Sin duda, uno de los hábitos más nocivos para el cuerpo es el consumo continuado de tabaco, puesto que no solo produce daños irreparables las vías respiratorias, como la aparición de la bronquitis crónica o favoreciendo el desarrollo de infecciones en la garganta, sino que también deteriora la salud cardiovascular, aumentando el riesgo de morir a causa de esta, especialmente, si se sufren otras enfermedades como la diabetes o la hipertensión, o se sufre de obesidad. Asimismo, deteriora la salud bucodental y puede afectar, entre otras, a la salud sexual o a la de los huesos.

Fumar no es solo peligroso para los que realizan la acción, sino también para los que la reciben, por eso, a continuación te explicamos que la provoca y cuáles son las principales ayudas para dejar de fumar se pueden encontrar actualmente.

¿Por qué fumar produce adicción?

La adicción del tabaco ocurre cuando el pegar una calada se convierte en rutina, entonces su sustancia principal la nicotina actúa sobre la salud mental y física del fumador, convirtiéndolo en dependiente de esta sustancia. Él siente que su cuerpo no está siendo dañado ni intoxicado, sino que ese gesto le relaja y eso le crea una dependencia psicológica.

La nicotina se extrae de las hojas de la planta del tabaco y también puede ser producida de manera artificial en laboratorios. Su uso en pequeñas dosis provoca sensaciones agradables  porque al ser absorbida por el torrente sanguíneo llega a las glándulas suprarrenales y estas liberan adrenalina, lo que aumenta la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el ritmo respiratorio, siendo esto lo que ocasiona la dependencia.

Pero el tabaco, procesado en cigarrillos,  contiene otra serie de sustancias que afectan al funcionamiento del organismo y son altamente tóxicas, como el amoniaco, el monóxido de carbono, el mercurio o el alquitrán, las cuales se liberan durante su combustión al aire y son captadas por el sistema respiratorio durante la calada.

Por todo ello, dejar de fumar depende de dos factores, la fuerza de voluntad y el grado de adicción a la nicotina, la única sustancia que modifica el comportamiento del cuerpo. Este proceso, muchas veces, debe ser vigilado por un facultativo médico y un psicólogo que se conviertan en apoyo del fumador y prescriban las ayudas para dejar de fumar cuando sean necesarias.

¿Cómo actúan Nicorette y Nicotinell?

Tanto Nicorette como Nicotinell se basan en la aportación de nicotina al sistema nervioso de la persona que está en proceso de abandonar el tabaco, para que esta sea la encargada de disminuir los síntomas de la  tan temida abstinencia, así como de las ansias de fumar para llegar a la meta: cesar definitivamente el consumo de tabaco.

La principal diferencia entre ambas marcas es la gama de formatos de ayudas para dejar de fumar que ofrecen, dado que no distan en lo principal, su principio activo, al estar formulados para realizar la denominada Teoría de Reemplazo de la Nicotina (NRT). Esta se realiza a través de parches, rociadores nasales, gomas de mascar o inhaladores que reducen o alivian parte de los síntomas físicos del síndrome de abstinencia para dejar que el fumador se centre en combatir los aspectos psicológicos u emocionales que causa su abandono, aunque no consiguen eliminar la sensación de alivio que se produce durante las caladas.

¿Qué productos ofrecen Nicorette y Nicotinell?

Por un lado, Nicorette ofrece cuatro opciones de producto que se diferencian por la cantidad de nicotina que contienen, como son las que se irán describiendo. En primer lugar, los parches de Nicorette se pueden encontrar con dos concentraciones de Nicotina diferentes, los que la tienen más alta están indicados para aquellas personas que consumen más de 20 cigarrillos al día y los de menos concentración para apoyar al proceso conforme este avanza y la dependencia va en descenso, son de efecto prolongado, por lo que con uno es suficiente para todo el día.

En segundo lugar, se pueden englobar los chicles, inhaladores y pastillas, disponibles en sabor menta, que ofrecen cantidades menores de nicotina para ser tomados cada dos o tres horas, según la necesidad, y que difieren en la cantidad que contiene de los mismos la caja o blíster en concreto. Estos formatos son para fumadores que consumen menos de 20 cigarrillos al día. El inhalador Nicorette Bucomist contiene un líquido de nicotina para pulverizar sobre la boca que como los chicles, puede pulverizarse las veces necesarias hasta sentir alivio, pero sin sobrepasar lo que dicte su prospecto.

Por otro lado, Nicotinell ofrece parches también con altas concentraciones y efecto más prolongado, llegando a las 24 horas para fumadores que consuman una cifra oscilante entre cerca de 20 cigarrillos al día o más de 20, siguiendo los resultados del test de Fagerström, incluido en su prospecto.  Asimismo, Nicotinell también posee opciones en chicle y comprimidos con una dosis de nicotina menor para consumidores de menos de 20 cigarrillos al día, presentándose con sabor menta o fruta para endulzar la boca y mejorar el aliento.

Elige el tuyo y no esperes más, estás a un solo paso.