En los últimos tiempos, han aumentado el número de marcas que se dedica a investigar para desarrollar distintas opciones de fotoprotección oral. Este tipo de protección contra el sol se presenta en cápsulas y se toma como si fuese un complemento alimenticio de nutricosmética. Por lo que contiene diferentes activos que refuerzan la barrera cutánea desde el interior.

¿Cómo funciona la fotoprotección oral?

Esta nueva modalidad de fotoprotección basa su acción en ayudar a la piel a mejorar su tolerancia al sol, activando todas las barreras desde dentro. El hecho de que se tome como un complemento alimenticio hace más directa su absorción por parte del organismo y  prepara a la piel de manera progresiva para el verano o para épocas de máxima exposición. Generalmente, se compone de activos que funcionan como “filtros biológicos”, tales como:

  • Previenen las quemaduras solares cuando se toma el complemento con suficiente antelación.
  • Licopeno y luteína. Activan la barrera protectora de la piel gracias a su alta concentración antioxidante y previenen la aparición del cáncer.
  • Vitamina C y E o té verde. Protegen del daño oxidativo.
  • Vitamina D. Activa los mecanismos de defensa internos contra los daños solares.
  • Vitamina B3. Protege y repara el daño causado por las radiaciones.
  • Polifenoles de la uva negra. Contribuyen en la prevención de los canceres de piel.
  • Prebióticos. Encargados de mejorar la resistencia de la piel a los rayos UVB y de prevenir la deshidratación.

La fotoprotección oral está muy recomendada para personas cuya piel es extremadamente sensible al sol como aquellas que padecen fotodermatosis, melasma o alergia solar y, entre otros daños, previene el desarrollo del eritema. Además de prevenir los diferentes daños, también actúa reduciendo los que se han producido a causa de la incidencia de aquellos rayos solares que traspasan la barrera que crea la crema y que han ocasionado algún tipo de daño celular.

¿Cómo usar de modo correcto la fotoprotección oral?

Para usarla de modo correcto hay que atender a una serie de recomendaciones dadas por los dermatólogos que harán que la piel esté más protegida. Lo primero es comenzar a tomar este complemento al menos 30 días antes de comenzar a tomar el sol o 10 semanas antes, según lo que indique el mismo. Esto se hará con el objetivo de dotar de mayor tolerancia a la piel contra los rayos UVA y que la piel se broncee sin necesidad de pasar más horas de las necesarias.

Durante los meses de mayor exposición, se recomienda también aumentar la ingesta de frutas y verduras por su alto contenido en vitaminas antioxidantes que mantendrán el cuerpo hidratado y equilibrarán los niveles de melanina antes de su sintetización. Antes de la propia exposición, se deben tomar los complementos orales para aumentar los niveles de carotenoides y así reducir su caída. Y, finalmente, no olvidar la aplicación de una crema de fotoprotección tópica que sea la adecuada para la condición y el fototipo de la piel, asegurando así una barrera externa e interna duradera que ayude en el bronceado y a mantener la salud de la piel.

¿Qué opciones de fotoprotección oral se pueden encontrar?

Actualmente, aunque esta tecnología es más o menos reciente, ya existen varias opciones de fotoprotección oral de marcas con una larga trayectoria en el cuidado de la piel contra el sol. Entre los más destacados están las cápsulas Sunlaude Lab, desarrolladas por Cumlaude Lab, su alto contenido en antioxidantes y otros de los activos mencionados arriba que las hacen ser un potente complemento en el cuidado de la piel.

Junto a estas, también destaca una de las que ofrece Heliocare como es Heliocare 360º, unas cápsulas que contiene el complejo FernBlock, encargado de reparar y proteger la piel de los daños producidos por los rayos UVA, UVB, luz visible e infrarrojos. Además, es una excelente fórmula para prevenir el fotoenvejecimiento y la aparición de otras alteraciones cutáneas.

Protégete del sol por fuera y por dentro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here