Cada año, el 29 de octubre se celebra el Día Mundial de la Psoriasis, promovido por la Organización Mundial de la Salud. Con este día, la OMS pretende que se aumente la concienciación sobre esta enfermedad. Además, insta a combatir la estigmatización de los enfermos de psoriasis.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel que provoca enrojecimiento, descamación y dolor. Estos síntomas, en especial la descamación, pueden suponer un condicionante para las personas que sufren la psoriasis. Aparecen pequeñas escamas, parecidas a la caspa, en el cuero cabelludo y en la piel. El perjuicio estético y psicológico es una de las mayores preocupaciones y causas por las que se investiga esta enfermedad.

Día Mundial de la Psoriasis

Una de las causas por las que se decidió comenzar a celebrar el Día Mundial de la Psoriasis, es la concienciación. Esta enfermedad afecta al 2% de la población y cada día, les hace enfrentarse a ella y a convivir con el deterioro estético que supone. La estigmatización a la que se someten es alta ya que se trata de una enfermedad que llama la atención.  Por eso, cada año se despliegan medidas por todo el mundo para la concienciación sobre esta situación.

También se solicita en este día mundial que se haga eco de la necesidad de investigación y comunicación. Esta enfermedad, a pesar de llevar tiempo diagnosticada, suele ser desconocida entre la población. No se conocen sus repercusiones, sus causas, sus síntomas y sus tratamientos. Incluso los enfermos de psoriasis, a menudo, no conocen su situación y no actúan en consecuencia.

Qué es la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Se suele producir, sobre todo, en zonas en las que la piel se encuentra cerca del hueso. Por ejemplo, rodillas, cuero cabelludo o codos. Su gravedad va desde pequeñas descamaciones en forma de placas de color blanquecino a verdaderas lesiones.

Esta enfermedad no es  contagiosa, y se desarrolla sobre todo entre los 15 y los 35. La descamación que provoca se puede confundir con la caspa, aunque tiene otros síntomas que ayudan a identificarla. Entre ellos, destaca el dolor articular, las lesiones genitales en los hombres y deterioro del aspecto de las uñas.

Las causas que provocan la psoriasis son todavía casi desconocidas. Se sabe que es una enfermedad de origen genético y que es hereditaria. También hay factores externos que pueden provocar el desarrollo de la enfermedad, como el consumo de alcohol e infecciones. Además, esta enfermedad crónica se manifiesta en brotes, que también se pueden deber a motivos diversos. Entre ellos encontramos el estrés o el uso de algunos cosméticos.

Tipos de psoriasis

Existen diferentes manifestaciones de esta enfermedad, y también diferentes tipos de gravedad. La psoriasis en placas es la más común, y se presenta con placas de color blanco formadas por células muertas. Esto produce picor y dolor en la piel. La psoriasis gotular provoca pequeñas gotas de color rojo, sobre todo en el tronco, las extremidades y el cuero cabelludo.

Por otra parte, existe la psoriasis inversa. Se manifiesta sobre todo en las axilas y debajo de las mamas. La piel de esta zona no se escama, sino que se inflama y se enrojece. Con la psoriasis eritrodérmica también se inflama y enrojece la piel. En este caso, suele afectar a la mayor parte del cuerpo y el enrojecimiento es acusado.

Otra manifestación de la psoriasis es la pustular. Este tipo puede ser localizado o generalizado. En esta ocasión, el enrojecimiento de la piel lleva a la aparición de pústulas. Cuando es localizada, la enfermedad se suele manifestar en las manos y los pies. El último tipo es la acropustulosis. Esto puede provocar incapacitación porque las lesiones aparecen en la punta de los dedos, afectando también a las uñas.

Tratamiento de la psoriasis

El tratamiento de esta enfermedad tiene varia por la enorme cantidad de tipos que existen. A día de hoy, no existe cura. Los tratamientos se enfocan a mantener controlada la psoriasis y disminuir la gravedad de los síntomas.

La mayor parte de estos tratamientos son de uso tópico, para calmar la piel y evitar la aparición de brotes. Los medicamentos que se usan son esteroides, alquitranes, calcipotriol, retinoides, antralina, y ácido salicílico. La finalidad de estos medicamentos tópicos suele ser calmar la piel, regenerarla y evitar la acumulación de las células muertas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here