Desde que somos adolescentes empiezan a abarrotarnos la cabeza con la idea de que debemos utilizar una crema hidratante para comenzar a cuidarnos la piel. El concepto en sí está bien y es justamente lo ideal. Nunca está demás cuidar la piel y sobretodo comenzar una rutina con la que dedicarnos algo de tiempo. Pero, en la mayoría de casos cualquier crema hidratante nos sirve y creamos una rutina de años y años utilizando una crema que no es adecuada a nuestro tipo de piel.

Diferencias entre la crema hidratante y la nutritiva

Más adelante veremos la composición esencial de cada una de ellas. Ahora comenzaremos por explicarte el modo de aplicación de ambas. En primer lugar, empezaremos por la hidratante. Como su propio nombre nos indica desde un principio, esta crema se centra en hidratar la piel. Esta crema hidratante se debe aplicar por las mañanas, todos los días. Este tipo de crema nos protegerá del sol, del viento y tienen protección solar también de los rayos solares. Es decir, cuidará la piel frente a los factores externos que tanto la dañan.

La conclusión que sacaremos de esta acción protectora de los factores ambientales es que se debe aplicar de forma bien uniforme y homogénea antes de salir de casa. El grado de hidratación que posea la crema y deberás escoger dependerá fundamentalmente de la sequedad y daños que presente tu piel.

Por el contrario, en el caso de las cremas nutritivas, éstas se tienen que aplicar por las noche. Como su propio nos indica se centran en proporcionar a la piel los nutrientes que le son necesarios para mantenerse con un buen aspecto. Al aplicarla convenientemente por la noche estaremos contribuyendo a que la piel se regenere. Queda completamente renovada para el día siguiente. ¿Qué sucederá si lo aplicamos correctamente todas noches?. Algo tan maravilloso como la prevención de las marcas de envejecimiento.

¿Qué crema debo utilizar?

Las cremas hidratantes aportarán fundamentalmente agua.  Humectándola para evitar la sequedad y los daños provocados por los factores ambientales. Este tipo de cremas resultan ser la opción ideal para aquellos que posean una piel con tendencia a ser seca. De esta forma recibirá los niveles de agua que necesita y la mantendrá hidratada todos los días. En el caso de que tengas una piel normal también es una buena opción el uso de una crema hidratante.

En el caso de que presentes una piel mixta, caracterizada por tener brillitos en la zona T, te recomendamos que utilices una crema hidratante especializada en este tipo de piel. Un claro ejemplo de este producto es Eucerin Aquaporin Active Crema Piel Mixta 50ml, ideal para mantener la hidratación en las pieles con tendencia mixta. Esta crema de Eucerin posee aquaporinas que mantendrán la hidratación en la piel durante más tiempo.

Así mismo, si presentas una piel seca que necesita una serie de lípidos, te recomendamos la aplicación de una crema nutritiva. En este caso le aportará a la piel seca suavidad y confort que tanto requiere. De igual forma la mantendrá tersa y joven. Un ejemplo de ello es: Lierac Déridium Crema Nutritiva 50ml. Esta crema centra su acción en corregir las arrugas reestructurando la piel en profundidad. Esta crema nutritiva está indicada para pieles maduras con pequeñas y medianas arrugas, cuya condición de la piel oscila entre la seca y la muy seca.

Como ves las diferencias entre ambas son muy claras, pero hay algo que tienen en común y es que los dos tipos de cremas deben aplicarse todos los días para obtener unos resultados verdaderamente notables y que puedas notarlos. Esperamos que a partir de ahora utilices la crema que le corresponde a tu tipo de piel, y ya sabes, en el caso de que te hayas quedado con alguna duda, también esperamos poder resolvértela en cualquier momento que lo necesites.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here