La pérdida de memoria también puede afectar a los adolescentes y a los adultos jóvenes. La principal causa de estos olvidos puntuales o lapsus de memoria es el ajetreado ritmo de vida. Cuando la pérdida de memoria es recurrente y va acompañada de otros síntomas es necesario acudir al médico.

La pérdida de memoria, amnesia, síndrome amnésico o falta de memoria hace referencia a:

  • La incapacidad para recordar hechos o acontecimientos recientes.
  • Rememorar recuerdos pasados o ambas situaciones.
  • Puede ser a corto plazo (transitoria) o permanente.
  • En algunos casos, puede empeorar a medida que pasa el tiempo.

Olvidar ciertas cosas o tardar más en acordarse de otras es parte del proceso normal de envejecimiento, pero éste no lleva a una pérdida radical de la memoria salvo que existan enfermedades implicadas.

Las personas de avanzada edad no son las únicas afectadas, ya que la pérdida de memoria también afecta a los adolescentes y adultos jóvenes. Se ha observado que cada vez más gente joven sufre un trastorno conocido como “discapacidad cognitiva subjetiva” o “síndrome de la vida ocupada”.

Causas

Vas al supermercado a hacer la compra y al regresar a casa te das cuenta de que no has comprado lo importante. Coges el teléfono para llamar a alguien y cuando te dispones a marcar no consigues recordar a quién. El día que más prisa tienes olvidas las llaves en algún rincón y has de pasar un buen rato buscándolas. ¿Te sientes identificado?

Si te pasa de vez en cuando es probable que te preguntes qué ocurre, porque no eres tan mayor para tener esos olvidos. Quizá los problemas de memoria y atención sean solo una consecuencia del estilo de vida tan frenético que llevamos. Esto es, largas jornadas de trabajo, preocupaciones y bombardeo de información constante a través del móvil, la televisión, el ordenador…

Tener mil cosas en la cabeza, sumado a la falta de descanso, puede traducirse en una menor capacidad de atención y efectos negativos sobre la memoria.

Otras causas de pérdida de memoria abarcan:

  • Consumo de alcohol, uso de drogas, infecciones cerebrales (enfermedad de Lyme, sífilis, VIH/SIDA).
  • Abuso de barbitúricos o benzodiacepinas y falta de vitaminas del grupo B (B1 y B12).
  • También puede ser un síntoma de problemas de salud mental como la depresión, la esquizofrenia o el trastorno bipolar.
  • Así mismo, el origen de la pérdida de memoria podría estar en enfermedades neurodegenerativas, entre ellas el párkinson y la esclerosis múltiple.

Tratamiento

El tratamiento siempre se establecerá en función de cuál es la causa de la pérdida de memoria. Cuando la mala memoria es temporal y está ocasionada por problemas emocionales, la recomendación es buscar ayuda psicológica y contar con el apoyo familiar.

Te ofrecemos algunos consejos generales para reducir esos olvidos que no revisten gravedad, que no afectan al desempeño laboral ni a las relaciones interpersonales, ni van acompañados de otros síntomas. Estos serían:

  • Seguir las reglas básicas de higiene del sueño.
  • Planificar y apuntar las tareas a realizar y gestionar mejor el tiempo para llevarlas a cabo.
  • Comer bien, hacer ejercicio físico y buscar un momento para la diversión y la relajación, dejando al margen los problemas y las preocupaciones.

En dosfarma.com puedes encontrar una ayuda extra para reforzar la memoria en forma de complementos alimenticios. Entre estos suplementos figuran:

  • De Memory Peques 60 Gominolas. Indicadas para niños mayores de 4 años contienen jalea real, vitaminas y minerales, por lo que contribuyen al rendimiento intelectual y disminuyen el cansancio y la fatiga.
  • De Memory Studio 30 cápsulas. Su fórmula con jalea real, fósforo, fosfatidilcolina, fosfatidilserina, taurina, vitaminas y minerales ayudan al rendimiento intelectual normal. Gracias a su contenido en zinc contribuye a la función cognitiva normal.
  • Sandoz Bienestar Memoria 30 Cápsulas. Este complemento alimenticio contiene vitaminas y minerales, así como ginkgo para mejorar las funciones cognitivas y la memoria.
  • Leotron Vitalidad Mente 50 Comprimidos. Activa la energía mental mejorando la concentración y la capacidad de memoria. También sirve para superar el cansancio y la sensación de fatiga.

¿Mala memoria o alzhéimer?

No hay que confundir los despistes puntuales o los olvidos momentáneos con el alzhéimer. Esta enfermedad se caracteriza por unas alteraciones de conducta y un deterioro cognitivo muy marcados. Aunque por lo general se presenta en mayores de 65 años, también hay casos de personas de más corta edad que padecen alzhéimer.

Cambios en el humor o la personalidad, dificultades para seguir o participar en una conversación, confusión, desorientación, tendencia al aislamiento, pérdida de memoria que dificulta la vida cotidiana y problemas para desempeñar las tareas habituales (llegar a un lugar conocido, recordar las reglas de un juego…) son algunas de las señales de advertencia de la enfermedad de Alzhéimer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here