Los lunes con labial rojo son menos lunes

Las cremas faciales han demostrado ser una parte indispensable, no solo en nuestra rutina facial, sino también en nuestro día a día. Según diversos estudios científicos, la cosmética se ha colado tan hondo que es capaz de cambiar nuestro estado de ánimo consiguiendo entrar en un bucle de positivismo. Por intuición no es sospechoso descubrir que ciertos cosméticos como el labial rojo, puedan darnos un chute de buena energía. Lo hemos experimentado. Pero, en este caso, ¿Qué sucede exactamente con las cremas?

Hemos podido comprobar en estos meses de confinamiento cómo, los factores externos no han imperado en la aplicación de la crema diariamente. Es decir, la falta de aire, viento o sol, no han condicionado una negativa al uso de las cremas. Hemos continuado aplicando nuestra crema y hemos continuado aplicado el factor de protección aún cuando no nos daba el sol. Como en el caso de Isdin Fotoprotector Fusion Water SPF50. Lo cierto es que es muy fácil enamorarse de Isdin Fuision Water gracias a su textura ultra ligera y a su rápida absorción. Quizás, nos hayamos sentido motivados por seguir con una rutina, o quizás nos han hecho sentir bien.

Y nada más lejos de la realidad. Son las propias cremas que nos aplicamos en el rostro las que consiguen tres aspectos fundamentales en nosotros: comodidad, relajación y positivismo.

Estas tres sensaciones que experimentamos al aplicar una crema encuentran su origen en una disciplina que algunos ansían practicar: la aromaterapia. Algo que no nos extraña, si tenemos en cuenta que las cremas están elaboradas a base de aceites esenciales. Al menos en la mayor parte de la composición de éstas.

¿Qué cremas triunfarán en la nueva normalidad?

A medida que vamos cumpliendo años, una crema con acción hidratante no basta para cubrir los signos del envejecimiento. Por ello, debemos de utilizar una crema con triple acción que cumpla con nuestras necesidades. Isdin FotoUltra Age Repair Fluido Antienvejecimiento es ideal para estos meses. En los que el uso de mascarilla es obligatorio, gracias a su rápida absorción y textura ligera. Cuenta además, con una triple acción. Protege, repara e hidratada.

Si prefieres dar un toque de color al rostro, sin necesidad de utilizar una base de maquillaje que cree grasa o que te incomode con el paso de las horas llevando la mascarilla, te recomendamos Isdin Fotoprotector Fusion Water Color. El verano pasado ya nos enamoró, pero este viene decidido a no separarse en todo el año. Proporciona una cobertura de maquillaje fluida que se funde con la piel. Además de una protección alta contra las radiaciones solares UVB SPF50 y UVA. No irrita en los ojos y es resistente al agua.

Mascarillas en una piel sensible o grasa, ¿Qué crema uso?

Sin duda alguna, si presentas una piel grasa o con tendencia acneica, no dejes de probar Heliocare 360º Gel Oil Free SPF50. Gracias a su textura en gel libre de aceites tendrás una piel suave, incluso portando la mascarilla. Olvídate de los brillos y siente una piel lisa tras su aplicación. Esto lo consigue gracias a su complejo con doble acción matificante seborreguladora con un acabado mate y seco al momento.

¿Y para las pieles sensibles? No se han hecho esperar las irritaciones, los eccemas y las rozaduras provocadas por el uso de la mascarilla en las pieles sensibles. Como su utilización es imprescindible, debes utilizar una crema dedicada a tu tipo de piel. La Roche Posay Anthelios Ultra Crema cumple con esta función. Se trata de un protector solar antipicor especial en pieles sensibles. Es resistente al agua, al picor e hidrata la piel sin que sientas la piel grasa.

Para aquellos casos en los que las rozaduras e irritaciones ya han aparecido, un alivio inmediato de tu producto de confianza es imprescindible. La Roche Posay Toleriana Ultra Fluide proporciona un alivio inmediato y duradero en aquellas pieles sensibles y alérgicas. Aporta hidratación, disminuye la sensibilidad de la piel y tiene una textura fluida, no grasa y fresca.

En formato de crema, te recomendamos Avene Cicalfate Crema Reparadora, que alivia, repara y purifica la piel irritada. Gracias a su activo original, el sucralfato, favorece la reparación de la epidermis. Por otra parte, la combinación de sulfato de cobre y sulfato de zinc reduce el riesgo de proliferación bacteriana. Además, es rica en Agua Termal de Avène, por lo que calma las epidermis frágiles.

¿Has tomado nota? Recuerda que una buena hidratación es esencial para evitar las irritaciones causadas por la mascarillas y exigencias de la nueva normalidad. Adaptarnos y utilizar los productos más adecuados a la situación que vivimos, sin duda, es la mejor opción. Y nosotros estamos siempre a tu disposición para resolverte cualquier duda que te haya surgido y ofrecerte la mejor solución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here