Ya hemos visto en otros blogs que la infección urinaria es mucho más propensa en mujeres que en hombres. La infección de orina se trata de un mal bastante doloroso en la mujer que se encuentra embarazada y aquella que no lo está. Pero en este artículo nos vamos a centrar en las consecuencias que puede traer una infección urinaria tanto para la madre como para el hijo en el embarazo.

¿Cuándo sospechar de una infección de orina?

Se dan una serie de elementos que coinciden en comúnmente en las infecciones de orina, los cuales nos harán sospecha rápidamente de que nos encontramos ante una infección de orina. Lo más importante en estos casos es tener presente la figura de nuestro especialista médico. Por lo que si notas los siguientes síntomas que vamos a mencionar o cualquier otro tipo de malestar, ponte en contacto con tu especialista.

  1. La infección de orina trae consigo un síntoma principal y muy común entre las mujeres y es el del ardor al orinar y en algunos un intenso dolor.
  2. Cuando sufrimos de infección de orina sentiremos la necesidad de acudir al baño con una frecuencia mucho más grande de lo que estamos acostumbradas. Y, además, al intentar miccionar, realmente no saldrá nada o casi nada.
  3. Debemos fijarnos, además, en el color de nuestro flujo y en el del orín. Esto se debe a que cuando sufrimos de una infección de orina su color se vuelve notablemente más oscuro. Incluso, en algunos casos es posible encontrarnos con la presencia de sangre en la orina o mal olor.

Para el tratamiento y prevención de la infección de orina se puede recurrir a complementos alimenticios naturales con extracto de arándano rojo. Algunas de las alternativas son:

  • Cranberola Cis-Control Plus 60 Cápsulas. Su fórmula contiene berzo, utilizado habitualmente para contribuir al bienestar urinario, cranberry, rico en protoantocianidinas y extracto de uva.
  • Cistitus Nox 150ml es la alternativa perfecta a las cápsulas. Se trata de un complemento alimenticio en formato líquido que favorece el bienestar del tracto urinario.

Cómo afecta la infección de orina en el embarazo

El riesgo más peligroso de sufrir una infección de orina y de no acudir al médico a que nos paute las medidas a seguir, como el tratamiento de antibióticos es el de sufrir una pielonefritis aguda. ¿Y qué es una pielonefritis?. Esto se produce cuando la infección afecta al riñón, cuyas consecuencias son realmente graves, tanto para la madre como para el feto, como por ejemplo, desarrollar una insuficiencia renal.

La infección de orina se vuelve aún más peligrosa si en ella encontramos la presencia de la bacteria: Streptococo Agalactiae. Tras investigaciones realizadas se ha descubierto una relación entre estas bacterias y la inflamación de las membranas de la placenta y el corion, así como la sepsis neonatal precoz. La pielonefritis tan solo afecta entre el 1 y el 2% de las mujeres embarazadas y suele darse en el segundo y en el tercer trimestre.

Para mantener una higiene adecuada durante las infecciones de orina que se puedan producir en el embarazo, conviene utilizar productos absorbentes. Estos están diseñados tanto para llevar en el cuerpo femenino como para depositar en la cama y el sofá.

  • iD Empapador Expert 60×90 Super 30 Unidades. Alta protección y suavidad contra la incontinencia para la cama o el sillón, que evita los malos olores e infecciones. Con celulosa, polietileno y una capa superior de tejido no tejido. Núcleo muy absorbente.
  • Indasec Pant. Máxima protección y discreción para controlar las posibles pérdidas de orina. Su diseño con cintura elástica proporciona un ajuste perfecto.

 

Tratamiento de la infección de orina en el embarazo

El tratamiento para la infección de orina siempre pasa por la presencia de un especialista médico, como adelantábamos en el anterior apartado. Éste nos pautará el mejor tratamiento antibiótico en función de nuestras condiciones, posibles alergias y en definitiva, lo mejor tanto para la madre como para el bebé. Algunos antibióticos pueden tomarse durante el embarazo, mientras que otros no. Lo cual es normal que cause dudas entre las futuras mamás.

Una de las dudas más frecuentes entre las mamás embarazadas que deben de tomar un antibiótico es la de la amoxicilina. Ésta, al igual que la ampicilina, suelen ser normalmente segura durante el embarazo. A diferencia de otros antibióticos, como las tetraciclinas, las cuales, según diversos estudios realizados se cree que podrían cambiar el color de los dientes en el bebé. Pero como siempre, el doctor será el que paute la mejor decisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here