Marcas de cosmética que no testan en animales

Todos los productos cosméticos y de aseo personal que se comercialicen deben estar testados por ley con el fin de ofrecer la máxima seguridad en lo que a salud pública se refiere. Testar en animales en la industria cosmética es una práctica que se reconoce como maltrato animal. Es un tema complejo y de gran importancia que, gracias a la que cada vez mayor concienciación de la sociedad, ha logrado consolidarse e implantarse poco a poco.

En 2003, la Unión Europea comenzó a prohibir testar en animales, un proyecto que se desarrolló en dos fases: en 2009 se implantó una ley que hizo ilegal experimentar cosméticos en animales en toda la UE, así como la venta o importación de ingredientes para cosméticos que hayan sido testados en animales para su fabricación, y, en 2013, en la legislación se incluyó a todos aquellos productos que tuvieran que realizar pruebas de toxicidad. Esta última fase todavía cuenta con 10 años de prórroga, por lo que hasta 2023 muchas industrias pueden seguir realizando estas prácticas con total impunidad.

Testar en animales significa que las industrias cosméticas comprueban que las sustancias tóxicas incluidas en la composición de sus productos no suponen un riesgo para la salud humana mediante pruebas en monos, ratas, cobayas u otros animales de dimensiones considerables y aceptables para la manipulación del ser humano, pero ¿es esto realmente necesario y vital para la industria cosmética?

Los experimentos con animales son crueles, ineficaces, peligrosos e inseguros. Principalmente, son utilizados para los conocidos test de toxicidad que tienen lugar en millones de laboratorios donde estos seres viven encerrados. En ellos, se estudia la absorción, la metabolización, la excreción y los posibles daños secundarios que pueden originar las sustancias químicas de sus productos. Los problemas de esta práctica son muchos, empezando por los atroces procesos a los que se enfrentan estos animales y, acabando por el riesgo y la ineficacia que poseen muchos productos a la hora de ofrecer resultados efectivos para el ser humano.

Una cosmética ética que respete la vida animal

Los nuevos movimientos sociales están poniendo un cambio en la industria cosmética para hacerla más sensible, segura y saludable. Todo apunta hacia un mercado cosmético libre de maltrato animal y de productos con sustancias tóxicas que pongan en riesgo la salud de forma innecesaria. Para reconocer que el producto que se va a utilizar no está sometido a pruebas con animales, se representa en el producto un logo con un conejo dentro de un triángulo donde se especifique “no testado en animales” o “cruelty free”. Lee la etiqueta de tus productos y, con simple gesto podrás empezar a cambiarlo todo. Si quieres asegurarte de que cuidas de ti respetando la vida de los animales, puedes echar un vistazo a esta lista de marcas de cosmética que no testan en animales como:

  • Apivita: Una marca de cosmética natural de origen griego que se muestra respetuosa con el medio ambiente. Elabora todos sus productos exclusivamente con ingredientes naturales sin químicos ni derivados del petróleo. Tampoco utiliza ingredientes de origen animal ni testa en ellos. La marca se considera un ejemplo clave de cosmética ecológica. Incluso el embalaje y el envasado se elabora con materiales reciclados. Sus productos ofrecen una excelente relación calidad-precio y pueden usarse en todo tipo de personas ya que son hipoalergénicos. Entre sus ingredientes destaca el aceite de argán, el aceite de almendra, la caléndula, la arcilla rosa y el cedro.
  • Bella Aurora: Es una marca dermocosmética que cuenta con más de 100 años de experiencia en el sector. Sus laboratorios han desarrollado los mejores tratamientos para acabar con la formación de las manchas en la piel. Los productos de esta casa actúan de forma eficaz sobre los mecanismos que causan la despigmentación de la piel. La empresa no testa en animales y utiliza únicamente ingredientes de origen natural como el extracto de peonía del Monte Jiri.
  • Caudalie: Es una empresa cosmética francesa que nació entre los viñedos de Burdeos. Entre sus valores destaca la prioridad por lo natural y el compromiso con el medio ambiente. Todos los productos de esta casa incluyen en su composición ingredientes eficaces de origen natural como extractos de plantas, aceites, ceras, mantecas, aguas florales, entre otros. La marca nunca utiliza ingredientes de origen animal ni testa sus productos finales sobre ellos. Esta empresa financia proyectos relacionados con la reforestación y la protección de los árboles para devolver a la naturaleza lo que ella les da cada día. La entidad dispone de una especialización en aceites de belleza única, por lo que entre sus formulaciones destacan el aceite de jojoba, el aceite de pepitas de uva, el aceite de sésamo y la manteca de karité.
  • Mi Rebotica: Esta empresa nace de la unión de una pequeña industria cosmética con una oficina de farmacia. Todos los productos de esta marca utilizan activos 100% naturales y cuentan con los nutrientes más avanzados. La extensa gama de productos que comercializa no incluyen en su formulación ni parabenos, ni sulfatos, ni se testan sus ingredientes y productos finales en animales. Esta marca aprovecha los extractos naturales más puros del aceite de oliva, el aceite de aloe vera, el aceite de rosa de mosqueta, el aceite de argán, ó, el aceite de árbol de té, entre otros.
  • Nuxe: Es una marca de cosmética natural que ofrece productos para el cuidado facial, corporal y del cabello. La formulación de sus productos incluye únicamente ingredientes naturales a base de extractos de plantas y de flores. Esta empresa no prueba ninguno de sus productos ni ninguna de sus materias primas en animales, respetando de ese modo la normativa europea. Poseen fórmulas innovadoras gracias a ingredientes naturales como la pasiflora, el lirio de día, el azahar, o los pétalos de rosa.
  • Weleda: Es una empresa situada en Argentina que desarrolla su actividad desde 1921. Esta marca se dedica a la creación de productos cosméticos indicados para uso personal manteniendo la armonía con el entorno. Todos los productos están diseñados únicamente con sustancias naturales, no están testados en animales, ni incluyen en su composición sustancias procedentes de animales muertos. Tampoco contienen parabenos, ni sulfatos, ni colorantes o sintéticos. La rosa de mosqueta o el aceite de almendra son alguno de los ingredientes clave en sus diferentes tratamientos de belleza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here