El dolor muscular es una molestia que todos nosotros hemos experimentado en algún momento puntual de nuestras vidas. Suele ser bastante común y puede llegar a afectar a más de un músculo, ligamento o tendón. Esta sensación de dolor aguda o tirante en un músculo podemos llegar a sentirla de forma difusa o solo en un punto concreto. Su extensión se debe a que puede afectar a cualquiera de los 600 músculos que componen nuestro cuerpo.

Las causas que provocan el dolor muscular están relacionadas, comúnmente, con la tensión de los ligamentos, los trabajos físicos sin calentamientos previos, sobrecargas, el estrés, las malas posturas o incluso con las lesiones y esquinces mal curados. Nuestros malos hábitos son en varias ocasiones el principal motivo de la aparición de estos problemas. Muchas veces, nos ha pasado que vamos corriendo de un sitio para otro en frío y comenzamos a sentir tirones musculares, o simplemente el hecho de dormir sobre colchones o almohadas incómodas nos pasan factura en forma de pequeñas contracturas y dolores intensos.

Un malestar común que afectan a nuestros ligamentos es el dolor muscular tardío o más conocido por agujetas. Este problema afecta principalmente a personas que son sedentarias habitualmente y que al hacer ejercicio físico comienzan a sentir un desgarro muscular. Se le denomina tardío porque suele aparecer entre las 12 y 24 horas posteriores al esfuerzo.

En esta entrada de blog que te ofrecemos desde la farmacia online Dosfarma.com os vamos a dar algunas claves para disminuir la sensación de dolor muscular. En primer lugar, recomendamos que se apliquen terapias de relación que faciliten la recuperación, utilizar posturas que no sobrecarguen demasiado los músculos y aplicar calor un par de veces al día durante 20 minutos para disminuir la inflamación. También, pueden contrarrestarse con el uso de tratamientos sintomáticos que ofrecen varios medicamentos. Uno de ellos es Voltadol, utilizado para aliviar el dolor muscular producido por contusiones, golpes, dolores de espalda como las lumbalgias o esguinces. La función principal de Voltadol  es apaciguar el malestar y reducir la inflamación gracias a su acción antiinflamatoria. Voltadol en formato gel se debe aplicar sobre la zona dolorida durante 3 o 4 veces al día con un suave masaje. Otro de los medicamentos antiinflamatorios tópicos, conocido por su sencilla aplicación, es Reflex. Se trata de un spray para pulverizar sobre la piel afectada por traumatismos, calambres musculares, tortícolis o torceduras. Si eres alérgico/a a los componentes del medicamento Reflex (alcanfor, mentol, salicilato de metilo, entre otros), si la piel está herida, lesionada o si eres menor de 12 años no uses el tratamiento Reflex. Tampoco lo hagas si padeces de asma alérgico.

En la misma línea de antiinflamatorios, Traumeel es el medicamento destinado a combatir los síntomas de dolor e inflamaciones provocadas por lesiones, artrosis de la cadera, fracturas óseas, distorsiones, hematomas, etc. Si después de haber utilizado Traumeel como medicamento homeopático durante 3 días seguidos el dolor persiste debes acudir al médico. Flogoprofen es el medicamento  en formato de crema que también alivia el dolor y combate las hinchazones. Está indicado para los problemas de espalda como contracturas o lumbalgia. A parte de los medicamentos en formato de gel o spray, se encuentra Thermacare, un suave parche térmico elaborado especialmente para proporcionar alivio del dolor muscular. Se adecua totalmente al cuerpo y se puede encontrar para la zona lumbar y cadera, así como para el cuello y hombros. Thermacare está compuesto de células térmicas que se calientan cuando entran en contacto con el oxígeno del aire.

Antes de utilizar Voltadol o cualquiera de los otros medicamentos consulte su prospecto. Es importante acudir al médico en el caso de que continúen los dolores musculares a pesar de utilizar el tratamiento dentro del tiempo recomendado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here