Evita estos errores al guardar la mascarilla

En estos nuevos momentos, la mascarilla se ha convertido en un artículo indispensable en la vida cotidiana de todos. Es necesario que la lleves contigo siempre, pero seguramente cuando vas a comer o necesitas prescindir de ella por unos minutos, no sabes cómo guardarla correctamente.

A continuación te dejamos el listado de los errores más comunes que se cometen a la hora de guardar las mascarillas.

Llevar tu mascarilla al cuello

Pareciera ser la forma más cómoda de “guardarla” en esos momentos en los que puedes dejar de usarla. Pero es un grave error, si hay algún potencial patógeno adherido a las paredes externas de tu mascarilla, podría trasladarse hasta la ropa o manos y contagiarte.

Tapar la barbilla y dejar nariz y boca expuestas

La mascarilla actúa como un filtro para evitar que bacterias, virus y microorganismos entren en tu cuerpo. Como todos los filtros, estas partículas quedan adheridas a la parte externa. Si colocas la mascarilla bajo tu boca, corres un gran riesgo de que entren a tu organismo.

Colocar la mascarilla en la frente o cabeza

Recuerda que tu mascarilla puede estar infectada y estos agentes contaminantes podrían llegar fácilmente hasta tus ojos, nariz y boca cuando colocas la mascarilla en el área superior de tu cuerpo.

Tocar la parte externa de la mascarilla

Cuando llegue el momento de retirar tu mascarilla evita tocar su parte externa. Tira por sus laterales y lava o desinfecta tus manos inmediatamente después de tocarla. ¡Debes tener el mismo cuidado cuando la vayas a usar nuevamente!

Guardar tu mascarilla en una bolsa plástica

El plástico, combinado con el calor, genera humedad, lo que crea un ambiente perfecto para que las bacterias y los microorganismos se multipliquen rápidamente. La forma más recomendable es que siempre tengas a mano un porta mascarillas que te ayude a mantenerla a salvo.

Porta Mascarilla Higiénica
Caja de una sola pieza fabricada en polipropileno 100% reciclable.

Lo más recomendable para mantener tu mascarilla a salvo de agentes contaminantes, o que puedas infectar otras superficies tras el contacto con tu tapabocas, es que lleves contigo siempre un porta mascarillas. Del tamaño, la forma y el material que prefieras. ¡Que el porta mascarillas sea un artículo indispensable para ti en esta nueva realidad!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here