Por muchas precauciones y cuidados que llevemos suele ser imposible lograr un verano sin ser víctima de algún que otro picotazo. Si, además, eres de esas personas por los que los mosquitos sienten más pasión que Romeo Santos por la bachata, evitar las picaduras en ciertos lugares, horas y situaciones es casi una utopía. Hay que aceptar que estos bichitos chupa-sangre son más listos de lo que parece y están siempre al acecho en cualquier parte para arrebatarte un poquito de tu sangre.

El resultado ya lo conoces: un granito que, dependiendo de tu sensibilidad a los picotazos y a la saliva del mosquito puede variar en tamaño, rojez, picor o incluso presentar quemazón. Por lo general la picadura del mosquito tigre es, además, mucho más molesta, intensa, desagradable y duradera. Para echarte una mano y ayudarte a tratar las picaduras te vamos a presentar una serie de productos muy útiles y algunos consejos que resultan bastante efectivos para reducir la hinchazón y el picor.

Productos para tratar las picaduras de mosquito

El problema de las picaduras de mosquito es que suelen presentar comezón. La comezón es ese impulso irrefrenable que sentimos de rascarnos. Lógicamente en los adultos este impulso es más fácil de frenar y puede llegar a controlarse si no se es excesivamente sensible a la picadura. El peligro puede presentarse en el caso de los niños. Hay que tener en cuenta que estos son mucho más sensibles y menos conscientes de las consecuencias que puede tener rascarse excesivamente.

Partimos de una máxima: a un niño si algo le pica se rasca. Aun suponiendo que el pequeño tenga las uñas bien cortadas, puede hacerse alguna herida rascándose y existe posibilidad de que esta se infecte. Además, las picaduras harán más difícil la tarea de conciliar el sueño. Así que la mejor solución para tratar las picaduras es tener a mano alguna emulsión Roll-on como los de After Bite, Fenistil o Chicco que calman el picor, reducen la hinchazón y se pueden aplicar sin ningún temor.

Consejos para tratar las picaduras

Por lo general las picaduras no son un problema grave, de hecho algunas personas ni si quiera llaman la atención de los mosquitos y aseguran no haber sufrido ninguna. En otros casos no aparece ningún tipo de reacción, hinchazón o picor. Estos insectos, además, no aplican ningún tipo de veneno, por lo que no es necesario alarmarse en exceso, es más, lo más común es que tiendan a resolverse por sí solas en horas o días sin precisar de ningún tratamiento o atención específica. Pero bueno, a modo de ayuda os dejamos unos consejos para los casos más alarmantes o molestos:

  1. Lo primero que se debe hacer si vemos que el niño se ha hecho alguna pequeña herida como consecuencia de haberse rascado o si la picadura es muy grande es lavar la zona con agua y jabón y realizar una posterior desinfección.
  2. Si vemos que la hinchazón es bastante voluminosa y está muy enrojecida será conveniente aplicar un poco de frío en la zona para reducirla y frenar la quemazón. Algo de hielo (nunca directo sobre la piel) o un poco de dentífrico puede ser muy útil.
  3. Se puede echar alguna loción de calamina o amoniaco en gel o emulsión para disminuir el prurito local, la irritación de la piel y calmar temporalmente la comezón. No contienen productos químicos peligrosos por lo que se pueden aplicar tranquilamente.
  4. En casos más graves en los que exista algún tipo de alergia a la saliva de estos insectos lo mejor es acudir al médico para que haga un diagnóstico oportuno y recete, si ese necesario, corticoides, analgésicos orales o un pinchazo intravenoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here