Consejos para una correcta higiene íntima

Las infecciones en la zona íntima suelen ser, entre otras razones, consecuencia de una carencia de buenos hábitos en la higiene genital

1
5331
higiene_intima_cuidados_hombre_mujer

Hablar de higiene íntima implica tratar un tema de salud al que no se le presta especial atención o cuidado. Hasta que surge alguna complicación. Tanto en mujeres como hombres, una correcta limpieza de la zona genital es esencial para prevenir infecciones u hongos. Y estos son solo algunos de los problemas más recurrentes.

Por ello, desde DosFarma aglutinamos algunos consejos y pautas esenciales a cumplir para un correcto cuidado de este área.

Pautas para una correcta higiene íntima femenina

La zona genital es especialmente sensible, y por ende, necesita de unos cuidados específicos para mantener una salud adecuada.

  • Prevención de bacterias. El primero de estos cuidados debe partir del puro conocimiento. Debe saberse que, tras defecar u orinar, es esencial limpiar la zona genital desde delante hacia atrás. El motivo: no contaminar la zona vaginal con posibles bacterias, las cuales procederían de las heces. En muchos casos, el uso de papel higiénico suele ser insuficiente, por lo que también se recomienda realizar un lavado.
  • Olor. No es necesario esconder olores que, habitualmente, son naturales. De hecho, disimular dichos olores podría impedir el reconocimiento de otra afección más grave. En el caso de utilizarlos, se optará por desodorantes específicos para la higiene íntima, con el fin de evitar irritaciones y alergias.
  • Lavado vaginal. En este caso, se parte de la base de que se desaconseja realizar varios lavados diarios, una práctica más común de lo habitual por raro que parezca. Esta acción puede ser especialmente dañina para aquellas bacterias que conviven de manera natural en la vagina. Lo que sí se desaconseja por completo para estos lavados es no utilizar esponjas u objetos como guantes de fibras sintéticas, que transmiten con facilidad cualquier tipo de gérmenes.
  • Relaciones sexuales. Siempre ha sido, es y será ese ncial lavar correctamente la zona íntima tanto antes como después de mantener relaciones sexuales, así como cualquier parte del cuerpo que intervenga en un intercambio de fluidos.
  • Algodón para la ropa íntima. Otros tejidos impiden la transpiración y retienen la humedad, lo que favorece la aparición de gérmenes. De tal manera se podrán prevenir infecciones, así como rozaduras por llevar ropa interior ajustada.

Higiene íntima durante la menstruación

En la sociedad actual, entre los estigmas más importantes entre hombres y mujeres surgen grandes incógnitas por parte del sexo masculino en lo relacionado con la menstruación. Y, dentro de este espacio, aparece el apartado de la propia higiene.

Si bien es cierto que no existe una gran diferencia en lo que a higiene íntima se refiere, cada mujer gestiona de manera diferente a la menstruación, al menos en lo que a absorción y retención de fluidos naturales se refiere.

  1. Las recomendaciones básicas parten del uso de la compresa o tampón, que de manera indiferente deberá reemplazarse cada 4-6 horas. En todo caso, la duración de su uso variará en función de la cantidad de sangre que se pierda durante la propia menstruación.
  2. De igual modo, no se recomienda el uso diario del salvaslip, ya que impedirá la adecuada transpiración de la zona genital.
  3. En lo referente al lavado, una ducha diaria, como debe ser habitual, es más que suficiente. Solo deberá aumentarse en casos que impliquen alguna actividad física.

Productos adecuados: higiene íntima sin parabenos

Se concluye, por tanto, que la zona íntima requiere de otros cuidados exclusivos que otras áreas del cuerpo no necesitan. Y lo mismo ocurre en cuanto a los productos que deben utilizarse en su cuidado. Por norma general, los jabones de uso corporal contienen sustancias conservantes, con perfume o colorante, lo que puede provocar eczemas o que la zona se vea recubierta por un molesto enrojecimiento.

Los productos que se apliquen en la zona íntima deben respetar y mantener la flora vaginal en las condiciones idóneas y equilibradas. Debemos tener en cuenta que el producto de limpieza que vaya a utilizarse no contenga jabón, sea suave y posea un pH que no altere el pH ácido vaginal.

¿A qué edad se debe utilizar el gel de higiene íntima?

La zona íntima femenina es muy susceptible ante cambios hormonales y físicos. Por ejemplo, el uso de un jabón inadecuado que altere el pH de la piel puede afectar a la higiene íntima y al equilibrio natural de la zona.

Desde que la mujer inicia su edad fértil con la llegada de su primer ciclo menstrual, conocida como menarquía, la vagina comienza a experimentar cambios en su composición relacionados con la acidez y la alcalinidad de cada fase del ciclo menstrual.

Algunos gestos o procesos cotidianos, como el roce con la ropa interior, la sudoración, la humedad, las relaciones sexuales, algunos medicamentos, el estrés e incluso el jabón para la higiene íntima pueden modificar también el pH de la piel.

Se recomienda utilizar un gel de higiene íntima desde la pubertad hasta la menopausia, para mejorar y mantener la salud en la zona íntima femenina. Mantener un equilibrio óptimo en el área vaginal puede contribuir a la comodidad y estabilidad física y mental de la mujer.

Mitos y realidades sobre higiene íntima

Pese a que la sociedad tiene cada vez un mayor acceso a la información, siguen existiendo ciertos tabúes y dudas en lo que a higiene íntima se refiere. Algunos de los más escuchados son los siguientes:

¿Es necesaria la depilación?

Es uno de los temas más recurrentes. La depilación es una opción personal ni más ni menos higiénica, ya que, de hecho, el pelo ejerce como barrera protectora. Algunos estudios relacionan una depilación completa de la zona vaginal con una mayor probabilidad de sufrir infecciones de transmisión sexual (ITS) como el herpes o el condilomas.

El picor, ¿implica hongos?

No tiene por qué. Muchas veces se trata de sequedad o, incluso, de una posible inflamación. Es fundamental no realizar ningún autodiagnóstico ante la sospecha de una posible candidiasis. Deberá ser un especialista quien lo determine.

¿Es normal que la vagina presente olor?

El pico hormonal sufrido durante la menstruación genera diferentes tipos de flujo, y en las diversas fases del ciclo, este flujo puede variar su olor. Pese a que normalmente es de un olor neutro, durante la ovulación ese flujo tiende a ser más espeso, generando un olor más potente.

¿Es el flujo un síntoma de infección vaginal?

El tipo, color, consistencia y olor del flujo pueden ayudar a detectar la presencia de distintos tipos de infecciones vaginales. Por ejemplo, un flujo blanco grumoso es característico de la candidiasis; un flujo maloliente, conocido habitualmente por su similitud con el pescado, es más de típico de vaginosis bacterianas; y, en el caso del flujo verde/amarillento y espumoso, se achaca a una tricomoniasis.

1 Comentario

  1. […] en todo, hay diferentes niveles de calidad. Piensa en la importancia del cuidado de la higiene vaginal y no dejes qué por unos euros de ahorro, un producto muy barato pueda no hacerte estar […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here