¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se trata de un trastorno generado por la glándula, conocida como tiroides. Cuando esta glándula presenta una actividad deficiente se da lo que conocemos como tiroides. Esta complicación puede, de hecho, darse durante el embarazo, lo que convierte la situación en otra mucho más peligrosa tanto para la madre como para el hijo.

Una de las facetas más destacas del hipotiroidismo en el embarazo es que realmente pueden llegar a confundirse los síntomas de los mismos, debido a sus similitudes. Como por ejemplo, la sensación de fatiga, un aumento de peso o pasar a tener un periodo menstrual de tipo irregular. El hipotiroidismo también se ha visto fuertemente relacionado con las mujeres embarazadas debido a la edad en la que ahora deciden quedarse en estado.

Esto es debido a que el riesgo de padecer hipotiroidismo aumenta con el paso de los años en las mujeres, lo que coincide con la edad en la que se tienen los hijos en el siglo en el que convivimos hoy en día. Como hemos visto, los síntomas pueden ser fácilmente confundidos y más aún si éstos son leves, produciendo un menor número de hormonas tiroides que nos hagan sospechar de la afección.

Algunos de los síntomas del hipotiroidismo es la fatiga, una mayor sensibilidad e intolerancia al frío y la conversión de la voz hacia un tono más rudo y ronco, así como también una comunicación en el lenguaje notoriamente más lenta. En cuanto a las expresiones faciales, podemos notar los párpados caídos, así como una inflamación en el rostro en general. También podemos sentir un aumento de peso y un cambio tanto en la piel viéndose más seca, como en el cabello.

¿Cómo afecta el hipotiroidismo en el embarazo?

Como todo lo que recibe el bebé a lo largo del embarazo viene proporcionado directamente de la madre. Esto quiere decir que durante los primeros meses de embarazo, el feo dependerá de su mamá a la hora de recibir las hormonas tiroideas. Son precisamente estas hormonas tiroideas las que desempeñan un papel fundamental a lo largo del desarrollo del cerebro y crecimiento del feto.

Debido a este factor relacionado con las hormonas tiroideas, si se produce una deficiencia en éstas, afectará directamente al feto. Es por ello que la detección del hipotiroidismo es imprescindible para tratarlo, en el caso de que detectemos los síntomas o sospechemos que pueda tratarse efectivamente de hipotiroidismo. Todo ello, siempre de la mano de nuestro especialista médico, que nos aconsejará el mejor camino a seguir.

¿Cómo se trata el hipotiroidismo en el embarazo?

Cuando se diagnostica el hipotiroidismo en el embarazo son muchas las dudas que acogen a la madre y es completamente normal. Las más comunes suelen estar relacionadas con la mejor forma de tratarlo. Esta, como comentábamos en el anterior apartado viene estrechamente determinada por las pautas que nos marque nuestro especialista médico. Entre las más destacas en el campo médico encontramos la terapia caracterizada por el reemplazo de la hormona tiroidea para tratar directamente a la madre. Este tratamiento es completamente seguro e importante para la salud de la madre y del hijo. Además, también serán esenciales los análisis al bebé cuando nazca, para observar los niveles de la hormona tiroidea.

Otra de las cuestiones que más preocupan a las mamis embarazadas con hipotiroidismo está relacionada con la alimentación que deben seguir a lo largo de la gestación. Lo cierto es que existen ciertos alimentos que no deberemos comer, ya que podrían provocar problemas en la glándula tiroides. Estos son la col lobarda, el brócoli, la soja, el repollo, las zanahorias y frutos secos como las nueces o los cacahuetes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here