Nueva realidad: Debemos utilizar mascarilla

Hoy en día nos hemos habituado a utilizar accesorios de higiene personal con el fin de proteger y evitar el contagio y propagación del nuevo covid-19. Para ello, se ha hecho inevitable adaptarnos a estar artículos que nos protegen a la hora de acudir al supermercado, al médico. Hablamos evidentemente de las mascarillas. Pero no solamente nos debemos acostumbrar a ellas, también a las pantallas protectoras faciales o a la higiene continua de las manos con gel Hidroalcohólico.

Hemos de adaptarnos a esta nueva normalidad con la mayor tranquilidad y sabiendo adaptarnos a las circunstancias. Es inevitable que, tras el uso habitual y diario del gel Hidroalcohólico, nuestras manos sufran más y se vean ásperas y descuidadas. Deberemos ser, por tanto más concienzudos y cuidadosos con ellas. Algo similar ocurre con la utilización diaria de la mascarilla. ¿Qué cuidados debemos emplear?

Veamos, hasta el momento los mayores problemas están relacionados con las rozaduras que presentan las mascarillas en la parte posterior de las orejas y sobre el área ocular y la nariz debido a la presión. Esto es, debido a la necesidad de crear un ajuste completo que cubra tanto la nariz como la parte inferior de la barbilla sin que haya espacio entre la mascarilla y el rostro. Así mismo, la mascarilla tanto quirúrgica como las FFP2, que son las más conocidas, deben ajustarse perfectamente con las gomillas detrás de la oreja.

Tips para cuidar la piel utilizando mascarillas

A la hora de retirarnos la mascarilla y el resto de protectores o la ropa conveniente que llevemos puesta, deberemos pasar a la siguiente fase: la correcta higiene. Para lavar el rostro, en este caso, deberemos hacerlo con un gel en cuya fórmula no presente jabones o directamente que esté indicado para pieles intolerantes. Debemos tener en cuenta que tras horas portando una mascarilla que roza la piel, ésta se encuentra completamente sensible y dañada. Todo cuidado es poco.

Si sueles presentar rozaduras con la mascarilla, su utilización se hace más incómoda aún. Pero desde las autoridades sanitarias insisten en el uso de éstas, por lo que llevarlas o no, no pasa por ser una mera elección. Podemos evitar dichas rozaduras humectando la piel correctamente, como por ejemplo con el uso de la vaselina. Vaselina Cusí Lubricante 30g, es una buena opción, ya que suaviza las fisuras y grietas de diversa localización.

Si observamos que la situación pasa a un grado mayor de irritación, inflamación o incluso presentamos eccemas, debemos utilizar cremas de acción antiinflamatoria. Aplícalas preferentemente sobre la piel, previamente limpia y seca, por las noches. Esto durante una semana, siendo constante con su aplicación. Verás cómo mejora bastante la apariencia.

Recuerda siempre lavar el rostro antes y después de utilizar la mascarilla, preferentemente con un jabón espumoso, ya que retirará mejor los aceites del rostro. Un gel ideal por tu textura espumosa y su formulación sin jabón es Sesderma Sespanthenol Crema Espumosa Sin Jabón 300ml. Si deseas maquillarte cuando lleves la mascarilla evita siempre que la zona que vas a tapar, esté maquillada. Así previenes que se obstruyan los poros y se produzcan erupciones cutáneas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here