¿Qué es una fisura anal?

Se podría definir como un pequeño desgarro que se produce en el tejido fino y húmedo que recubre el ano. La fisura anal puede aparecer durante la deposición intestinal, cuando evacuamos heces grandes y duras como resultado de un episodio de estreñimiento. También pueden aparecer en el caso contrario, durante episodios de diarrea explosiva acompañada de heces acuosas sueltas.

A pesar de su aparatosidad, las fisuras se pueden curar con tratamientos muy simples, como los medicamentos para las hemorroides, con las que a veces se confunden los pacientes.

Síntomas de la fisura anal

Como norma general, los signos que indican la presencia de una fístula anal serían los siguientes:

  • Dolor muy intenso durante y después de las deposiciones. El dolor puede durar desde varios minutos a varias horas.
  • Sangre roja en las heces, en el papel higiénico o en las paredes del inodoro.
  • Grieta visible en la piel que rodea el ano.
  • Bulto pequeño o tumor benigno en la piel cercana a la fisura anal.

Causas de la fisura anal

Existe mucha desinformación sobre las fisuras anales. Ante cualquier duda, lo recomendable es acudir siempre a tu médico de cabecera o especialista. A continuación te expongo las causas más habituales que provocan esta afección:

  • Evacuación de heces grandes y duras debido al estreñimiento.
  • Heces acuosas sueltas producto de una diarrea explosiva.
  • Diarrea crónica.
  • Sexo anal.
  • Parto.

Tratamientos para la fisura anal

Por norma general, las fisuras anales se suelen curar en unas semanas si hemos tomado medidas para ablandar las heces. Consumir alimentos ricos en fibra, beber mucho líquido y tomar baños de asiento con agua templada durante unos minutos, varias veces al día, son soluciones que ayudan a relajar el esfínter y a favorecer la cicatrización.

Sin embargo, si a pesar de seguir las recomendaciones anteriores las fisuras persisten, es momento de pensar en otro tipo de soluciones:

Cremas anestésicas tópicas a base de lidocaína, como la que contienen las canuletas de Hepro. Resultan muy eficaces para reducir la inflamación y calmar el dolor de la zona afectada.

Inyección de toxina botulínica tipo A (bótox) para paralizar el músculo del esfínter anal y relajar los espasmos. Es una buena alternativa a la cirugía, pero es un tratamiento caro que necesita de 4 meses de sesiones.

Medicamentos para la presión arterial para ayudar a relajar el esfínter anal. Se pueden tomar por vía oral o aplicar de forma externa.

¿Existe algún tratamiento natural?

La mayoría de soluciones naturales para aliviar los síntomas de la fisura anal están orientadas a regular el tránsito intestinal. Sin embargo, existen preparados a base de plantas naturales, como las Arkocápsulas de Rusco, que ejercen una acción antinflamatoria y antiedematosa.

Son en general tratamientos bastante efectivos, pero en ocasiones, las molestias persisten y no hay más remedio que pasar a la solución quirúrgica.

¿En qué consiste la operación de la fisura anal?

Cuando la fisura anal se hace resistente a todos los tratamientos, se vuelve crónica o sus síntomas son insoportables, especialmente el dolor, es muy probable que tu médico recomiende la cirugía.

La técnica más popular recibe el nombre de esfinterotomía lateral interna y consiste en cortar una pequeña sección del músculo del esfínter con el fin de reducir el espasmo y los dolores. Es quizás el mejor remedio para conseguir que la fisura cicatrice definitivamente, pero puede causar incontinencia.

No tratar a tiempo una fisura anal puede traer consigo multitud de complicaciones, y todas muy molestas.

Ante los primeros síntomas, recuerda visitar a tu médico de cabecera o especialista para pedir una opinión. Ellos te indicarán el remedio más adecuado en función de la fase en la que se encuentre la dolencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here