Mantener la mejor versión de tus labios en invierno es complicado.  Y todo porque es una de las zonas del cuerpo más expuestas. Los cambios de temperatura pueden alterar su equilibrio natural. Así como los tics que repetimos una y otra vez a causa del estrés, algunos ingredientes de fármacos y de labiales.

Y reconozcámoslo. Es una de las partes de nuestro cuerpo a la que menos atención prestamos. En la mayoría de los casos solo le dispensamos los tratamientos y productos específicos que necesita cuando ya es evidente su deterioro. Pero, tranquilidad, que siempre estamos a tiempo de dar cariño a nuestros labios y hacerlos apetecibles los 365 días del año. En este post te guiamos para que lo consigas.

 

¿Por qué se resienten los labios?

La piel de los labios es mucho más fina y sensible que la del resto del rostro. Este es el motivo por el que se deshidrata y se seca con más facilidad. La fina piel de los labios no dispone de glándulas sudoríparas ni sebáceas. O lo que es lo mismo, carece de los mecanismos naturales de la piel para protegerse e hidratarse ante las agresiones externas.

 

La piel de los labios es la transición entre el rostro y la mucosa interior de la boca. Aún teniendo una capa rica en eleidina, no disfruta de una capa protectora óptima para reducir el impacto de los factores ambientales: los rayos UV, el viento, la altitud y las bajas temperaturas.

 

¿Qué factores perjudican la piel de nuestros labios?

Son muchos y variados los agentes tanto externos como internos, que pueden dañar la delicada piel de los labios. Y algunos de ellos dependen en gran medida de nosotros y nuestros hábitos, por lo que podemos evitarlos o corregirlos.

Antes de enumerarlos, conviene conocer cuáles son los síntomas que nos indican que debemos prestar más atención a nuestros labios:

  • Sequedad.
  • Grietas.
  • Sensibilidad o dolor en la zona.
  • Pérdida de volumen.

Respecto a los factores que perjudican los labios, se puede distinguir entre:

– Factores ambientales. El frío, la sequedad en el ambiente o el viento afectan negativamente a nuestros labios. En concreto, pueden actuar resecando y deshidratando su piel hasta cuartearla, e incluso producir heridas. ¡Y no nos olvidemos del sol! Aunque muchos días de invierno no lo veamos, los rayos UV son altamente perjudiciales y causan efecto hasta con el día nublado.

– Factores internos. ¿Cuántas habrán escuchado a tu madre y abuelas que te alimentes bien? Pues en esto también llevaban razón. Una dieta sana y equilibrada, así como un estilo de vida activo y saludable, son básicos para disfrutar de un buen estado de salud. Y las consecuencias de una dieta desequilibrada también alcanzan a los labios. En concreto, la falta de vitaminas A, B, C, B2 y E pueden provocar lesiones en los labios, dado que son una fuente de hidratación natural.

– Factores conductuales. Hay una serie de malos hábitos que solemos repetir una y mil veces que afectan negativamente al bienestar de nuestros labios. Hablamos, por ejemplo, de humedecer o morder los labios constantemente, y también de fumar. Así que, quizá sea éste un buen momento para dejar el cigarro. ¿Te lo has planteado?

 

Tratamiento para unos labios hidratados.

– Exfoliación suave. Si bien no es bueno abusar de los exfoliantes, porque pueden eliminar la protección natural de los labios, sí que es aconsejable exfoliarlos para combatir los síntomas de resequedad. La miel, mezclada con el azúcar, es uno de los exfoliantes más eficaces. No obstante, su aplicación debe hacerse con cuidado, ya que la piel de los labios es extremadamente sensible.

– Hidratación constante. Una vez que la piel de los labios esté libre de impurezas, el paso a seguir es la nutrición diaria. En este apartado podemos utilizar cacao, bálsamos labiales de alta calidad, vaselina o emulsiones humectantes. Así, tenemos, por ejemplo Emolienta Labios 15ml, un hidrante y reparador intensivo, que restablece el manto hidrolipídico del labio y repara la sensación de sequedad.

– Protección solar en todo momento. La exposición solar sin el cuidado adecuado acelera el proceso de fotoenvejecimiento. Los protectores solares actúan como tratamientos antiaging también en invierno. Este es el caso de Sensilis Sun Secret Labios SPF20 4g, un stick que protege los labios y las zonas sensibles del sol gracias a su factor SPF20+. Contiene vitamina E, manteca de karité y aceites esenciales para hidratar, nutrir y calmar los labios en profundidad.

Y si lo que quieres es proteger tus labios con un toque de color, no pierdas de vista Camaleon Colour Balm Pink Paradise SPF50. Se trata de un labial de uso diario que aporta un tono rosado azucarado a tus labios. Al mismo tiempo protege la piel de esta zona frente a los rayos UVB y UVA gracias a su factor SPF50.

– Hidrátate desde dentro.  Y de todos los tips este es el más sencillo de cumplir y uno de los más eficaces. En invierno, pese a tener menos sed, es necesario beber también de 1,5 a 2 litros de agua para estar perfectamente hidratados. Es conveniente completar la hidratación que aporta el agua con una dieta hidratante, que contenga alimentos ricos en agua.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here