¿Qué necesitas saber?

Biológicamente hablando, la edad ideal para la maternidad se ubica en la veintena de años. Pero en la sociedad actual la decisión de ser madre se ha ido postergando, anteponiendo otras necesidades y ambiciones.

Observamos un creciente número de mujeres, que toman la decisión de ser madres, después de haber logrado un buen grado de éxito en sus actividades o profesiones. Regularmente, esto ocurre después de los 40 años de edad.

La maternidad después de los 40 años, conlleva algunos riesgos. Tanto para la madre como para el bebé. La capacidad reproductiva de la mujer se ve disminuida debido al envejecimiento de los óvulos y del aparato reproductor en general. Es por eso que cada vez se demandan más tratamientos de fertilidad en este rango de edad.

La ciencia médica ha avanzado tanto que los riesgos en ese periodo, pueden asumirse sin mayor problema. Logrando que la experiencia de un embarazo, parto y lactancia sea totalmente gratificante y feliz.

Ventajas de ser mamá en los 40´s

A pesar de los riesgos que implica el embarazo después de los 40 años, este también tiene sus ventajas. La mujer a esta edad, es emocionalmente más estable, pudiendo asumir su nuevo rol de forma más segura y responsable.

Físicamente, este embarazo ofrece la ventaja de producir algunos cambios en el organismo.

  • La potenciación del sistema endocrinológico.
  • El fortalecimiento de los músculos del corazón. Debido al esfuerzo que realiza en el bombeo de mayor cantidad de sangre hacia el útero.
  • Aumento de la densidad ósea. Gracias a la movilidad transitoria del calcio hacia los huesos como respuesta natural del organismo al aumento de peso.
  • Hidratación natural de la piel, haciéndola lucir más suave y tersa.

Si después de examinar todos los pros y contras, tomas la decisión de proseguir con tu proyecto, lo primero que debes hacer es acudir a tu médico de confianza, solo él puede ayudarte a llevar tu embarazo tranquilo y a feliz término.

Riesgos de embarazarte después de los 40

Por lo general, estos riesgos van ligados directamente al estado de salud general de la madre. Algunas enfermedades degenerativas, reducen enormemente su capacidad reproductiva. Lo más aconsejable es la realización de un examen médico completo en el cual se descarte cualquier anomalía. Patologías tales como hipertensión y diabetes, causan un estrechamiento de las arterias, causando una falta de irrigación de la placenta, pudiendo ocasionar problemas de crecimiento del feto o la amenaza de partos prematuros.

A partir de los 40 años, los óvulos comienzan a envejecer, pudiendo presentar algunos defectos genéticos. Debido a estos defectos, el óvulo pierde la capacidad de fijarse al útero una vez fecundado, ocasionando un aborto espontáneo, que en la mayoría de los casos, no es detectado, pues se puede confundir con una regla común. También, se puede presentar el caso, de que debido a los mismos defectos genéticos, el embrión se logra fijar al útero, pero no se desarrolla siendo expulsado espontáneamente por el cuerpo.

Pero tranquila, con ayuda de tu médico y un aumento en el consumo de vitaminas como las del grupo A, vitaminas del grupo B, como las B6 y B12 y ácido fólico tu fertilidad se verá mejorada y el embarazo será más tranquilo y llevadero. También es recomendable que comiences a utilizar complemento alimenticio preconcepcional, como Natalben.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here