Importancia de recibir un buen descanso

Embarazada o no, obtener las horas básicas y necesarias de sueño y descanso por la noche es fundamental para rendir al máximo. Dormir bien es sinónimo de buena calidad de vida. Y quien sufre de falta de descanso o de insomnio conoce realmente la verdad de estas palabras. Sin embargo, el descanso a lo largo de los meses del embarazo es fundamental para que no se tengan dificultades a la hora de conciliar el sueño.

Cuando imaginamos a una embarazada lo primero que se nos viene a la mente es la figura de una barriga algo abultada. A medida que avanzan los meses imaginamos como esta barriga se va inflando cada mes más. Este aumento en la barriga de la embarazada no queda únicamente en algo visual, sino que trae consigo una serie de consecuencias como la incomodidad de encontrar una postura que permita a la madre descansar.

Los humanos nos encontramos predispuestos para dormir un mínimo de 7 horas a lo largo del día. De forma que si con el paso de los días, adquirimos una mala rutina de sueño acumulando horas de falta de sueño, influirá directamente en nuestra calidad de vida, en nuestra salud y en nuestro estado de ánimo. Dormir, entre otros beneficios, nos ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico, algo realmente imprescindible para nuestro organismo.  Esto se debe a que se hará mucho más resistente ante determinadas enfermedades.

Cómo conseguir un buen descanso durante el embarazo

Debemos tener en cuenta como primera instancia que la postura en la cama a la hora de dormir, no es el único factor que determina el sueño. Existen otro tipo de molestias que se presentan en el embarazo que nos hacen adquirir una mala calidad de sueño. Estas pueden ser la acumulación de dolor en la espalda o en el abdomen. Esto se da especialmente por el escaso espacio del que dispone el bebé en las últimas semanas.

Otro de los factores que más molestan a la madre a la hora de dormir en el embarazo es la retención de líquidos o los calambres por el peso soportado a lo largo de todo el día. Una buena solución o alivio al dolor es dormir con los pies elevados. ¿Cómo?. Puedes hacerte con un cojín y ponerlo directamente debajo de los pies. Otra de las formas con las que utilizar los cojines es colocarlos debajo de la espalda y de la cabeza. En esta posición casi incorporada podrás aliviar la sensación de acidez. Puedes alternar esta posición con la de lado hacia el izquierdo.

Nuestra postura preferida y más recomendada para las embarazadas es de lado. Tan solo tendrás que mantener los hombros y las caderas en la misma dirección. De esta forma nuestra columna vertebral se mantendrá completamente relajada. ¿Y a hacia qué lado dormir?. En primer lugar, hacia el que te sientas más cómoda, pero los expertos recomiendan hacia el lado izquierdo. Esto es debido a que en este lado se favorece la circulación de la sangre a la placenta y el bebé recibe una mayor cantidad de: oxígeno y otros nutrientes.

Por nuestra parte, no podemos terminar sin ofrecerte la posibilidad de que tengas una almohada diseñada especialmente para conseguir el verdadero descanso durante el embarazo. Viene de la mano de Chicco, marca líder en el cuidado infantil. Se trata de: Chicco Almohada Boppy Total Body. Ha sido diseñado con una formación modulable y al mismo tiempo flexible. Este cojín es fácil de usar y está equipado con un velcro para elegir la postura preferida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here