Érase una vez un bebé que era incapaz de recibir al sueño. Todas las noches escuchaba las nanas más melódicas. Veía el mundo desde los brazos más fornidos. Y se sumergía en los cuentos más fantásticos. Pero nada conseguía calmarlo, ni sueño reparador que lo conquistara. Y así todas las noches.

Según diferentes estudios, los bebés no tienen ciclos regulares de sueño hasta los 6 meses de edad aproximadamente. Si bien los recién nacidos duermen una media de 16 a 18 horas al día, es posible que solo duerman de 1 a 3 horas seguidas. Es habitual que un bebé se despierte, y te despierte, varias veces durante la noche pero vuelva a dormirse después de algunos minutos. A medida que los bebés crecen necesitan dormir menos, aunque cada bebé tiene necesidades distintas de sueño.

Un sueño reparador nos hace más felices y sanos. Durante la noche se liberan hormonas con efectos beneficios para nuestra salud. Por eso, es de vital importancia que enseñes a tu bebé a dormir bien. No solo para esta primera etapa. Si no para el resto de Su vida. Y no nos engañemos, a ti también te vendrá bien que él duerma para que dejes ya de parecer un zombie.

El sueño es fuente de bienestar.

El sueño es clave para el bienestar de todo individuo. Las distintas fases del sueño proporcionan descanso y nos recargan las pilas para afrontar con energía el día siguiente. Pero aportan muchos más beneficios, que favorecen el normal funcionamiento del organismo.

Cabe destacar, por ejemplo, que durante el sueño se libera más hormona del crecimiento, la cual ayuda al desarrollo de los niños. Asimismo, aumenta la masa muscular y la reparación de células y tejidos en niños y adultos.

El sueño nocturno favorece el descanso del corazón y el sistema vascular. Este espacio de tiempo favorece la creación de más hormonas que ayudan al sistema inmunitario a combatir diversas infecciones. También se liberan más hormonas sexuales, que contribuyen a la pubertad y la fertilidad.

Dormir las horas suficientes evita, por otra parte, la obesidad. Esto es así por el control durante el sueño de la hormona del apetito.

Y por último, pero no menos importante: dormir bien y descansar correctamente nos hace más felices. El cuerpo se relaja durante el sueño, favoreciendo la producción de melanina y serotonina. Estas hormonas mitigan los efectos de las hormonas del estrés y nos hacen más fuertes emocionalmente y felices. Además, dormir mejora las conexiones neuronales, por lo que ayuda a mejorar la memoria.

Hábitos para dormir a tu bebé.

Cae la noche y tú te caes de sueño. Pero el bebé no. Y no sabes cómo dormirlo. Ten en cuenta que conforme pasen los meses todo será más fácil. En sus primeros meses de vida es más complicado porque el bebé está descubriendo el mundo y tiene molestias, como los cólicos. No obstante te damos una serie de prácticos consejos o rutinas del sueño que te pueden ayudar a dormir a tu bebé.

  • Rutina relajante. Antes de que tu bebé este demasiado cansado, comienza una rutina tranquilizante. Es conveniente hacerla en una habitación tranquila y con iluminación tenue. Y se recomienda incluir actividades como un baño, cantar, escuchar música tranquila o leer. Puedes acompañar el baño de un masaje, con una loción relajante como la de Mustela, que protege e hidrata la delicada piel de los bebés.
  • Fijar una hora. La hora de dormir debe ser la misma todas las noches para establecer patrones de sueño saludables. Como es posible que el bebé o el niño tengan miedo a la oscuridad, es recomendable utilizar una lámpara nocturna como Chicco Dreamligth. El tierno osito ilumina suavemente la habitación del bebé. Y apretando la barriguita aporta 10 minutos de música clásica. Para mayor tranquilidad de los padres cuando duermen en habitaciones separadas, también se puede utilizar un vigilabebés.  Philips Avent Dec Babyphone, por ejemplo, tiene un alcance interior de 50 metros y cuenta con un proyector de luz  en forma de estrellas.
  • Ambiente saludable.Los humidificadores son un pequeño dispositivo que ayudan a mantener los niveles de humedad óptimos para el bienestar de una persona. Al mismo tiempo, actúan purificando el aire para proteger a los más pequeños de agentes y microorganismos nocivos para su salud. Este es el caso de Sanitec Humidificador Ultrasónico, que contribuye a mantener una atmósfera adecuada de bienestar en el hogar. Y facilita que el aire se renueve constantemente.
  • Tener paciencia. Los bebés suelen sentirse más seguros si están acompañados. Por eso, no es mala idea dejar que los acompañen muñecos suaves a la cama. Hay que comprobar que los niños están cómodos en sus cunas y/o camas. Y, sobre todo, hay que tener paciencia porque, aunque puede ser un desafío que los más pequeños consigan conciliar el sueño, llegará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here