Importancia de la limpieza facial diaria

Estos cuatro productos en los que nos vamos a centrar en el artículo de hoy están directamente relacionados con el hecho de maquillarnos. Al poco de tiempo de experimentar con el maquillaje empezamos a comprender que esta acción no va sola, sino que tras ellas debe venir de forma imprescindible la limpieza del mismo, es decir, es de obligado cumplimiento desmaquillarnos antes de acostarnos.

De no hacerlo como es debido correrás el casi seguro riesgo de sufrir la aparición inminente de granos, el envejecimiento prematuro de la piel, la pérdida de luminosidad y vitalidad, viéndose un rostro mucho más cansado y sin energía ninguna, básicamente sin vida. Conseguida esta pequeña dedicación a nosotros mismos, que nos durará tan solo 5 minutos, podríamos centrarnos algo más y separar la limpieza del rostro en varias secciones, es decir, la limpieza de los ojos requiere unos cuidados más delicados, ya que como bien supondrás esta piel es mucho más sensible.

¿Qué producto es mejor para mí?

Tónicos, gel, leche facial o la que se ha puesto más de moda ahora: agua micelar, todas cumplen una función similar, desmaquillar. Bien, comenzaremos con el primero de estos, El tónico. Esta solución se trata más bien de un complemento que debemos introducir en nuestra rutina facial. Su aplicación debe darse tras haber limpiado previamente el rostro. La elección del tónico dependerá de las necesidades de nuestra piel. Por ejemplo, te recomendamos este tónico de la marca líder en el cuidado de la piel: Vichy, se trata de Pureté Thermale Tónico Perfeccionador de 200 ml. Nos aportará una agradable sensación de frescor como no logra otro cosmético. Si tienes una piel que tiende a ser sensible, no te preocupes, ya que este tónico resulta ideal para ti.

Gel limpiador facial

Ahora sí, sigamos con la limpieza facial. Tenemos nuestro gel en las manos, ¿cómo lo utilizamos? Bien, para aplicar el gel nos basta con hacerlo con las manos y un suave masaje hasta haber trabajado lo suficiente el rostro. Es importante que previamente hayas humedecido la piel, finalmente retiraremos todo el resultado con abundante agua. Al trabajar el gel podemos hacer hincapié en las zonas más propensas a engrasarse o a tener puntos negros, como es la famosa zona T, es decir, la nariz, la frente y el mentón.

Tras haber retirado el gel con agua, secaremos el rostro con una toalla con pequeños toques, nunca arrastres la toalla en la piel, ya que corres el riesgo de irritarla. Como gel limpiador del rostro te recomendamos especialmente Vichy Nromaderm Phytosolution de 400ml, ideal para las pieles sensibles sobre todo si posees poros obstruidos. En su composición encontramos Ácido Salicílico Totarol, cuya acción principal nos dejará una sensación de pureza absoluta en el rostro.

Leche facial limpiadora

La leche facial es otro clásico en la limpieza del rostro, ésta a diferencia del gel se aplica normalmente con unos discos de algodón  y en función de la marca que escojamos deberemos o no humedecer el rostro antes de aplicar la leche limpiadora. El método de aplicación que debes seguir quizás es algo diferentes al que realizas habitualmente.

El producto se aplica directamente en los dedos y de los dedos al rostro hasta haberlo cubierto por completo, tras esto realizaremos un suave masaje facial con los deditos durante unos segundos. Ahora sí, cogemos unos discos de algodón y comenzaremos a retirar el producto. Es importante que el algodón que utilicemos se encuentre ligeramente humedecido y completamente limpio, ¡No vale reutilizar! ¿Qué leche facial te recomendamos? Pureté Thermale Leche Desmaquillante Pieles Sensibles contiene 200 ml con los que podremos limpiar, hidratar y calmar nuestra piel en un solo gesto. Esta leche cuenta con la ventaja de haber sido testada dermatológica y oftalmológicamente.

Agua micelar: nuestro gran aliado

Para nuestro último pequeño limpiador también vamos a necesitar la colaboración de algodón. Hablamos del agua micelar. Es cierto que hace 5 años, este gran y revolucionario limpiador no sabíamos prácticamente de su existencia. Pero su descubrimiento y puesta prueba ha sido todo un éxito, sobre todo por sus usuarias que nos indican que vence toda la pereza de la limpieza diaria del rostro. Quizás por ello, ha ganado tantos adeptos, vemos su correcta utilización.

El agua micelar en sí, es ideal para las pieles sensibles ya que no agrede la piel, pues no lleva parabenos, alcoholes y posee una gran tolerancia dérmica. No contiene bases oleicas, por lo que si tu piel tienden a ser acneica se trata del producto perfecto para ti, dejándola completamente libre de impurezas. Para su aplicación, simplemente empaparemos un disco de algodón y realizaremos con él movimientos circulares, siempre suavemente. Como recomendación especial para conseguir un agua micelar todoterreno te aconsejamos Vichy Pureté Thermale Solución Micelar 3en1.

Todos los desmaquillantes que hemos mencionado en este artículo, sirven, y muchos de los que utilicemos pueden ser específicos para nuestro tipo de piel y adaptarse a nuestras necesidades o preferencia mejor que otros. Como recomendación final debemos comunicarte que te maquilles o no, es imprescindible que limpies tu rostro diariamente, sin falta. Más pronto que tarde verás los resultados y te aseguramos que no te vas a arrepentir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here