En la etapa de recuperación después del parto, o postparto, cuerpo y mente de la madre deben volver a su ser. Por ello, es importante que las madres se cuiden especialmente. Y que, a pesar de las dificultades, establezcan una rutina diaria e intenten descansar tanto como sea posible.

Dar a luz es una experiencia única e incomparable. Tanto el momento del parto como la revolución que supone la llegada de una nueva vida a cualquier familia. Especialmente para los padres, quienes durante los primeros años se dedican casi en exclusiva al cuidado del pequeño. Pero la paternidad esconde una cara B para la que los progenitores, y en especial las madres, no reciben preparación. Se trata del postparto. En esta etapa, la madre se tiene que recuperar del esfuerzo del parto y de la carga del embarazo. Y a todo esto hay que sumar las mil dudas relacionadas con el cuidado, el sueño y la alimentación del recién nacido. Por eso, durante el postparto la mamá debe establecer unos hábitos saludables de cuidado. Si bien sabemos que esa no es la prioridad nada más nacer el bebé, sí que es necesario incorporar esta rutina para que la madre y su bebé alcancen el máximo bienestar.

¿Qué cambios experimenta la mujer tras la llegada al mundo de su bebé?

Tras la llegada al mundo del bebé, la madre puede vivir una serie de cambios, tanto físicos como emocionales. En el terreno físico, es posible percibir cómo los pechos son más sensibles y dolorosos al tacto con motivo de la subida de la leche. Tras el alumbramiento es posible que la mujer padezca estreñimiento.  La defecación puede resultar dolorosa a consecuencia de la presencia de hemorroides, la cicatriz de la episiotomía y/o los músculos perineales doloridos.

Por otra parte, los puntos de la episiotomía pueden hacer que sea doloroso caminar o sentarse hasta que cicatricen. Igualmente, pueden doler al toser o estornudar durante el proceso de curación. Entre los problemas más recurrentes se encuentra la incontinencia urinaria y/o fecal.

Otro de los inconvenientes con los que se encuentran las recién estrenadas mamás son los loquios. En las primeras semanas el flujo vaginal será abundante y con presencia de coágulos de sangre. También en los días posteriores al parto es frecuente que las madres sufran entuertos. O lo que es lo mismo, su útero seguirá contrayéndose. Las contracciones se harán más intensas durante la lactancia materna o si toma medicamentos para reducir el sangrado vaginal.

El peso saludable es otra de las cuestiones que más tiempo y esfuerzo cuesta recuperar a las mujeres.

Cuidados extra para mejorar el bienestar de mamá y bebé.

Cabe destacar que en las seis semanas que siguen el parto, el cuerpo se recupera rápidamente de los cambios del embarazo. Ahora más que nunca hay que cuidarse, descansar y no dudar en pedir ayuda.

Y, ¿qué hábitos se pueden adquirir para cuidarse más y mejor en esta etapa? A continuación detallamos algunos:

  • Durante el puerperio, las seis semanas que tarda el organismo a la normalidad, la mujer procurará llevar una vida relajada, con una alimentación sana y equilibrada. Una medida fundamental si la madre da el pecho a su bebé.
  • Uno de los principales riesgos durante el puerperio son las infecciones. Para prevenirlas, se recomienda la ducha diaria en lugar del baño.
  • Por norma general, y sin otra indicación del especialista, los puntos de la episiotomía deben lavarse dos veces al día con agua hervida y sal. Después se han de secar suavemente con una toalla limpia.
  • Es conveniente el uso de compresas de algodón y ropa interior que permita la transpiración. Durante este tiempo se desaconseja utilizar tampones.
  • En cuanto a las relaciones sexuales, se pueden reanudar una vez pasado el puerperio. No obstante, hay que tener en cuenta, tanto en el sexo como en el resto de áreas, que el ritmo de recuperación varía de unas madres a otras. Conviene saber, además, que el coito antes de los 40 días puede retrasar la cicatrización en caso de cicatrices en el periné por una episiotomía o desgarros en el parto.
  • El nuevo cambio hormonal aumenta el riesgo de sufrir la llamada depresión postparto. Por lo que la madre debe pedir tanta ayuda como necesite.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here