El Camino de Santiago es una experiencia inolvidable que mucha gente se atreve a vivir. Se trata de un camino que une Santiago de Compostela con diferentes puntos como Francia o Portugal. Es un reto muy complicado que desafía los límites físicos y mentales de los peregrinos, ya que no solo entra en juego la resistencia física, también lo hace la mental. De hecho, se suele decir que es un camino de introspección, ya que reflexionas sobre ti mismo en las largas horas de caminata.

Pero dejando a un lado el ámbito espiritual, vamos a dar algunos tips para preparar tu mochila para el camino de Santiago y evitar caer en ciertos errores que pueden hacernos pagar la novatada muy cara. Lo primero es saber cómo lo vas hacer. Mucha gente lo hace en bicicleta, y, en este caso, el equipaje va enganchado a los laterales en unas maletas especiales. También hay quien prefiere que le lleven el equipaje empresas dedicadas a ello, pero nosotros vamos a centrarnos en aquellas personas que deciden hacer el Camino de Santiago andando y cargan su mochila al hombro.

Lo primero que debes pensar es que todo lo que cargues en tu mochila, después caerá sobre tu espalda y, aunque a priori puede parecer que no pesa mucho, cuando lleves un par de etapas notarás el exceso de peso. Por ello, es imprescindible llevar lo justo y hacerte con un buen pack para el Camino de Santiago. Debes tener en cuenta que en algunos albergues hay lavadoras y por 2 o 3 euros puedes lavar tu ropa. Es decir, si vas a andar durante diez días no es necesario llevar 10 camisetas distintas, de hecho, con 5 sería más que suficiente para lavar a mitad del camino. Además debes de llevar una buena mochila que te resulte cómoda y que no sea muy grande, lo ideal es entre 45 o 50 litros.

Sin embargo, en lo que no debemos escatimar es en ropa interior. Además de que debe ser cómoda, tiene que ser adecuada. Los calcetines influyen mucho en el estado de tus pies. Un buen calcetín puede evitar ampollas, heridas y rozaduras. Además, debes ser consciente de la época del año en la que vas a hacer el camino. Aunque tengas unos calcetines muy cómodos que uses durante el invierno, no debes llevarlos al Camino en agosto, ya que si son muy gordos sufrirás una excesiva sudoración y esto te provocará ampollas en los pies.

Otro de los consejos fundamentales es que no estrenes nada. Todo lo que lleves lo debes de haber utilizado con anterioridad sin llegar a desgastarlo. Si compras unos zapatos debes hacerlo con tiempo para poder entrenar con ellos y, de esta manera, ver cómo se comporta tu pie. Es decir, si te rozan por algún sitio, si no transpira lo suficiente, qué calcetín te va mejor con ellos, etc.

A pesar de toda precaución, es muy posible que te salgan ampollas. Los kilómetros hace mella en nuestra piel provocando esa pequeña bolsa llena de líquido que nos puede provocar dolores muy incómodos que nos impidan caminar. Y aquí viene la gran pregunta: Cómo curar las ampollas.  Lo primero que debes saber es que los Compeed pueden salvarnos de más de una pero solo si los usas como es debido. Cuando tenemos una ampolla en un lugar que nos impide andar, como por ejemplo la planta del pie, debemos pincharla con una aguja esterilizada para drenar el exudado. Es importante no cortar la piel muerta, ya que actúa como protección. En el caso de que la herida esté infectada, conviene desinfectarla. Es entonces, cuando la herida esté completamente seca, cuando debes aplicar el Compeed. También se puede aplicar antes de la aparición de la ampolla, en algún sitio en el que sufras rozaduras, a modo de prevención. De todas formas, en el caso de no saber bien cómo tratar la herida siempre puedes acudir al médico.

Otro de los consejos para el Camino de Santiago es llevar un buen botiquín en el que debes incluir lo necesario para curar tus ampollas, así como ibuprofenos, gasas, tiritas, betadine, tijeras y todo lo que tú consideres que puedes necesitar.

Aunque hacer el Camino de Santiago es una experiencia que puede resultar dura, también es realmente enriquecedora. Dice una leyenda que, quien lo hace una vez, repite. Así que te animamos a que pruebes esta aventura teniendo en cuenta los consejos de Dosfarma.com y a que nos cuentes tu experiencia al volver. ¡Buen camino!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here