Necesito ir a un salón de belleza

Las uñas de los pies y de las manos no siempre pasan por su mejor momento precisamente. De hecho, hay ocasiones en las que la frase: “es mejor el silencio que las palabras” se puede extrapolar a unas uñas muy estropeadas. Por lo que optamos por guardar las manos en los bolsillos a fin de que nadie se dé cuenta de la barbarie que llevamos montada en las uñas.

Cada cierto tiempo es posible que las miremos y ellas nos miren a nosotras con cierto aire de desesperación. Es en ese momento cuando pensamos una mejor solución para ellas. Es muy común optar por acudir a un salón de belleza, por varias razones:

– Creemos que no somos capaces de solucionar el problema.

– Nos da pereza perder el tiempo en nosotras mismas porque pensamos que no vamos a saber mejorar el estado de las uñas.

– Va a ser peor el remedio que la enfermedad.

– No tengo los productos necesarios para arreglar las uñas de forma decente.

Manicura y pedicura en casa de forma sencilla

Podríamos continuar la lista de excusas que nos ponemos a diario para no llevar las uñas con un simple aspecto saludable. En muchas ocasiones es preferible llevarlas limpias inmaculadas en lugar de pintadas de cualquier forma. Pero desde aquí te animamos a que te empeñes con todo lo que te gusta. ¿Te gustan con color? Adelante. Vamos a proponerte decirle adiós a los salones de belleza por varias razones, que seguro te convencen más que las excusas de antes:

– Supondrá una compensación económica clara en tu vida.

– Dejarás de escurrir el bulto y podrás conocer y tratar el verdadero estado en el que se encuentran tus uñas. Por ejemplo, si padecemos de hongos en las uñas, no podemos poner capas de gel tapando el problema. Debemos tratarlo en primer lugar, y después pintarla de los colores que queramos.

– Al hacerlo en casa podremos darnos un tratamiento más completo por un precio mucho más bajo. Por ejemplo, los masajes tanto en las manos como en los pies con los que se favorece el flujo sanguíneo.

Tips y consejos para conseguirlo

¿Ya te has decidido? Perfecto. Vamos a ponernos manos a la obras. Verás lo sencillo que es y lo bonitas que quedarán. No te preocupes, aquí te vamos a proporcionar todo lo que vas a necesitar. En primer lugar, vamos a comenzar por preparar los pies y las manos. Si tienes ya restos de un esmalte anterior debes quitarlo con acetona. Nada de rascar con las propias uñas.

Si no llevas esmalte, pasaremos directamente al siguiente paso: te recomendamos un pequeño remoje de las uñas antes de comenzar. Basta con unos minutos. De esta forma conseguiremos que las cutículas se blandeen y podamos dejarlas con una forma más favorecedora y con una sensación visual de mayor longitud de la uña.

Este paso es más sencillo de lo que parece o de cómo nos lo han pintado. Tan solo necesitas una herramienta como Beter Corta cutículas Empuja Piel. Con la pala del extremo deslizaremos la cutícula con la suavidad que requiere la zona y finalmente rasuraremos el pellejito sobrante con la cuchilla que trae incorporada en el  otro extremo. Este producto es de acero inoxidable, pero nosotros te recomendamos que mantengas todos los productos que vayas a utilizar en la uña totalmente desinfectados de un uso para otro. No olvides que estás manipulando directamente la piel.

Pasamos ya a la fase más relajante que puede tener una mujer: limarse las uñas. Disfruta de este momento y moldea la forma de tus uñas como más te guste. Nosotros te aconsejamos que utilices una lima de fibra de vidrio, pues en las últimas investigaciones han resultado las que menos daño pueden producir a la uña de alguna forma. Beter Lima de Uñas Fibra de Vidrio, puede ser tu nuevo mejor compañero de batallas. Para limar las uñas de forma correcta tan solo tenemos que hacerlo siempre en una misma dirección.

Antes de pasar al color, vamos a ser un poco más pacientes y optar por recurrir a una base de la uña como la que te ofrece Mussvital con su Base endurecedora de Uñas. Al utilizar una base previa al esmalte con color, evitaremos que la uña se amarillee y además estaremos alargando el color del pintauñas que vamos a poner encima. Y ¡ahora sí!. Escoge el color que más te guste y empieza con la brocha desde el centro de la uña hasta un extremo y luego al otro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here