¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica se trata de una enfermedad inflamatoria y es crónica. Podrás observar la aparición de la misma a través de brotes sobre la piel. Además de sentir un picor característico de la dermatitis y lesiones eccemosas en la piel. A pesar de su visible apariencia, no es una enfermedad que se contagie por el contacto con la misma.

La piel con dermatitis atópica carece de ciertas proteínas que mantienen la barrera protectora de la piel contra el gua, por lo que estas personas, suelen ser más sensibles. Desafortunadamente, la dermatitis es muy común en los bebés y pueden padecerla a partir del segundo mes. Algunos dejan atrás la dermatitis antes de ser adultos.

¿Cómo sé si mi bebé tiene dermatitis?

Debemos sospechar de que nuestro bebé padece de dermatitis atópica, en primer lugar cuando observemos repetidas apariciones de inflamación sobre su piel. Como hemos visto en el apartado anterior, pueden aparecer a partir de su segundo o tercer mes de vida. Ten en cuenta que suelen aparecer durante sus primeros 5 años de vida.

El síntoma más evidente es el picor o prurito. En los bebés más pequeños suelen aparecer lesiones eccematosas sobre su carita, en las manos, en el pliegue de los codos, detrás de las rodillas, en los tobillos o en las muñecas.

La piel de tu bebé con dermatitis atópica es evidentemente seca, dejando como consecuencia granitos similares a los que aparecen cuando tenemos «la piel de gallina», tanto en los brazos como en los muslos. En verano, estos síntomas cobran una mayor importancia, dejando manchas más claras. Sin embargo, siempre que tengas la más leve sospecha debemos acudir al pediatra que realice un diagnóstico clínico.

¿Cómo tratar la dermatitis atópica en un bebé?

Como hemos visto, las pautas y recomendaciones más claras serán dadas siempre por nuestro pediatra. Pero si puedes tener en cuenta algunas consideraciones básicas en el cuidado de una piel con dermatitis. La primera de ellas es que no se debe utilizar jabón en la ducha diaria. Simplemente aplícalo en las zona más propensas a lavar, como son las zonas íntimas, pies o zonas con roce.

LetiAT4 Gel Baño Dermograso 750mlAdemás, puedes optar por un gel sin jabón, que evitará agresiones en la piel. Un ejemplo de este tipo de geles puede ser: LetiAT 4 Gel de Baño. Este gel alivia el picor en la piel de tu bebe y calma la irritación, además de aumentar la sensación de hidratación.

Proporciona una higiene extra-suave y limpia la piel sin resecarla. Este gel está especialmente indicado para pieles atópicas, secas y sensibles. Y es adecuado para bebés, niños y adultos.

Un gel específico, como el que hemos visto adecuado para las pieles atópicas es esencial para su cuidado, ya que ofrece una correcta higiene al mismo tiempo que calma la irritación. Seca suavemente sin frotar manteniendo un cierto grado de humedad. Tras la ducha aplica inmediatamente una crema hidratante. Además, la cantidad de crema que apliques debe ser generosa. Aplícala dos veces al día.

¿Qué crema puedes utilizar? Una como: Mustela Stelatopia Crema Emoliente es ideal. Ha sido elaborada sin perfumes y la puedes utilizar tanto en la cara como en el cuerpo. El 89% de sus ingredientes son de origen natural y se encuentra dermatológicamente probada. Hidrata, relipidiza y alivia la sensación de picores. Además, restaura la barrera cutánea deficiente de las pieles atópicas y refuerza las defensas naturales de la piel.

Suele ser adecuado el uso de productos a base de avena, para ayudar a controlar el picor, pero como siempre, es importante que lo consultes previamente con su dermatólogo. Utiliza en tu bebé una ropita cuyo tejido sea suave y absorbente, como por ejemplo, el algodón.

Es importante, que sus uñas estén cortas para evitar lesiones al rascarse. Evita, además, que se exponga al calor para prevenir la reactivación del eccema. Así mismo, elimina cualquier alérgeno conocido, como el polen, el moho o el humo del tabaco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here