La cicatriz de aquella vez que nos caímos de la bicicleta, los puntos de aquella operación o aquel grano horrible que tuvimos. Son solo algunas de todas las cicatrices que pueden aparecer en nuestro cuerpo y que incluso pueden llegar a acompañarnos toda la vida. Pero si has llegado hasta aquí es porque estas deseando ponerles fin. Sigue leyendo y descubre las claves para cuidar una cicatriz.

¿Qué es una cicatriz?

Las cicatrices son alteraciones permanentes de la piel debido a algún daño producido. Están asociadas al proceso natural de reparación de la zona afectada, por el que se reemplaza la piel.

Son muchos los motivos que pueden desencadenar en una cicatriz: accidentes, quemaduras, enfermedades, y un largo etcétera. Y además pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Generalmente, las cicatrices localizadas en las zonas más visibles del cuerpo (como piernas o espalda) suelen ser las más comunes. Pueden ser abultadas, planas o enrojecidas, así como dolorosas o sensibles. Los cuidados de una herida durante la etapa de regeneración serán decisivos en el aspecto final de las cicatrices, por ello vamos a descubrir cuales son las claves para cuidar una cicatriz.

¿Cómo se forman las cicatrices?

Antes de descubrir las claves para cuidar una cicatriz, debemos conocer como se forman.

El proceso de cicatrización es muy complejo y se compone de una serie de fases:

  • La primera es conocida como fase de coagulación. Es la fase en la que las plaquetas y los hematíes llegan a la zona afectada para detener la hemorragia, y suele durar unos pocos minutos.
  • Después continua con la fase inflamatoria. En ella se elimina el tejido muerto y se destruyen los microorganismos. Esto suele durar entre 2 y 4 días.
  • Continua con la fase proliferativa. Es el momento en el que nuestro cuerpo comienza a producir colágeno para regenerar las fibras que forman los tejidos e ir rellenando la herida. Esta fase dura entre 2 y 3 semanas.
  • Por último, está la fase de maduración. Aquí disminuye el enrojecimiento, el colágeno se reabsorbe y se mantienen las fibras que han quedado a ras de la piel. Al volverse estas fibras más densas es normal que no se recuperen del todo las características de la piel, como el vello.

¿Cuáles son las claves para cuidar una cicatriz?

Está demostrado que extremar los cuidados durante las primeras semanas mejora considerablemente el proceso de cicatrización. Debes lavar la herida, desinfectarla y aumentar la higiene para evitar posibles infecciones. Tampoco expongas la herida al sol y, si no te queda más remedio, intenta cubrirla lo máximo posible.

Hay que comenzar a cuidar la cicatriz desde el momento en el que la herida esté cerrada. Tenemos muchas opciones para ti:

  • Avène Cicalfate+ Gel Cicatrices. Se trata de un tratamiento especialmente indicado para reparar, purificar y calmar las pieles fragilizadas. Su fórmula contiene sucralfato, un activo original que favorece la reparación de la epidermis. Además, la combinación de sulfato de cobre y sulfato de zinc reduce el riesgo de proliferación bacteriana.
  • Rilastil Aloelaude Gel Aloe Vera Puro. Es un protector solar en forma de gel para combatir las radiaciones durante la exposición solar, a la vez que hidrata, regenera y ofrece una sensación calmante a la piel.
  • Martiderm Cicra Vass. Es un reparador cicatrizante, repitelizante y revitalizante de la piel cuya fórmula está enriquecida con ingredientes que permiten restablecer la estructura y el buen aspecto de la piel.
  • Bepanthol Pomada Protectora Regeneradora. Formulada con dexpantenol y alto contenido lipídico, hace que la piel quede protegida frente a agentes que puedan irritarla y además ofrece una hidratación duradera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here