El Consejo General de Dentistas insiste en nota de prensa que “no hay ninguna evidencia científica que demuestre la relación entre el uso de la mascarilla con la aparición de patologías orales como mal aliento, sensación de boca seca, manchas en los dientes y caries”.

Sin embargo, sí que se están observando algunos cambios en los hábitos de higiene oral que podrían tener consecuencias en la salud bucodental.

¡Es momento de reforzar la higiene bucodental en tiempos de COVID-19!

La mascarilla es un sistema individual imprescindible para protegernos frente a la COVID-19 y pasamos mucho tiempo con ella, viéndose en algunos casos afectada la piel alrededor de la boca, la zona que se mantiene cubierta, y también puede repercutir en la salud de la boca.

Los problemas bucales tendrían más que ver con cierta relajación de la higiene y con el reconocimiento de problemas ya existentes, que al llevar la mascarilla se manifiestan con más fuerza. “Aunque llevemos mascarilla no podemos descuidar nuestra salud oral, ya que es uno de los pilares de nuestra salud general y, por tanto, de nuestro bienestar”, recuerdan desde el Consejo General de Dentistas.  

¿Qué problemas pueden provocar las mascarillas?

El uso de las mascarillas compromete el flujo normal de oxígeno en el área de boca y nariz. En la boca se alojan diferentes tipos de bacterias, que se pueden activar cuando el nivel de oxígeno disminuye por el uso prolongado de la mascarilla.

Las bacterias al descomponer los restos de alimentos alojados en los dientes tienden a provocar mal aliento, manchas en dientes y caries.

Prioridad: reforzar la higiene bucodental

Una higiene bucodental insuficiente incrementa el riesgo de sufrir enfermedades sistémicas. Éstas pueden originar complicaciones cardiacas, pulmonares, problemas en el embarazo o incluso, empeoramiento de la diabetes.

La mucosa oral es una de las principales vías de entrada del coronavirus. Por todo ello, es de vital importancia cuidar la salud bucodental adoptando una sencilla rutina.

 

  • Cepillar los dientes durante dos minutos. El cepillado se debe realizar de dos a tres veces al día, preferentemente después de cada comida principal, y especialmente antes de ir a dormir. El Consejo General de Dentistas señala la importancia de prestar atención a la higiene interdental. La lengua también debe cepillarse de atrás hacia adelante.

 

Por lo general, se recomienda utilizar dentífricos fluorados para el tratamiento y prevención de las caries. Aunque la elección de la pasta dental dependerá de los problemas concretos de cada individuo, dado que existen fórmulas específicas para el tratamiento de la sensibilidad o la falta de salivación.

 

Como último paso, los colutorios o enjuagues bucales proporcionan un aliento fresco y duradero, ayudando a eliminar el mal olor y a eliminar las bacterias que pueden quedar en la cavidad bucal después del cepillado, así como el uso del hilo dental.

 

Es conveniente recordar que hay que cambiar el cepillo de dientes cada 2-3 meses. En dosfarma.com podrás encontrar todos los tratamientos para la higiene bucodental más completa y eficaz, con fórmulas específicas para cada necesidad en la categoría “Higiene Bucal”:

  • Accesorios
  • Aftas-Herpes
  • Cepillos
  • Colutorio
  • Pasta de dientes
  • Fijación-Prótesis
  • Halitosis
  • Irrigadores
  • Ortodoncia
  • Seda Dental
  • Gel Bioadhesivo

Además, en la web también puede encontrarse una completa gama de productos anticaries para así evitar que el uso de la mascarilla implique la aparición de este tipo de problema bucal.

Estilo de vida saludable para nuestra boca

Para fomentar la salud bucodental, así como el bienestar general del organismo, es conveniente mantener una dieta sana y equilibrada. Se recomienda evitar las bebidas carbonatadas y el azúcar, y limitar al máximo el consumo de tabaco y alcohol. Por el contrario, hay que beber de 1,5 a 2 litros de agua.

 

  • Visitas periódicas al dentista. Realizar visitas al dentista una vez al año, como mínimo. En el caso de notar alguna anomalía, se aconseja acudir lo antes posible. Por ello, es importante realizar autoexploraciones periódicas para detectar bultos, manchas o llagas.

 

  • Sustituir la mascarilla con frecuencia. La descomposición de la mascarilla, por uso indebido o mal estado, también puede generar sensación de mal aliento. Cada mascarilla tiene su tiempo de uso recomendado para garantizar la protección. No obstante, si ésta se encuentra en mal estado o defectuosa, se debe sustituir inmediatamente. En dosfarma.com también dispones de un amplio catálogo de mascarillas de protección respiratoria para que puedas elegir en función de tus necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here