Picaduras de mosquito: el terror de las noches

Ni el mismísimo hombre del saco nos daba tanto miedo como un zumbido de mosquito en una plácida noche veraniega. Cuando pensabas que todas tus preocupaciones estaban cubiertas por una ligera niebla de ensoñación ahí llegan los mosquitos cada verano para recordarte que nada en esta vida es tan sencillo. Prueba de ello es que no solo tienes que levantar de la cama y matarlos durante media hora, sino que además al día siguiente no vas a dejar de rascarte durante horas hasta dejarte la zona de las picaduras más roja que la sandía que tienes en la orilla de la playa.

Te entendemos, todos hemos sufrido este calvario tan injusto que nos ha dado el verano. Pero, si has sido un desdichado que aún no se ha leído nuestros blogs en los que te contamos como puedes evitar directamente las picaduras de los mosquitos, no te preocupes. Lo más probable es que ahora tengas la piel con ciertas picaduras de mosquito que no te dejan tranquilo. Intentas no rascarte, pero al final desistes y posas tu uña sobre la picaduras sintiendo uno de los mayores placeres.

Pero no toda la dicha es buena. Al levantar el dedo observas con preocupación evidente como área del picotazo está notoriamente roja. Incluso, en determinadas ocasiones es posible que lleguemos a provocarnos heridas serias. No queremos que eso suceda. Por ello, hemos estado buscando la solución definitiva y rápida para que dejes de rascarte de una vez.

La solución al picor: El aceite esencial

Seguro que no es raro imaginar la utilización de un aceite esencial para aliviar las picaduras. Entre la multitud de usos que les podemos dar y la cantidad de beneficios que poseen, también se encuentra la posibilidad de aplicarlos en una picadura con el fin de que dejemos de rascarnos. Existen diferentes tipos de aceites esenciales, uno deben de ser diluidos en agua antes de ser utilizados en la piel y otros no. Un ejemplo de este último grupo son: el aceite de árbol del té y el aceite esencial de lavanda.

Podemos centrarnos en este último algo más. Y es que, el aceite esencial de lavanda, no solo es capaz de calmar las molestias de la picadura de insectos, sino que también puede proteger la piel evitando que nuevos mosquitos vuelvan a picar en la piel. Es decir, este aceite también actúa como repelente. Te recomendamos el Aceite Esencial de Lavanda procedente de la marca Soria Natural de 15ml.

Por parte del aceite esencial del árbol de té, no es la primera vez que hablamos de los beneficios de este. Y es que son tantas las utilidades que podemos darle a la piel con este aceite que no acabaríamos en un blog. En lo que nos concierne respecto al alivio de picaduras, este aceite calma el picor, baja la inflamación y alivia el dolor. Ayuda también a la aceleración de la herida gracias a sus propiedades antisépticas y antibacterianas. Podemos recomendarte el aceite de árbol del té de la mano de Pranarom de 10ml.

¿Cómo se utilizan los aceites esenciales?

Como hemos dicho antes, existen ciertos tipos de aceites esenciales que deben diluirse en agua antes de ser trabajados en la piel. En el caso del aceite esencial del árbol del té y de lavanda no hace falta. Al tratarse de productos completamente naturales, lo podemos aplicar si así lo requerimos, incluso varias veces al día. Tan solo tendremos que coger unas cuantas gotitas y disponerlas sobre las picaduras hasta que notemos que las molestias quedan aliviadas.

Tan solo debemos tener en cuenta la higiene de las manos a la hora de aplicar cualquier aceite esencial. Debes lavar las manos siempre antes de tocar la picadura, con el fin de evitar cualquier infección por suciedad en ellas. En el caso de que notemos que la herida se encuentra más hinchada de lo normal te recomendamos que apliques directamente los dos aceites mencionados. De esta forma la picadura quedará completamente controlada.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here