La melatonina es una hormona segregada por la glándula pineal que tiene la capacidad de ajustar o sincronizar los ritmos circadianos. A medida que nos hacemos mayores disminuye la cantidad de melatonina que el cuerpo produce. Un estudio reciente señala que la administración de esta sustancia para dormir puede incrementar el riesgo de diabetes en pacientes sanos.

La melatonina es una hormona que segrega la glándula pineal de nuestro sistema endocrino. Actúa como regulador del ciclo sueño-vigilia, es decir, del reloj biológico interno que nos indica cuándo dormir y cuándo despertar. Por la noche aumenta la cantidad de esta hormona, provocando sueño. En cambio, con la luz del día su producción se detiene, haciendo que despertemos.

A medida que envejecemos el cuerpo produce menos cantidad de melatonina. Esto podría explicar que las personas mayores tengan más problemas para dormir o conciliar el sueño. Parece que la melatonina también actúa como antioxidante y combate los radicales libres. Además estimula el sistema inmunitario y proteger de infecciones.

Ayuda a dormir: a favor y en contra

La melatonina posee un efecto inductor del sueño, por lo que se acepta para el tratamiento del insomnio en personas que superan los 50 años de edad. Asimismo, es conveniente para la prevención de alteraciones del sueño a causa del jet-lag (descompensación horaria) en vuelos transoceánicos, o de los turnos laborales rotativos.

El insomnio puede deberse a un déficit de melatonina. Pero también puede estar causado por un bloqueo emocional o por episodios puntuales de nerviosismo o ansiedad. Como obedece a distintas causas, el tratamiento basado en esta sustancia no siempre resulta el más idóneo o beneficioso para la salud.

Suplementos de melatonina

Tomar suplementos de melatonina sin control médico es una temeridad. Es posible que el organismo deje de producir esta hormona al detectar que los niveles están cubiertos, que trate de contrarrestar el exceso de dicha hormona o que se produzca un desequilibrio en la secreción normal de esta hormona.

Únicamente se recomienda recurrir a este suplemento hormonal de manera puntual, en caso de que exista un déficit en la producción de melatonina y siempre bajo supervisión médica.

Los complementos alimenticios para el sueño que te recomendamos, y que podrás encontrar en dosfarma.com, son:

Alimentos ricos en melatonina

Entre los alimentos de origen animal que contienen esta sustancia destacan:

  • Las carnes (en especial las de pollo y pavo).
  • La leche y productos lácteos (yogur, queso…).

Las fuentes vegetales son:

  • Los cereales.
  • Las semillas.
  • Los frutos secos (nueces).
  • Las frutas (manzanas, granadas, plátanos, cerezas…).
  • Las verduras y hortalizas.
  • El jengibre y la alga espirulina.

Efectos secundarios de la melatonina: diabetes

Un estudio que analiza el impacto de los suplementos de esta hormona sobre el metabolismo de los azúcares, pone de manifiesto que tomar dicha hormona tras comer puede elevar el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en pacientes sanos.

Los investigadores han comprobado que la administración de esta hormona del sueño cerca de la ingesta de alimentos puede afectar a la capacidad para tolerar los hidratos de carbono. Por lo tanto, las personas que quieran tomar esta sustancia con el fin de favorecer el sueño deben hacerlo como mínimo dos horas y media después de la cena.

Para que no influya en el control de azúcar en sangre ni aumente el riesgo de diabetes en personas con una variante genética determinada, habría que cenar temprano y dejar pasar un tiempo prudencial para tomar melatonina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here