La otitis es la inflamación del oído originada en la mayoría de los casos por una infección. Se trata de una de las enfermedades más comunes en la infancia, sobre todo en menores de 3 años. Pero conviene distinguir entre dos tipos: otitis externa y otitis media. Cada una de estas infecciones presenta orígenes, causas y síntomas diferentes, pero ambas son igual de dolorosas para los pequeños.

Afortunadamente, y pese a que los bebés y niños no pueden o saben manifestar el motivo de sus lágrimas y molestias, la otitis presenta síntomas fácilmente reconocibles por sus progenitores.

¿En qué consiste la otitis externa?

La infección se localiza en la piel que recubre el conducto auditivo externo. Los gérmenes vienen del exterior, fundamentalmente de las piscinas. De ahí que a esta clase de otitis también se la conozca como otitis del nadador. En consecuencia, se trata de otitis propias del verano. Por lo general, se manifiestan con mucho dolor, sobre todo al presionar delante del oído. Aunque los más pequeños pueden llegar a quejarse con solo tocarles la oreja. Otro de sus signos es la fiebre.

Una vez descartado por el pediatra que este dolor no es consecuencia de otro problema de salud, medicamentos como el paracetamol o ibuprofeno contribuyen a aliviar estos síntomas tan molestos.

El tratamiento más frecuente, en este caso, suelen ser las gotas óticas, o lo que es lo mismo antibióticos en ese formato. Además, se desaconseja el baño en la piscina.

  • Para una correcta higiene de los oídos, es conveniente utilizar suero fisiológico. Una opción realmente eficaz es Pharmexmer Suero Fisiológico Monodosis 30×5 ml.
  • La puericultura avanza constantemente, a fin de responder a las necesidades de los más pequeños, que no dejan de ser los consumidores más exigentes. Tanto es así, que en la actualidad es posible encontrar productos específicos capaces de prevenir la otitis. Uno de ellos es Dr. Brown’s Biberón Estándar Options. Gracias a su innovadora tecnología permite reducir los cólicos del lactante y ola otitis.

¿Por qué es tan frecuente la otitis media?

Este tipo de infección afecta al oído medio, ubicado en la parte posterior del tímpano.

Cuando un menor desarrolla otitis media su oído medio se llena de pus. Este líquido ejerce presión sobre el tímpano, lo que puede ser muy doloroso para los pequeños.

La otitis media es propia del invierno, dado que es una complicación frecuente de los catarros y mocos. Por lo general, las bacterias vienen del interior de la boca o de la nariz. El procedimiento más habitual es que el moco se acumula en la Trompa de Eustaquio.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor de oído, especialmente al acostarse.
  • Tirones de una oreja.
  • Trastornos del sueño.
  • Llanto más habitual de lo normal.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Los niños muestran dificultad para oír o responder a los sonidos.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de apetito.

En este caso, el tratamiento suele ser con antibióticos orales.

¿Cómo prevenir la otitis en menores?

  • Evitar los ambientes de tabaquismo. El humo del tabaco condiciona todos los procesos inflamatorios del aparato respiratorio.
  • Alimentación equilibrada y variada. Una vez más, la dieta juega un papel de vital importancia en el mantenimiento de la salud. Se aconseja prolongar la lactancia materna todo el tiempo que sea posible. Esto se debe a que se asocia este tipo de alimentación con menos episodios de otitis media.
  • Los pediatras recomiendan también retirar el chupete en los niños de más edad, ya que el movimiento de succión genera presión sobre el oído.
  • Extremar la higiene en los oídos. Tras cada baño es conveniente secar adecuadamente la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here