E, el zinc, el selenio y los ácidos grasos omega-3 son algunos de los nutrientes imprescindibles para unas defensas fuertes en invierno.

También es necesario hidratarse bien, para así poder eliminar con facilidad la mucosidad acumulada y que no sea necesario toser para ello.

2. Dejar el tabaco

El tabaco es uno de los grandes enemigos para el organismo, y también lo es para la tos. De hecho, uno de los motivos por los que se produce la tos matutina es por la necesidad del cuerpo de hacer una limpieza bronquial, expulsando las secreciones acumuladas durante la noche de las vías respiratorias.

Con el tiempo, el tabaco va dañando el aparato respiratorio, provocando bronquitis crónica o enfisema pulmonar, que acarrean tos crónica.

Por otra parte, es importante saber que se puede toser más de lo habitual tras dejar de fumar, ya que el humo del tabaco retarda o paraliza el movimiento normal de los cilios, una especie de prolongaciones móviles diminutas que transportan el moco y los residuos fuera de los pulmones. Al dejar de fumar, estos cilios se reactivan y comienzan a hacer su función, limpiando los pulmones y generando más impurezas en las vías respiratorias que se expulsan mediante la tos. Esta es una señal de que el cuerpo se está limpiando y recuperando.

3. Ventilar el espacio

Cuando llega el frío, lo importante es evitar que el ambiente se reseque (por ejemplo, por el uso de la calefacción) ventilando adecuadamente las habitaciones de la casa, ya que eso puede irritar la garganta y provocar la tos. Los humidificadores y purificadores son otra opción, ya que hacen que el aire que llega a los pulmones esté limpio de bacterias, humo y otras partículas nocivas que pueden provocar enfermedades y obligar a los pulmones a trabajar más.

4. Una adecuada higiene de manos

Es una de las lecciones más aprendida durante la pandemia de coronavirus: lavarse las manos es imprescindible para evitar el contagio de enfermedades. Además, es importante no tocarse la cara (especialmente los ojos o la nariz) hasta haberlas lavado, para evitar la entrada en el organismo de algún patógeno.

5. Limpiarse con frecuencia la nariz

Para evitar la obstrucción de las vías respiratorias, es necesario mantenerlas limpias. Una solución fisiológica no puede faltar en el botiquín, especialmente para la higiene de los más pequeños.

Remedios, consejos y tratamientos para la tos

Si finalmente toca combatir y tratar las molestias que provoca la tos, ya sea por algún resfriado u otros motivos, es vital tener en cuenta lo siguiente. 

La recomendación de los profesionales

Cuando la tos es un síntoma de una enfermedad, hay que tener en cuenta qué tipo es y buscar el mejor remedio para cada caso. Para la tos productiva, se opta por jarabes y medicamentos mucolíticos, que contienen carbocisteína y están diseñados para ayudar a eliminar el moco. Cuando hay mucosidad, pero no congestión, lo recomendable suelen ser fórmulas que contengan guaifenesina.

En cambio, para la tos seca, se recomiendan jarabes con dextrometorfano, un activo que actúa directamente sobre irritación de la garganta. Si además hay congestión, se opta por medicamentos que también contengan pseudoefedrina y triprolidina.

Correcta hidratación

Este consejo es especialmente importante para aliviar y eliminar la mucosidad. Una adecuada hidratación previene la formación del moco y, al mismo tiempo, lo ablanda y facilita su expulsión al toser. Igualmente, el aparato respiratorio necesita unos niveles apropiados de líquidos para que la respiración sea adecuada. Al no existir una correcta hidratación, los pulmones se dilatan para intentar compensar esa falta de líquidos. Eso, en consecuencia, los hace trabajar más y que se vuelvan débiles antes.

Humectar el espacio

Los purificadores y humidificadores de aire también son herramientas clave para el alivio de la tos. Son especialmente útiles durante la noche, que es uno de los momentos en los que la tos seca se acentúa, y más aún si el ambiente está reseco. Otro consejo al dormir es hacerlo con la almohada elevada.

Vahos con eucalipto, menta o anís

Uno de los consejos más útiles cuando hay mucosidad. Los vahos ayudan a rehidratar las vías respiratorias y facilitan que se elimine la mucosidad acumulada.

Remedios naturales

Hay muchos remedios naturales que ayudan a mitigar la tos, especialmente los destinados a disminuir la irritación de garganta. Estos son algunos de ellos:

  • La manzanilla tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias que facilitan la hidratación de la garganta disminuyendo su irritación, al tiempo que reducen las molestias.
  • Todas aquellas infusiones o caramelos que lleven jengibre, una planta con múltiples beneficios para la salud, son recomendables para aliviar la tos. Tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antibacterianas, analgésicas y favorece la expectoración.
  • El regaliz es conocido por sus beneficios antiinflamatorios y expectorantes.
  • La miel y el limón hacen una combinación deliciosa en caramelos e infusiones y son uno de los remedios naturales más conocidos para aliviar el dolor y la irritación de garganta. La miel ayuda a hidratarla y a desinflamarla, al tiempo que el limón tiene propiedades antibióticas y antibacterianas.
  • El tomillo es una planta aromática con un delicioso olor que, en infusión, es muy útil para aliviar la tos productiva. Facilita la expulsión de la mucosidad.
  • La amapola (tomada en caramelos, por ejemplo) tiene propiedades antitusivas y sedantes, dos cualidades muy beneficiosas en los casos de tos seca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here